#Ace10k, la meta son los chicos

El próximo domingo 2 de noviembre se correran los 10k de Ace en el barrio de Palermo. Se trata de la cuarta edición de esta carrera, cuya recaudación se destinará en su totalidad a Unicef.

La carrera, que cuenta además con un recorrido participativo de 3k, largará a las 8:30 hs de Figueroa Alcorta y Dorrego. Todos aquellos que quieran inscribirse, pueden hacerlo en vía online o personalmente en la sede de Club de Corredores (Monroe 910, Capital Federal). El precio de la carrera es de $130. La remera es optativa y se elige a en el momento de la inscripción. Los primeros tres de cada categoría serán premiados.

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

Sin comentarios

#CorriendoAvanzamos y ayudamos: 21k La Plata

“Corriendo avanzamos, corriendo ayudamos”, es el lema bajo el cual se realizará una nueva media maratón en la ciudad de La Plata el próximo domingo 26 de octubre. La carrera cuenta además con 10k complementarios y una caminata para la familia.

Los 21k de La Plata apoyan a la Sociedad Cancerológica de La Plata, ya que octubre es el mes internacional de la lucha contra el cáncer de mama. A partir de este concepto, la remera de los 10k es rosa, color característico que identifica a la campaña de difusión y prevención de dicha enfermedad. “Esta alianza la consideramos un pilar fundamental de esta carrera”, explican desde la organización.

Circuito de los 21k.

Esta nueva media maratón trae una opción diferente par aquellos que están cansados de correr por los ya conocidos circuitos de Capital Federal y zonas cercanas. La ciudad de La Plata cuenta con una gran cantidad de corredores y muchos deportistas platenses se han sumado a esta iniciativa.

Circuito de los 10 k.

La largada será a las 8:00hs del 26 de octubre en Plaza Moreno, centro de la ciudad. Partirá de la Municipalidad, ubicada en clle 12 entre 51 y 53 y saldrá del casco urbano por calle 13 hasta llegar al camino centenario. Parte del circuito incluirá la República de los Niños, parque de diversiones muy conocido por todos los runners platenses ya que se utliza mucho para hacer fondos y cuestas. Luego se volverá al casco urbano y finalizará en el mismo punto de largada.

Las inscripciones para los 21k cierran el 24 de octubre y cuestan $220. Para los 10k el precio es de $190. Existe un precio promocional para los running teams. Quienes se inscriban también recibirán un voucher para utilizar los servicios de Megatlón La Plata durante noviembre y participarán de sorteos de los sponsors.

Más información e inscripciones en http://21klp.com o en Facebook

Si no sos de La Plata, enterate cómo llegar fácilmente: goo.gl/b6UMzJ

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

Sin comentarios

Mi primer maratón: decime qué se siente

Por Gonzalo Cornago

En las semanas previas a mi debut en un maratón, el famoso “muro” se había transformado en una verdadera obsesión. Buscaba incasablemente todo tipo de material para leer: libros, blogs, páginas especializadas. Todo me servía para tratar de conocer a ese famoso “demonio” que se apodera de todos los que transitaron alguna vez los 42 km. 195 metros. En cada encuentro con amigos durante la Expo previa a la carrera, el tema era recurrente: “Contame cómo es el muro…¿Qué se siente? ¿Cómo se lo enfrenta?”

Sabía que no llegaba con la mejor preparación para afrontar la madre de todas las distancias, pero mi meta era una sola: llegar. Todas las experiencias que había ido escuchando me indicaban que entre el kilómetro 30 y el 37 iba a tener que enfrentarlo. Intentando debilitar los efectos del famoso muro me había guardado, especialmente seleccionados, algunos temas. Música inspiradora, música motivadora. Tratando de olvidarme de todos los dolores, sólo me concentraba en cantar, a los gritos, cada tema que acompañaba mi carrera. Con la gorra metida hasta las orejas para aplacar el calor y los auriculares con el sonido al máximo, atronaba en mis oídos y se duplicaba en mi voz el ya célebre “¡Brasilll, decime qué se siente….!”. Lo que hasta ese momento nadie me había explicado, y a nadie se le habría ocurrido, es que el muro tendría camiseta “verdeamarhela”.

Justo cuando veo el cartel indicando el ingreso al km 37 me supera un corredor que, al igualar mi marcha, gira su cuello y, mirándome a los ojos, me dice: “Euu Pentacampeóooonnn, ustedes sólo dos”. Por si no había entendido el “portuñol”, con sus manos reafirmaba la idea: en una se extendían a más no poder los cinco dedos; de la otra sólo mostraba dos.

Un fuego interior recorrió mi cuerpo. Me observé las manos y temblaban como un papel. Pensé que había llegado el momento de conocer el muro, pero inmediatamente me dí cuenta que mis sensaciones poco tenían que ver con la carrera. Lo que sentía era bronca, mucha bronca. Cambié el aire y comencé a elaborar el contraataque “No son cinco, son siete los que se comieron en el Mineirao. 7 a 1, papá: Alemania 7 Brasil 1. ¿No te acordás?” El moreno, mientras yo hablaba, aceleraba el paso y sacudía su remera empapada con los colores brasileños. Y me repetía: “Euuu pentacampeón. Cinco, cinco” Debo reconocerlo, su paso era más firme que el mío y en medio del intercambio de “ideas” me sacó una distancia de unos 40 metros. Cuando ya estaba resignado a perder el clásico dialéctico, desde los auriculares comenzó a escucharse: “Dicen que escapó de un sueño, en casi su mejor gambeta…”. Los Piojos y su música había encendido la mecha. Si Diego los pudo enfrentar con el tobillo a la miseria en el Mundial 90, no me puedo entregar tan fácil”, pensé. El tema era saber si tenía algo de energía para ir en busca de quien, a partir de ese momento, se había transformado en mi obsesión. Me había olvidado por completo del muro. Mi meta era esa camiseta verdeamarelha que veía alejarse en el horizonte.

Foto de Fotorun

Con mucha humedad y calor, la 30º edición del Maratón de Buenos Aires se había convertido en una de las ediciones más difíciles de los últimos años. Conociendo mis limitaciones, me había propuesto cumplir con el pedido-orden de mis amigos: “Tomátelo como un paseo turístico al trote por Buenos Aires. Sólo pensá en llegar”. En los primeros kilómetros había sido impulsado por la adrenalina de los más de 10 mil atletas que se habían animado a enfrentar el desafío del maratón. Llegando al kilómetro 9, donde se baja por Corrientes dejando a un costado el Obelisco, me había encontrado con otro gran estimulo. Con su cabeza calva, tan distinta a las imágenes que veía por televisión cuando iba y venía por la banda derecha en la Premier Legue, estaba Jonás Gutierrez y su conmovedor mensaje-enseñanza en la lucha contra el cáncer “El cáncer es invisible. Detectalo a tiempo”, se leía en su pecho y en la espalda a medida que su transpiración se impregnaba en la musculosa verde. No me atreví a decirle nada, ni siquiera a darle una palabra de aliento. Pero corrí a su lado hasta la Casa Rosada acompañando su lucha y ejemplo, en silencio. A partir de ese momento intuía que nada ni nadie me detendría hasta llegar la meta. En el kilómetro 21 el mismo dolor que me había tenido acostado en la camilla del kinesiólogo la semana previa a la competencia, se hizo presente para desalentar cualquier esperanza de completar el recorrido. Estaba recién en la mitad de carrera. Decidí calzarme los auriculares e intentar que la música sea el mejor sedante. Sin mirar el reloj que marcaba las horas que llevaba trotando fui avanzando kilómetros. De repente, levanté la cabeza y vi en la espalda de un corredor un mensaje que lo resumía todo: ”El dolor es momentáneo. La gloria, eterna” Sin darme cuenta estaba en el kilómetro 37 y el muro había mostrado su particular cara. Con dificultad mantenía la distancia que me separaba de esa camiseta brasileña que se había transformado en mi única meta. La estrategia tenía que ser más precisa que un reloj suizo. El puesto de bebida isotónica iba a ser mi mejor aliado. La mayoría de los corredores, cuando nos encontramos con estos lugares de hidratación, detenemos la marcha, ya que es dificultoso beber de un vaso mientras corremos. Cuando mi “rival” comenzó a caminar para hidratarse, aceleré el paso. “Es ahora o nunca”, pensé. Lo que no analicé es que faltaban más de cinco mil metros para la meta. A partir de ahí, comencé a bajar un minuto por kilómetro mi ritmo. No había término medio. O me acalambraba y abandonaba la carrera, o me llevaba el premio mayor: llegar antes que el brasileño. A esa altura, llevaba 4 horas y 25 minutos corriendo.

El muro de Gonzalo, consituído en un atleta amateur brasilero. Foto de Fotorun

Los últimos kilómetros parecían un verdadero campo de batalla: corredores caminando con la cabeza gacha, otros acostados sobre la vereda acalambrados. Algunos, dejando salir lo poco que sus estómagos habían retenido. Había perdido total referencia del circuito, no tenía en claro cuánto faltaba. Lo único que tenía en la cabeza era no bajar el ritmo para poder vencer a mi “muro”. De pronto, reconozco al amigo Lucho Larín, que ya había completado su recorrido. Empezó a gritarme “¡Dale, Gonza, después de la curva está el arco! ¡Ya lo tenés, no aflojes, dale, dale!” Ni siquiera tenía fuerzas para preguntarle si el de camiseta brasileña venía cerca, pero traté de mantener mi marcha cuando pude observar que la meta estaba cerca. “Qué placer verte otra vez / nos decimos sin hablar / hoy todo vuelve a empezar / y será lo que ya fueeeee”, sonaba Ciro y Los Persas cuando decidí sacarme los auriculares y hacer el últimos esfuerzo. Crucé la meta y lo primero que hice fue observar donde había quedado “mi muro”. Con mi medalla colgada en el pecho esperé su arribo. Lentamente, me acerqué a él, extendiéndole la mano. Y con lo último de oxígeno que me quedaba, empujé mis palabras, una por una: “Felicitaciones. No cualquiera completa un maratón. Pero que te quede claro: yo de local no pierdo. Ustedes organizaron dos mundiales y no pudieron ganarlos”

La sonrisa no entraba en mi cara. Había cumplido. Ahora si yo sabía que se siente. Creo que él también.

Gonzalo es oriundo de Nogoyá, Entre Ríos.

(*)Gonzalo Cornago es periodista y maratonista. Trabajó en el diario La Nación y en la web oficial Diego Maradona. Director de http://www.entredeportes.com.ar 

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

El camino inverso: del ultra al maratón

Por Federico Sánchez Parodi

El 12 de octubre puede tener un significado distinto para cada uno. El día del descubrimiento de América, el Día de la Raza, un feriado más…pero para mí será una fecha destinada al running: mis primeros 42.195 metros recorridos en la Maratón de Buenos Aires.

¿Correr un maratón? Pensar en ello antes de 2011 era una utopía que de a poco se fue haciendo realidad. La tenía pensada para 2015, pero tomó cuerpo minutos después de haber cruzado la meta de los 21km de la ciudad de Buenos Aires. Un aliento, una charla con mi preparador física y la puesta en marcha de lo que serían los ajustes previos.
No entrené preparando 30 kilómetros como hacen muchos, sino que tuve que ajustar mi preparación (y la dieta) a todo lo que vendría. Entrena entre 5 y 6 veces a la semana y he completado carreras con distancias de 80 y 160 kilómetros en montaña. Ese plus me permitió encarar mentalmente el desafío.
Ese es, a grandes rasgos, el contexto en el que me preparé para ponerme en la línea de largada…aunque todos sabemos que es una mirada muy parcial. La maratón la corremos toda la vida. La corremos día a día, preparándonos, golpeándonos, cayéndonos, levantándonos, dando lucha. Lesionándonos y recuperándonos. Entrenando bajo la lluvia, recuperándonos de una gripe, dudando, llorando, o insultando. Todo, pero todo lo que pasa por nuestras cabezas es parte de la carrera.

Y un día estás ahí. Sí, ahí, en la línea de largada, con unos cuantos miles de tipos con el mismo objetivo: completar el circuito. Es ahí cuando te das cuenta de que estás más desnudo que cuando viniste al mundo, pero que todo, absolutamente todo, depende de vos. Y es cuando te tenés que encontrar. Si lo hacés, no hay imposibles.

Recorrí los primeros 30 kilómetros a un ritmo tranquilo, por debajo de los seis minutos, pero sintiéndome impecable. Disfrute del recorrido, miré cada lugar y salí en todas las fotos con una sonrisa inmensa. Hasta ahí, era una carrera más, pero fue en ese instante cuando me dí cuenta de que acababa de empezar a correr.
Insultar a una bicicleta que se cruza, hidratarte una y mil veces, consumir geles tal como me habían indicado…todo venía bien. De repente pasé por delante de la cámara de ESPN y saludé a mi amiga Andrea Schettino (aunque parezca algo nimio, qué lindo es ver a gente amiga en el recorrido!) y más tarde a Alvarito.

De repente, una chica con la remera de boca repartía gomitas antes de llegar a las dársenas, muchos ecuatorianos y colombianos aplaudían. Allí fue que caí en cuenta de que no quedaba nada.

Mi mente estuvo al mando siempre y controló el recorrido. Mi físico tuvo sus idas y vueltas. Aguantó, supo que si paraba era peor para retomar, y mantuvo el compromiso.
Al pasar por los 30k me enteré de rebote queMastromarino había ganado. Me preguntaba si el triunfo era “entre los argentinos o en la carrera general”, y así seguí. Todas esas cosas sucedían en medio de un tramo en que intentaba manotear un vaso de Gatorade.

La Maratón es una distancia larga y al mismo tiempo corta, teniendo en cuenta las carreras que hago. Ya enfocado en los 160 kilómetros de La Misión en febrero, correr cuatro horas (y 15 minutos) no es algo que me bloquee. Pero sí te permite encontrarte, controlar las historias más íntimas. Las que uno gana y las que no.

Entrar en la recta final. Ver a toda la gente. Saber que “ya está”. Acalambrarte, retomar la carrera y cruzar la meta es algo único. Algo que debía hacer y lo hice. Y, tras pasar el reloj te encontrás con amigos corredores a los que querés abrazar, y todo tiene una connotación extra.
Por un momento fui feliz, a pesar de no haber derramado ni una lágrima. Me sentí digno de compartir una cena en la que TODOS los demás habían hecho los 42 (y yo no). En ese instante supe que era una nueva distancia que había incorporado a mi vida.
Sé que esto ha sido más una descripción de sentimientos que de anécdotas de carrera. Es por eso que evitaré recordar el momento de la elongación cuando en una charla con Flor y Dani hablamos sobre Pink Floyd. Paradójicamente, yo que suelo correr escuchando a mi entorno, necesitaba traer ya mismo la música a mi cabeza.

A la hora de los agradecimientos, mis viejos están primeros en la lista, junto a mi familia. Son todo. A la persona que me marcó con sus rutinas y hábitos de entrenamiento, Matías Stampone, que es el que permite que esto sea realidad, además de sumarse Lucho Spena, mi nutricionista de elite.
A Florencia, que me empujó a esta distancia. A Nicolás Otermin y a Damián Cáceres por bancarme y a la asistencia twittera de Claudia Villapun y Hernán Sartori. A todos los periodistas amigos que apoyan día a día. A Mariela Gallini, que me enseñó el camino de las largas distancias, tanto como mi amigo Resaka Moll que me arrastró al Ultra Trail.
Al plantel y a todo el Club Atlético Independiente, que alienta siempre, en especial a un arquerazo como Facu Daffonchio, al que se le pegó el hashtag #HoySeEntrena, a mis amigos en general y a los de todos los planteles que conocen mis locuras; y sobre todo, hoy elijo darle fuerzas a Pedrito y a Jeremías, dos chicos que luchan contra enfermedades graves. Un eterno recuerdo a un amigo, Sergio Checho Czechowicz, que desde arriba me alentó a seguir metro a metro.
Por último, al At Gimnasio y al Parque de Lomas, lugares donde entreno, y que son fundamentales para lograr esto, tanto como a Matías Marzoratti, con quien compartimos esta aventura.

Saber que ganó un argentino, me llena de orgullo. Pero no fue el único que ganó. Triunfó mi amigo lomense Santero, ganaron Juan Pablo y Marcelo, que bajaron los tiempos, ganó el flaco que corrió con su esposa con la leyenda “recién casados”, o una hermosa venezolana que me pasó. También ganó Matías, Xavier, y unas 10 mil personas que a las 7.30 largaron desde Alcorta y Monroe.
Por eso gracias. Gracias a todos por acompañarme en 42k.

(*)Federico Sánchez Parodi es Lic. en comunicación social, jefe de prensa del Club Atlético Independiente y maratonista.

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

Sin comentarios

Desde el avión

Y llegó el día. Los últimos trotes quedaron atrás, días en los que me costaba más salir a entrenar y otros en los que era una urgencia, una necesidad. Tocó correr con lluvia, con frío y con calor. El calentamiento global ha hecho de este último mes algo muy extraño en cuanto al clima. Aunque aún no empecé con las pasadas, tuve días en los que hice cuestas, días en los que me “asesiné” a escaleras. Corrí con amigos, y corrí sola. Tuve algunos trotes inolvidables, como el del domingo pasado, acompañando a una chica de la Fundación para el Atletismo Asistido en su primer maratón. Disfruté extra de esos kilómetros junto a 10.300 otros corredores “tomando” las calles de Buenos Aires. 
Ya estoy viajando a Santiago para participar de la Endurance Challenge: una carrera que tiene un peso enorme por su fama internacional, y porque es la primera vez que cuenta con la distancia “madre”: los 160 kilómetros. Además, tiene una carga especial, ya que cuenta con más de 9000mts de desnivel positivo (casi como UTMB) y un corte horario bastante ajustado.
Pero “calavera no chilla”, amo la montaña, disfruto del desafío que presentan las subidas, me encanta llegar arriba y mirar hacia atrás, ver el camino que recorrí, hasta dónde llegué… Me cuestan las bajadas, pero sólo lo que nos cuesta, vale: como en la vida misma.
Todo arco es, a su vez, una largada y una llegada. Para mí, con mi último trote de ayer, se terminó una aventura: el camino hasta la Endurance Challenge está recorrido. El viernes empieza una nueva: ¡se larga la carrera!
(*) Sofía Cantilo competirá el 18 de octubre en los 160km de The North Face Endurance Challenge, de Chile, y será la corresponsal de Runner Blog y de @LNCorre.

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

Sin comentarios

Un momento de paz

Salgo de casa y prendo el cronómetro. El GPS aún no agarró señal, pero no importa: la clave está en poner un pie delante del otro, en sumar kilómetros, en nada más. La mente me juega malas pasadas, me incita a volver a casa, me quiere engañar. La gente piensa que siempre queremos salir a correr, que siempre estamos felices de entrenar. Pero lo cierto es que hay días en que es difícil ponerse las zapatillas y salir. Hay días en los que la vida te aplasta y es difícil levantarte.
El clima es agradable, pero las caras grises de la gente y la infinidad de autos me abruma. Entonces cierro los ojos y veo la montaña: veo un sendero chiquito frente a mí, de tierra, con algunas piedras. A mi izquierda hay matorrales y, a mi derecha, la nada. Inmensidad, vacío, aire, pureza, montañas a lo lejos. Sueño con el momento de estar ahí, pisando ese suelo, esquivando esas raíces. Pronto.
Abro los ojos. La ciudad sigue igual: fría, a pesar de la cálida humedad; vacía, a pesar de la gente. En 11 o 12 kilómetros, mis zapatillas me permiten viajar 1.600 más. Correr lleva a tu mente a lugares increíbles, te permite viajar a donde más lo necesitás. He aprendido que cuanto más difícil me es salir, mejor me hace correr.

(*) Sofía Cantilo competirá el 18 de octubre en los 160km de The North Face Endurance Challenge, de Chile, y será la corresponsal de Runner Blog y de @LNCorre.

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

Maratón de Buenos Aires, el debut de una amateur

Por Luján Scarpinelli

¿Podré? Camino hacia el arco de la largada, volví a preguntármelo. Lo había hecho la noche anterior; días antes, cuando tuve la remera en mis manos, y una infinidad de veces en el último año. Meses atrás, esperaba llegar sin dudas a la línea de partida. Pero mi entrenamiento, autodidacta y bastante desprolijo, echó por tierra el ideal que proyectaba de mí misma para este día.

Ahí estaba. 7 am. Empecé a mezclarme entre los uniformados de verde fluorescente. Esperaba encontrar un ejército de atletas estilizados, de piernas fuertes, vestidos con la última tecnología, y con aspecto de hombres de acero. En cambio, los que me rodeaban, tenían, como yo, apariencia de mortales. La mayoría estaba lejos del estereotipo que imaginaba capaz de correr semejante distancia.

Me ubiqué en un lugar al azar detrás de la largada. Abrazos, palmas y gritos de aliento acompañaron la cuenta regresiva. 7.30 sonó el disparo y la masa de más de 10.000 corredores empezó a avanzar como una savia por las calles de Buenos Aires.

¿Podré?, volví a preguntarme. Seguía sin saberlo. Pero tenía un plan, a prueba de frustraciones: intentaría alcanzar la máxima distancia que jamás hubiera corrido, objetivo que se cumpliría en el kilómetro 30. Allí, donde me esperaría Luis, mi hermano, decidiría si ponía fin a la travesía o si la seguiría hasta el final. Cualquiera fuera la elección, el resultado sería positivo.

Con esa meta en mente recorrí los primeros kilómetros. Sola, rodeada de miles, me distraje con música, explorando un recorrido atípico y leyendo dedicatorias en las espaldas. “X mi viejo”, “X Juan”, “X Vero”. Y yo, ¿por quién? Pensar en eso me ausentó virtualmente, por un rato, del entorno.

21k. ¡Puedo! El cartel que marcaba la mitad del recorrido me entusiasmó. En ese punto donde había terminado varias pruebas anteriores, todavía estaba entera, lejos de la fatiga. Alrededor, empezaban a flaquear los primeros compañeros de ruta. Me convencí de que podría terminar, o al menos, lo intentaría.

En el kilómetro 30, Luis se sumó al paso y formamos un equipo. Sentí el encuentro como una etapa superada, y el comienzo de otra, más difícil.

Sentía que estaba cerca, pero con el correr de los minutos la convicción se apagaba. Perdí el interés por los nombres y las frases estampadas; los que iban a la par dejaron de ser compañía. Los músculos, cada vez más entumecidos, acapararon toda mi atención.

¿Puedo? La afirmación volvió a convertirse en interrogante. En el kilómetro 35 sentí el deterioro. A esa altura, los que caminaban se volvieron la mayoría. No era una posibilidad para mí; si frenaba, no me creía capaz de retomar. Empezaron los cálculos, la cuenta regresiva. Y la meta se renovó de un cartel a otro, kilómetro a kilómetro. La voz de mi compañera de siempre en el teléfono, desde el exterior, me dio nuevo aliento para arrastrar un poco más el cuerpo, cada vez más pesado, más torpe.

Kilómetro 40. A la vista el número ya era enorme, demasiado. Hasta ahí, la (¿sana?) locura hubiera estado consumada. Estaba, por demás, satisfecha. Pero la formalidad demandaba un poco más. Pese al cansancio extremo, ya no quedaban dudas. Sólo emoción. El arco de llegada a la distancia destrabó las piernas. Entramos por un corredor de aplausos y, al fin, cruzamos la meta.

Cuatro horas, veinte minutos. Pude. No sabía que podía tanto.

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

Puesta a punto nutricional, en la previa de la maratón de Buenos Aires

Por Nelsa Valenzuela (*)

En estas 72 horas previas al maratón, uno de los aspectos más importantes a considerar es llegar a la carrera con los depósitos de glucógeno muscular llenos y en óptimas condiciones de hidratación. Para ello, es necesario los días previos asegurar una ingesta de hidratos de carbono (HC) adecuada para aumentar las reservas junto con una baja drástica de los volúmenes de entrenamiento.

¿Para qué sirve esta carga de hidratos?

El objetivo es lograr maximizar las  reservas de glucógeno muscular (forma en que se almacena los carbohidratos) para que logremos  “tirar” en momentos claves de la carrera y retrasar al máximo la aparición de la fatiga y caída del rendimiento

¿Quiénes pueden utilizarla?

Al tratarse de una prueba de resistencia el organismo utiliza el metabolismo aeróbico a través de los hidratos de carbono y los triglicéricos intramusculares. Los atletas más rápidos, tienen la capacidad de mantener una intensidad de carrera elevada y utilizan proritariamen y por lo tanto sus reservas de glucógeno son CRUCIALES en su desempeño en carrera. Por ello un corredor profesional o uno amateur con objetivos de tiempo exigentes se beneficiarán de maximizar sus reservas de glucógeno porque es el combustible que van a utilizar durante gran parte de la carrera. Los corredores más lentos utilizan como combustibe HC y grasas, Todo depenera de donde tenga cada deportista sus umbrales aeróbicos (donde se utilizan solo grasas) y anaeróbico (a partir de donde se usa prioritariamente glucosa)

¿Qué técnica de sobrecompensación es más adecuada?

Hay varias técnicas, algunas incluyen un “vaciamiento previo” seguida de una sobrecarga.ventaja es que entrenar a alta intensidad con baja ingesta de carbohidratos  “vaciamiento” produce cansancio intenso y mayor riesgo de

Lo es mantener lunes, martes y miércoles ingesta habitual de carbohidratos  y durante las 72 horas o 3 días previos a la competencia(jueves, viernes y sábado)  incrementar el porcentaje (6-8 gr/kg de peso/día), procurando mantener el valor calórico total del plan de alimentación.

¿Que alimentos seleccionar?

Esto en la práctica para lograr una sobrecarga sin aumento de masa grasa es necesario sustituir parte de las proteínas y fibras (vegetales) por hidratos de carbono refinados  e incluyendo en todas las comidas hidratos en forma de cereales y derivados: arroz, avena, pastas, panes, galletas, barras de cereal,  papas,  jugos de frutas, etc

Acompañar esos días de sobrecarga de glucógeno con una buena ingesta de líquido, porque  cada gramo de glucógeno se almacena junto con casi 3 g de agua. Esto hace que se produzca ese tan temido aumento de peso, a no preocuparse es sólo agua que será fundamental para regular la temperatura corporal y el metabolismo durante la carrera.

El día previo

El sábado previo, evitar consumir alimentos con muy alto contenido de fibras, eligiendo alimentos refinados en lugar de las versiones integrales, ya que sumado a los nervios típicos de la carrera, puede dificultar la digestión y generar malestar gastrointestinal.

“Última cena”. Algunos corredores para “cargar al máximo” comen hasta hartarse y esto puede dificultar sueño y digestión, si ya se hicieron los 3 días de carga  con 5-6 comidas diarias por lo que la cena previa al Maratón debe ser moderada y ligera.

El día de la carrera, lo ideal es levantarse unas 2-3 horas antes.  Hidratarse bien. Podes tomar media botella o un vaso de bebida deportiva: el sodio ayudará a mantener líquidos. Luego un desayuno completo, nada fuera de lo habitual, con alimentos ricos de carbohidratos (pan, galletas sin grasa, cereales, dulce) y algo de proteínas (yogur, queso fresco, etc).

(*) Nelsa M. Valenzuela es Lic. en Nutrición  U.N.C. 2006, especialista en Nutrición Deportiva, Antropometrista I.S.A.K., Asesora Nutricional en Área de Nutrición Deportiva, sobrepeso y obesidad. Corredora amateur con participación activa en carreras de Calle y Aventura, Maratón y Ultramaratón de montaña. Contacto: 11-15-3488-0002 -http://nutrinel.com.ar - lic.nel.valenzuela@hotmail.com

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

Sin comentarios

Correr por uno, correr por otro, correr la maratón de Buenos Aires por Lisandro

En los Arnet 21K de Buenos Aires dimos el primer paso. Con Daniel Arcucci y Dante Dib decidimos correr la media maratón para recaudar fondos para que Lisandro Luis Suárez, de 10 años, quien nació con síndrome de Down y una enfermedad en la sangre que hizo que le amputaran uno de los miembros inferiores.

Hace cuatro años le pusieron una prótesis y ahora, por una cuestión lógica de crecimiento, debe ser cambiada. Según explicaron los especialistas, es imperioso readaptarla y cuesta poco más de 20.000 pesos. Durante la media maratón, se lograron recaudar poco más de 10.000 pesos. La mitad, importe suficiente como para que la ortopedia a cargo de la modificación inicie los trabajos sobre la prótesis. Ahora, para la maratón, con Daniel y Dante volvemos a redoblar las fuerzas y vamos a intentar juntar el resto.

¿Cómo podés ayudar? Muy simple. Depositá en la cuenta Corriente, del Banco Santander Río, N° 02935572. El CBU es 072 002 982 000 000 035 5722. Y el CUIT: 30700926245.

Para que la ONG Manos Abiertas identifique que la donación es para Lisandro y no uno donación para las obras de Manos, es MUY IMPORTANTE que cuando la persona haga un depósito, envíe el comprobante del mismo a: amigos.ba@manosabiertas.org.ar

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

Sin comentarios

Rosario se mantuvo en forma con los Chevrolet 10K

Más de 2.500 corredores se reunieron en Av. Belgrano frente al Monumento Nacional a la Bandera de Rosario para ser parte de la 4° edición de la carrera del servicio postventa de Chevrolet 10K Rosario.

Nada pudo contra los corredores que fueron alentados por cientos de personas que estaban disfrutando, a pesar de la lluvia, en la costanera rosarina. Con la presencia del Embajador de UNICEF Argentina, Julián Weich, y la participación del humorista Jorge Crivelli, más conocido como “Carna”, la jornada estuvo teñida de buen humor a pesar de los contratiempos climáticos.

El ganador de la carrera Juan Ignacio Toledo, con un tiempo de 32:37. En segundo lugar, llegó Cristian Hernán Rubiola con 33:05. Completó el podio Juan Manuel Ferreira con 33:21.

Entre las damas, el primer puesto fue para Carla Ianarelli, con 38:26, el segundo puesto fue de Antonella Neri, con un tiempo de 39:50 y el tercer lugar lo ocupó Nuria Cejas con 40:03.

Consultá los resultados completos en este link…

La próxima carrera Servicio Chevrolet 10K será el domingo 23 de noviembre en Buenos Aires.

Seguinos en twitter en @LNCorre y en @DamianCaceres 

También podés acompañarnos en Facebook

Sin comentarios