Karina Córdoba, cerca de Londres 2012

Karina emigró de la Argentina en 2009 con rumbo a España con dos objetivos bien definidos: en lo familiar, acompañar a su marido, su gran amor, el juninense Nicolás Tucci, y en lo personal, mejorar su rendimiento como atleta. Su historia deportiva tiene sustento en su ADN. Sus padres, Abel Córdoba y Claudia Otero, fueron atletas de elite y le inculcaron, desde muy pequeña y en dosis perfectas, la pasión por el atletismo. Su padre, seis veces campeón argentino de 3000 con obstáculos y medalla de bronce en el Sudamericano de Brasil 1975, y su madre, maratonista de 3h09m y 1h22m en 21k. Claro, el resto vino solo: trabajo, dedicación y una enorme capacidad de autosuperación.

Hace tres domingos Karina debutó en la distancia suprema. Los 42km 195m. ¿El lugar? Valencia, donde finalizó tercera a veinticinco segundos de la española Marta Esteban (2h38m05s) y a poco más de cuatro minutos de la etíope Jimma Abo, vencedora con 2h34m23s. Pero más allá del merecido podio, obtuvo un premio extra, un bonus track que la posiciona, hasta el momento, como la representante argentina con mejor registro para los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Así, con 2h38m30s (marca B) se ubicó por delante de Marita Peralta (2h38m51s en Chicago) y Raquel Maraviglia (2h41m en Rotterdam).  Aunque, el próximo 15 de abril, en las calles holandesas de Rotterdam, se dirimirá quién será la maratonista elegida, según la última reglamenetación de la Confederación Argentina de Atlstismo (CADA).

El viaje a España no fue sencillo. La decisión, tampoco. Pero hoy Karina no se arrepiente. Al contrario, lo describe como un paso fundamental para su performance profesional. Surgida de la inagotable cantera de la Agrupación Los Ñandúes, a cargo del profesor Manolo Rivera, la atleta, de 29 años, representa en la actualidad al club Puerto de Alicante y es guiada por Juan de Dios Salamanca, el mismo que entrena a su entrañable amigo Miguel Bárzola.

Con trabajos de fondo que no sobrepasaron las 2h10m, Karina inició su preparación el 22 de agosto pasado, “luego de un descanso de dos semanas tras la temporada de pista”, dice. Y añade: “Elegí Valencia porque era la maratón que mejor me quedaba por mi calendario deportivo. Creo que decidí correr la distancia en el momento justo de mi carrera aunque todavía tengo mucho por explotar en distancias menores como 5000 y 10.000″. Fueron catorce semanas intensas, desgastantes “con un pico máximo de 190km semanales”, apunta.

- ¿Por qué te fuiste a España?

- Me vine a España porque creí que podría mejorar mi rendimiento deportivo, tanto por el nivel de atletas que hay, por su infraestructura, comodidades para entrenar  y por la motivación extra de competir y entrenar con estrellas del atletismo mundial.

- ¿Te dedicás 100% al atletismo o hacés algún tipo de trabajo para mantenerte?

- Me dedico en casi la totalidad de mi tiempo al atletismo y, además, estoy haciendo un curso de Preparadora Física pensando en el futuro cuando deba dejar la actividad.

- ¿Qué perdiste y qué ganaste siendo una atleta de elite?

- En mi carrera deportiva he ganado mucho y perdido muy poco. Como perder, podría decir que uno pone a las competiciones como prioridad ante cualquier otro evento y, a veces, uno deja de hacer cosas que le gustan, que le dan placer por ir a una carrera, pero que, en definitiva, son cosas menores. En cuanto a ganar, a lo largo de todos estos años, he conseguido muchos amigos, viajar por diferentes lugares del mundo y ser reconocida e identificada por lo que hago.  

Todavía con algunos dolores, tras semejante desgaste físico y mental, Karina cuenta con precisión su paso por los 42k de Valencia:“A pesar del esfuerzo tengo muy presente cada momento de la carrera. La previa, el viaje desde Alicante con mi esposo, el desayuno, el sonido del reloj al despertarme a las 6. Es increíble lo que puede la mente y el corazón. Aún permanecen en mí las sensaciones de la largada, la incertidumbre y el temor de no pasarme del ritmo pautado [3m45s por km]“.

- ¿Sentiste fatiga en algún tramo? ¿Cómo fue la experiencia con el famoso muro?

- Pasé la media [maratón] en 1h19m exacto y me empecé a sentir más cómoda que al principio. En ese momento, escucho que [por altoparlantes] ponen la canción de Carrozas de Fuego y la motivación me invadió… Entre los km 28 y 30 hubo dos cuestas las cuales hicieron que se desarmara el grupo. A pesar de ello, pude mantener el ritmo pero empecé a notar la carga en mis piernas. En el km 35 asumí lo poco que restaba y ¡el muro nunca apareció! A partir de allí era sólo apretar los dientes y seguir adelante. Los km 40 y 41 fueron los más lentos, pero el aliento de mi marido, de mis amigos Sergio, Miguel y Jessi hicieron que tuviera la fuerza necesaria para continuar. ¡Estaba ahí! Apenas a 1 km de la llegada. No sé de dónde saqué fuerzas para volver a mi ritmo de 3m45s. Cuando pasé la meta fue todo emoción. Pero al hacer dos pasos las piernas no me respondían. Tenía una fuerte contractura en mis cuádriceps. Ya estaba. Esperé un poco y fui directo a hacerme masajes.

- ¿Qué harías ante una propuesta para representar a España?

Mi corazón es argentino y siempre voy a querer representar a mi país. Siempre.

 

Ránking histórico femenino argentino en maratón:

  1. 2h30m32s: Griselda González, en Turín (11/05/1997)
  2. 2h35m04s: Claudia Mariela Camargo, en Nueva York (05/11/2006)
  3. 2h38m30s: Karina Córdoba, en Valencia (27/11/2011)
  4. 2h38m51s: María de los A. Peralta, en Chicago (09/10/2011)
  5. 2h39m02s: Sandra Torres, en San Sebastián (27/11/2005)
  6. 2h39m26s: Ana María Nielsen, en Santa Rosa (01/04/1990)
  7. 2h41m23s: María Raquel Maraviglia, en Rotterdam (10/04/2011)
  8. 

No te olvides de dejarnos tu comentario y seguirnos en Twitter. Ponele un Me Gusta y pegá esta nota en tu facebook…

En Mar del Plata se corrió la media maratón de la indignación

Más de 300 corredores, finalmente, realizaron una protesta activa y deportiva. Tras la suspensión de la emblemática media maratón de Mar del Plata, el grupo de corredores indignados puso en funcionamiento una novedosa forma de invocar a la cordura de las autoridades de la Asociación Marplatense de Atletismo (AMA) y de la Municipalidad en pro de una competencia que se había transformado en indispensable en la Argentina. Tanto la AMA como el municipio adujeron problemas organizativos. Los corredores indignados pidieron a las autoridades municipales y al presidente de la AMA, el abogado Jorge de La Canale, en el cargo desde 1975, que “reaccionen y pongan mayor predisposición” para que haya “más y mejores” competencias deportivas.

El profundo malestar que ocasionó la interrupción de una carrera que se organiza desde 1996 y, en el caso del maratón desde 1987 y discontinuada desde 2008, agrietó aún más las diferencias entre los atletas y quienes toman las decisiones. “Hicimos este trote simbólico en protesta por la suspensión desde 2008 años de la maratón internacional de Mar del Plata, y este año por la de la media maratón en particular. Esto se genera por las malas políticas en general hacia este deporte por parte del municipio y la AMA”, cuenta Raúl González. Y añade: “Sin partidismo, ni alentados por ningún grupo o empresa, pedimos todos por un bien común: más y mejores carreras en la ciudad.

Por su parte, Martín Borthiry explica: “Fue realmente excelente ver corredores de todo tipo y categoría, desde caminantes o trotadores habituales, familias con sus carros y bebes, hasta deportistas de elite. Todos juntos y a paso sostenido trotamos e informamos a la ciudad lo que está sucediendo. Se sumaron también corredores de otras ciudades y hasta viajaron grupos de Buenos Aires con más de 30 corredores, muchos del Pampa Team para apoyar esta movida por el deporte, por nuestro deporte. En muchos casos, hubo inscriptos que por la mala información y la consiguiente suspensión perdieron sus reservas ya abonadas de pasajes y hotel”. Además, Borthiry destacó “la buena predisposición de los automovilistas que compartieron con nosotros ese paseo por la costa, y a todos los amigos que nos acompañaron con las bicicletas ayudando con el tránsito, ya que la municipalidad hizo oídos sordos a nuestro aviso y no mandó ni un solo vehículo para alertar al tránsito y prevenir accidentes, como lo hacen en cualquier tipo de movilización social”.

González, más conocido como Chipi en el nutrido y creciente mundo del running, sentenció: “Esperemos ahora que los responsables de fomentar el deporte reaccionen y pongan mayor predisposición en la realización de carreras en la ciudad. Tanto la Municipalidad con el mínimo esfuerzo que implica cortar una mano de algunas calles de la costa y que se hace constantemente por innumerables motivos; como también por la AMA, cuyo presidente está desde el año 1975 de manera similar al presidente de la AFA”.

La carrera se desarrolló en forma pacífica. Cantando, con banderas improvisadas y máscaras, los corredores indignados trotaron juntos por el circuito original, que se extiende a lo largo de la costa marplatense en busca de una pronta solución. Todo, en una ciudad que se postula para ser sede de los Juegos Panamericanos de 2019. Es cierto, hay tiempo. De aquí a un año, las cosas pueden cambiar. Claro… para mejor y con la media maratón de nuevo entre cientos de runners, que agradecerán la recuperación de una competencia vital.

¿Qué pensás de la suspensión de la media maratón de Mar del Plata?

Sin comentarios

Yanina Latorre, una argentina en Nueva York

Prolija, metódica. Así se define Yanina Latorre como corredora. “Es una disciplina muy dura y siempre hay que estar bien preparado“, ensaya una explicación. Y agrega: “Entreno todo el año porque corro todo el año y me voy poniendo objetivos”. Yanina lleva varios años corriendo maratones y carreras de 5, 10 y 21 km. “Desde 2007 que corro sin parar, tanto en calle como en carreras de aventura. Además, me gusta escalar. Por eso, el año pasado, con Carolina Baldini, escalamos el volcán Lalín, dice.

Hace pocos días completó el maratón de Nueva York y sin pensarlo ya se pone nuevos objetivos. En enero próximo correrá los 21k de Miami, en abril escalará volcán Domuyo, en Neuquén, y en menos de un año volverá a correr los 42k en la Gran Manzana. “Esta vez con Diego [Latorre], mi marido, que quedó súper entusiasmado”, cuenta la columnista del programa Cristina [Pérez] en el país de las Maravillas que se emite por Radio del Plata

De lunes a sábado nada ni nadie detiene su rutina runner. No falla, no falta. No se lo puede permitir. Cada día de entrenamiento le parece el más importante junto a su profe Michel D´Angelo, a quien describe como “un gran motivador porque con él logré cosas que jamás imanginé”. Apenas se toma los domingos para relajarse un poco y no mucho más. Inquieta y decidida una vez que define en el calendario cuál será su próxima carrera apunta todo su esfuerzo y dedicación en pos de conseguir aquello para lo que tanto entrenó. “A priori, la idea era finalizar dignamente la carrera. Quería terminarla entera, sin arrastrarme y no dejar de correr nunca. Hay gente que, a veces, camina y yo soy muy (remarca el muy) orgullosa y no me lo permito”, señala Yanina.

Los temores tenían como común denominador las constantes cuestas, los falsos llanos y los cinco puentes de un recorrido increíble por Nueva York. “La carrrea es muy dura. Sea quien sea el corredor. Venía con mucha precaución porque sabía que los últimos siete kilómetros iban a ser demoledores. Al reingresar en Manhattan por la Quinta Avenida es tremendo. Todo costaba y mucho. El arrastre de 35 km te van pasando factura”, revela. Yanina preparó este maratón desde hace tiempo pero en los últimos tres meses se enfocó con volúmenes de 70 km por semana, alternando pasadas y fondos. “Entrené a full. El fondo más largo fue de 32km dos meses antes de la carrera y, a partir de allí, empezamos a bajar las distancias de los trotes largos y continuos”, apunta.

Además del running, otro punto, no menos importante, que ayuda a Yanina a conservar su figura es la alimentación a base de proteínas. “Soy puro pollo y clara de huevo. No tomo alcohol ni como grasas saturadas. Tomo aminoácidos y batidos de proteínas. También, dos energizantes: espirulina y maca peruana, indica.

El día D, el domingo 6 de noviembre, Yanina madrugó por demás. Poco antes de las 4.30 el reloj despertador llamó a la puerta de su habitación. Sin perder tiempo y  a toda prisa salió disparada de la cama. Junto a Diego, claro. Allí comenzó la rutina. Desayuno rápido pero “cargadito ya que el día iba a ser largo”, dice. Luego fue tiempo de encremarse con vaselina. “Son muchas horas corriendo, transpirando y la vaselina hace que no sufras. Al menos, por eso”, se apresura en aclarar. Los minutos pasaban y Yanina ya se hallaba en sintonía con semejante reto. En realidad hacía días que su mente miraba a esos atrapantes 42.195 metros. “Estaba contenta, emocionada. Como con cosquillas en la panza”, añade. Media hora  después estaba en el lobby del hotel junto a Michel, su profe, y Diego. El frío a esa hora en Nueva York era intenso. Helaba el cuerpo. Casi lastimaba. Prestos para la ocasión, el sábado en una feria compraron ropa abrigada pero económica para, minutos antes de lanzarse a la aventura, donar al Ejército de Salvación. Luego fue el turno de subirse al ferry hacia State Island, el lugar de la largada. Por cierto, con la adrenalina que aumentaba más y más. Las pulsaciones, también. A esa altura, la ciudad hacía horas que estaba ornamentada para vivir los 42k desde adentro, pero también desde afuera. Son más de dos millones los espectadores que gritan y alientan a los casi 47.000 inscriptos. “Al llegar a la zona de largada eran miles y miles de personas, pero todo súper organizado. Como previendo cualquier situación. Había baños químicos de sobra, café caliente y galletas donas para la espera… Todo fue emocionante. ¡Todo!, apunta.  

 

Largamos 10.40 con un ritmo tranquilo con la idea de subir a partir del km21 y así fue. Por suerte se dio una carrera tal como la planificamos con Michel. La emoción que me acompañó a lo largo del recorrido no me quitó tanto energía. Al contrario, me ayudó a no aflojar nunca. Me divertí, la disfruté. Nunca tuve necesidad de parar ni de caminar. La hice en 4h46m36s. Tal vez, podría haber ido más rápido pero la idea era disfrutar de una carrera distinta, diferente y no padecerla. Al ser una carrera plagada de cuestas es más dura y difícil. Terminar entera y sin mayores dolores fue un premio extra”, confiesa. Como toda maratón, las sensaciones al llegar tapan las molestias y los padecimientos por lo que uno atravesó. “A Diego lo vi dos veces durante la carrera. La primera fue en el km 26 después de tercer puente. Venía algo cansada. Me dolían las caderas y sentía pesadas las piernas. Fue el momento más duro y caótico. Entré como en una meseta espantosa que me costó sobrepasar. Es un momento en el que me empiezo a caer mentalmente y paso de la euforia del inicio a replantearme y cuestionarme todo. Al verlo a Diego salí a flote de nuevo. Fue increíble. Nos emocionamos. Le dije que estaba acabada porque me dolia mucho el cuerpo. Me abrazó y me pidió que siguiera, que no aflojara. Fue realmente EL MOMENTO de la carrera. Ahí volví a levantar y seguí como si nada me hubiera pasado. Para el km 30 estaba en ritmo de nuevo olvidándome, por completo, de los dolores. Pasé cada km buscándolo de nuevo hasta que en el km 40 lo volví a ver y yo ya era otra. Entera, feliz y con ganas de seguir adelante. Lo salude rápido y continué”, dice dejando escapar algunas lágrimas de emoción y satisfacción por el deber cumplido. En ese encuentro, Diego le gritó algo sobre sus hijos, sus amigos y toda la gente que en twitter estaba pregutando si Yanina había terminado. “Eso me movilizó tanto que se me pone la piel de gallina al recordarlo. Fueron palabras que me empujaron más”, recuerda. Al llegar, había un premio extra. Su marido, Diego Latorre, la esperaba firme como su hincha número 1.  Claro, hace unos años era Yanina quien aguardaba a Diego hasta  que finalizara de jugar en el lugar del mundo que fuera. Esta vez, al menos por un rato, los roles habían cambiado.

No te olvides de dejarnos tu comentario y seguirnos en Twitter

Al Salomon K42 de Villa La Angostura nada lo detiene

Un día distinto, con mucha energía, miles de ilusiones se alzan con un solo objetivo: llegar a la meta. Todo un pueblo se dio cita en la plaza de Los Pioneros para alentar y acompañar a los miles de corredores. La largada del K42 fue la excusa perfecta para que todo el pueblo de Villa La Angostura saliera a la calle a reunirse y a disfrutar después de haber padecido la furia del volcán Puyehue.

“Necesitábamos que pasara algo así, necesitábamos cumplir la ilusión de saber que una prueba de esta magnitud, se podía realizar en nuestra ciudad sin ningún tipo de problemas”, confió emocionada Adriana, una vecina que no paraba un segundo de aplaudir.

Villa La Angostura se vio favorecida por la reactivación que produjo el arribo de visitantes en el marco de esta competencia con una ocupación del 40% en la plaza hotelera. Los dos días previos a la carrera fueron un verdadero cuadro de la Villa. Con un cielo pleno que recortaba la figura de los cerros comenzó a motivar a los participantes, quienes viajaron con dudas. Una vez en el lugar se encontraron con certezas. Quienes dudaban cambiaron de opinión.

Pero pronto la Villa se mostró auténtica. Nadie faltó. Ni las personas ni el volcán. Las últimas horas del día previo hicieron girar la pluma y el cielo se cubrió cambiando el paisaje pero no el ánimo de los corredores. Nadie dudó. Todos exacerbaron su espíritu combativo ante la inclemencia. El suelo estaba apto. El trabajo de cientos de hombres de las dos semanas previas y la lluvia de martes y miércoles había dejado el terreno excelentemente preparado. Y sólo habría que probar entonces cómo es eso de correr con un volcán activo.

A las 10 partieron 1600 ilusiones en busca de la victoria. De su victoria. Para algunos sería un trayecto de 15 kilómetros. Para otros el gran desafío de 42 kilómetros. La naturaleza impuso su presencia y con un tímido sol que por momentos intentaba asomar, se puso en marcha la 9ª edición del ya legendario Salomon K42 de Villa La Angostura. El más duro de todos, según los propios participantes.

La prueba quedó en manos del mendocino Cristian Mohamed (3h33m56s), quien en los últimos kilómetros y merced a un esfuerzo supremo pudo dejar atrás al español Bernat Tofol Castañer (3h34m07s). En el tercer lugar arribó el rionegrino Gustavo Reyes (3h44m19s). Mientras que por el lado femenino, la chilena Marlene Flores (4h36m24s) se impuso con holgura. Completaron el podio la cordobesa Adriana Vargas (4h45m39s) y la brasilera Rosalía Camargo (4h48m46s).

Más resultados, clickeá acá…

Fotos y texto: Patagonia Eventos.

¿Estuviste en el K42 de Villa La Angostura? Contanos tu historia. No te olvides de dejarnos tu comentario y seguirnos en Twitter


Sin comentarios

El maratón por Equipos Banco Galicia, una fiesta en la 9 de Julio

La divertida propuesta de correr en equipo de dos o cuatro integrantes ya es una fija para muchos runners. La séptima edición de la carrera del Banco Galicia, organizada por TMX Team, tuvo una masiva concurrencia. Las más de 8.000 personas que fueron y vinieron por la 9 de Julio son testigos privilegiados de lo ondulante que es esta avenida de la Ciudad. Si bien no posee subidas y bajadas pronunciadas, con el fragor de la competencia uno asume en carne propia una sensación casi imperceptible cuando la transita en auto o en colectivo.

Seguir leyendo

Mañana, el maratón por equipos Galicia

Este domingo la avenida 9 de Julio, desde Independencia hasta Marcelo T. de Alvear, será testigo privilegiado de la 7º edición de la carrera por equipos Banco Galicia y organizada por TMX Team. Cerca de 10.000 corredores, desde las 7.30hs, largarán desde la intersección de 9 de Julio y Sarmiento, a metros del Obelisco.

Seguir leyendo

Favio Posca, un runner multifacético

Cuando Favio Posca era un pibe, su mayor ambición eran los goles. Era un delantero veloz y su sueño, de entonces, estaba ligado a la camiseta número 9 de Boca, club del que es hincha, aunque su ídolo era el loco Hugo Orlando Gatti. Por caso, uno de los personajes más estrambóticos que vi dentro de una cancha de fútbol. Un personaje. Un loco lindo que, debajo de los tres palos, le daba al fútbol un desacartonamiento absoluto. Porque, más que un simple arquero, Gatti era un actor de múltiples rostros. Es probable que esas atajadas hayan provocado en Posca un montón de sensaciones: risa, diversión y mucha locura. Todos ingredientes que traslada al escenario, uno de sus lugares en el mundo. 

Seguir leyendo

Brasil, dominador absoluto de los 21k Claro de Buenos Aires

La Media Maratón de Buenos Aires tuvo en Brasil a un claro dominador. La estrella sudamericana Marilson Gomes dos Santos cumplió con todos los pronósticos y nadie pudo darle alcance. Desde el inicio de la multitudinaria prueba, designada también como fecha del Campeonato Sudamericano de Atletismo por la Confederación Atlética Sudamericana, el brasilero dos veces vencedor del Maratón de Nueva York (2006 y 2008) fue el dominador y, con un registro de 1h1m13s le sacó más de 3 minutos a su escolta Jean-Carlos Da Silva (1h4m45s) y a Rafael Santos Novais (1h4m46s), ambos de Brasil. En la categoría damas, el desarrollo fue más lógico y hubo una disputa entre un grupo de unas diez o doce corredoras que pelearon palmo a palmo. Adriana Aparecida Da Silva (1h13m16s) se coronó campeona al defender los embates que le propusieron la local Rosa Godoy y Sandra Amarillo, quienes sintieron el desgaste y bajaron el ritmo. Segunda clasificó Rosalba Chacha (1h13m45s), quien le ganó en el sprint final a Amarillo (1h13m50s).

Seguir leyendo

Calu Rivero quiere sus primeros 21k…

Es probable que Carla Rivero, más conocida como Calu, nunca haya pensado en correr. Al menos, un medio maratón. Suena a mucho. Sin embargo, la propuesta de Nike la tentó y, hace unos meses, la actriz de El Elegido aceptó el desafío de correr el próximo 16 de octubre los 21k de San Francisco. La nueva propuesta de running de la marca, llamada Miss 21k, se enfocó en mujeres jóvenes con la premisa de afrontar nuevos retos utilizando al running como medio para traspasar obstáculos. Por la Argentina, participará la modelo Calu Rivero; mientras que por Chile irá Denisse Rosenthal y Manuela Da Silveira lo hará por Uruguay. 

Seguir leyendo

Debut y podio en media maratón…

  

Hoy en Runner Blog escribe: Cecilia Orrego

(Profesora de fitness, taekwondo y runner)

Hace ocho meses la vida me sacó, por un instante, las ganas de seguir adelante. Por un momento, creí que ya nada tenía sentido. Mi alma estaba apagada y sin saber cómo continuar, tenía el mundo a mis pies pero yo seguía sin voluntad de nada. Recuerdo esa tarde de enero cuando del otro lado del teléfono estaba mi salvación. La persona que hoy es mi entrenador: César Juárez. El con su experiencia de atleta y con ganas de ayudarme. Sin querer, me hizo poner las zapatillas y salir a la calle. Me empujó de nuevo a la vida deportiva que tanta falta me hacía. Ahí sin imaginarlo comenzó un gran sueño de superación. Fueron pasando los días, los meses y mi ánimo dio un vuelco renovador. Cada entrenamiento era una alegría para mi alma. Cada día me salían mejor las cosas. Cada rutina elevaba mi espíritu y mi moral. Sentía que podía y que recuperaba las ganas de correr.

Seguir leyendo