Una historia de 700 triunfos

 

Dani Pedrosa (autor del triunfo Nro. 600) y Marc Márquez que selló la victoria 700 de Honda

El domingo 9 de agosto de 2015 fue un día especial para el ala dorada, el símbolo que distingue a las motocicletas Honda. Esa jornada, en el circuito de Indianápolis, el actual astro del MotoGP, Marc Márquez, llevó a la marca japonesa a su triunfo Nro. 700 en el Mundial de motociclismo.

En 1959 llegó al templo de la Isla de Man, que por entonces formaba parte del Mundial de Velocidad (hoy, MotoGP), un modesto equipo conformado por 4 pilotos japoneses, Naomi Taniguchi, Giichi Suzuki, Kenjiro Tanaka y Junzo Suzuki, para correr en la clase 125 con una marca inédita en los GG.PP: Honda.

 

No les fue extraordinariamente bien. Resultaron 6°, 7°, 8° y 11° respectivamente. Pero, plantaron la bandera de una marca que haría (y hace) historia en el motociclismo mundial.

 

La cuenta de los 700 triunfos comenzó con un piloto joven y talentoso, Tom Phillis. Este pequeño australiano fue el primer corredor no japonés en firmar, en 1960, para la nueva marca nipona que quería abrirse paso en las carreras (con equipo oficial toda la temporada) y en las calles. Debutó nada menos que en el Tourist Trophy de la Isla de Man con sendos abandonos en 125cc y 250cc; pero, mostrando las garras de las motocicletas llegadas desde el Sol Naciente.

 

Las cosas serían distintas en 1961. Phillis fue el primer piloto en ganar un Grand Prix para Honda en el  GP inaugural de la temporada, disputado en el trazado urbano de Montjuich (Barcelona), al comando de una RC143 bicilíndrica 4T de 125 cc.

El australiano Tom Phillis con la RC143 125 cc que le dio a Honda su primera victoria mundialista

Otros tres triunfos en Francia (donde también ganó en 250cc), Holanda y Argentina (segundo doblete del año), más los podios en el TT (3°), Bélgica (2°), Alemania del Este (2°), el Ulster (3°), el 4° puesto en Monza y el 6° en Finlandia permitieron que Tom Phillis se consagrara, además, como el primer Campeón Mundial del ala dorada. Desafortunadamente, Phillis se mató en el Tourist Trophy de 1962 (primera fecha del campeonato) en la competencia de 350cc.

 

Por si fuese poco, resultó subcampeón en 250, detrás de su compañero de escuadra y leyenda del motociclismo, Mike “The Bike” Hailwood. Otro hito en la clase  en el cuarto de litro ese año fue señalado por Kunimitsu Takahashi que, con su victoria en el GP de Alemania Federal (segunda fecha de la temporada), se convirtió en el primer piloto japonés en ganar un GP.

 

A partir de esos primeros triunfos, Honda se plantó como una marca de alto nivel en el Mundial. Así, con Mike Hailwood a la cabeza, el ala dorada conquistó las cinco primeras posiciones del TT de 1963 en 125 y 250, coronando un largo anhelo de Soichiro Honda de imponerse en la mítica Isla de Man.

El rhodesiano Jim Redman, con 45 triunfos, el piloto más ganador de Honda en los ’60

 

Ese año, 1964 y 1965 fueron bastante inciertos por los problemas económicos que le generó a la compañía involucrarse en la competición, especialmente por el desarrollo del programa de Fórmula 1. No obstante, con el rhodesiano Jim Redman como puntal, Honda se mantuvo en el candelero del motociclismo en 50, 125, y 250; mientras que, de ser una desconocida marca japonesa a comienzos de la década, se convertía en el fabricante de motos número 1 del mundo. Demostrando en la práctica el cambio de paradigma en la producción y ventas de motos: Japón emergía como la máxima potencia mundial frente a la decadencia de las industrias británica e italiana.

 

Ese poderío se reflejó en 1966, temporada en la que Honda dio un paso decisivo en su historia: atacar el viejo dominio de MV Agusta en la categoría reina de 500 cc (marca dominadora desde los ’50 de la mano de Geoff Duke, John Surtees y el propio Mike Hailwood). Para eso, contrata en forma exclusiva a este último, que abandona MV para desafiar a la nueva estrella italiana Giacomo Agostini, convertido en la máxima figura del equipo del conde Agusta. Con esta movida, Honda estaba presente en las 5 clases del Mundial: 50, 125, 250, 350 y 500.

 

En esa temporada llegó el primer hito en el camino de los 700 triunfos de Honda, cuando, el 25 de junio de 1966, Mike Hailwood logra el triunfo Nro. 100 de Honda al ganar el Gran Premio de Holanda de 250 cc en Assen.

Mike Hailwood, leyenda del motociclismo, marcó el triunfo Nro. 100 de Honda, en 1966

 

Más allá de los triunfos y los campeonatos, los problemas económicos continuaron para Honda, que decidió dejar las carreras al final de la temporada 1967, con un saldo de 138 GG.PP. ganados desde la victoria inaugural del malogrado Phillis en 1961, con Jim Redman (45 triunfos), Mike Hailwood (41) y el suizo Luigi Taveri (26) como máximos ganadores con la marca.

 

El regreso

El Gran Premio de Argentina de 1982 inauguró la temporada de ese año con un regreso largamente esperado: el retorno oficial de Honda al Campeonato Mundial de Velocidad, que se presentó en el Autódromo porteño con una escuadra exclusiva para 500 cc, conformada por el joven (19 años) y desconocido norteamericano Freddie Spencer, que pronto recibiría el seudónimo de “Fast” (Rápido), el campeón mundial vigente de la clase reina, el italiano Marco Luchinelli, y el veterano japonés Takazumi Katayama, al comando de sendas Honda NS500 2T tricilíndricas.

 

Tras una batalla espectacular contra las Yamaha de dos leyendas como Kenny Roberts y Barry Sheene, el joven Spencer llegó por poco margen en el tercer puesto. Sin embargo, no hubo que esperar mucho para el regreso al triunfo de la marca del ala dorada. El propio Spencer la llevó a la victoria en el Gran Premio de Bélgica de ese año, disputado en Spa-Francorchamps.

Freddie “Fast” Spencer, el piloto que retomó la senda de triunfos de Honda en 1982

En 1983, Freddie Spencer llevó a Honda al título de 500 cc, corona que recuperó en 1985 de manos de Eddie Lawson y, de paso, también ganar el campeonato de 250 cc, en el regreso de Honda a la clase del cuarto de litro. Spencer fue el último piloto, que a la antigua usanza, resultó campeón de dos clases el mismo año.

 

Desde mediados de los ’80 el profesionalismo golpeaba las puertas del hasta entonces trashumante y casi amateur mundo del Continental Circus. Así, en 1987, de la mano del italiano Ezio Gianola, Honda también marcó su regreso a 125 cc.

 

El empeño en tres de las cuatro clases del Mundial (Honda no competía en 80 cc), llevó a la marca del ala dorada a su siguiente hito en esta historia, cuando el norteamericano Jimmy Filice se impuso sorpresivamente en el Gran Premio de Estados Unidos de 250 cc de 1988, corrido en el circuito californiano de Laguna Seca, en calidad de wild-card sobre la NSR250 oficial del lesionado Masahiro Shimizu. Una historia increíble para otra oportunidad.

Jimmy Filice con la NSR250 oficial rumbo al triunfo 200 en Laguna Seca 88

 

A finales de 1989, el período 1982-1989 se saldó con otros 99 triunfos para Honda, que ya sumaba 237 en el Mundial. Obviamente, Freddie Spencer fue el piloto más ganador de ese período con 27 victorias, mientras que el australiano Wayne Gardner aportó 15, Alfonso “Sito” Pons sumó 14 victorias y el alemán Anton Mang otras 12 (ambos en 250 cc), por mencionar a los más ganadores.

Década de dominio

Más allá de la oposición de Yamaha y Suzuki en 500 cc, y de Aprilia en 250 y 125 cc, la nueva década fue plena de triunfos para Honda, con el dominio pronunciado del australiano Mick Doohan, campeón mundial de 500 cc 5 años consecutivos entre 1994 y 1998, con un aporte de 54 victorias. Es más, Honda ganó todas las competencias de 1997 en la clase reina y todas menos una (en la que se impuso sorpresivamente Simon Crafar con una Yamaha en Gran Bretaña) de 1998.

Mick Doohan, gran dominador de 500 cc en los ’90 con su aporte de 54 triunfos para Honda

Compitiendo al máximo en las tres clases del Mundial, el hito del triunfo Nro. 300 llegó en Assen 1992, con el triunfo del español Alex Crivillé, al comando de una NSR500 oficial; y la victoria Nro. 400 en el Gran Premio de Rio de 1996, en Jacarepaguá, aportada por el japonés Haruchika Aoki con su Honda NSR 125 cc.

El español Alex Crivillé el día que logró la victoria 300 en Assen 1992, con una NSR500

 

Entre 1990 y 1999, Honda logró 245 triunfos en el Mundial, sumando un total de 482, con los aportes fundamentales de Mick Doohan (54), Loris Capirossi (18), Ralf Waldmann (18), Luca Cadalora (17), Alex Crivillé y el alemán Dirk Raudies, ambos con 14 victorias, entre los más ganadores.

Haruchika Aoki al comando de la NSR125 con la que logró el triunfo 400 del ala dorada en 1996

 

Nuevo siglo

 

El Grand Prix inaugural de la temporada 2001, el 6 de abril en Suzuka, comenzó con un triplete de Honda. Masao Azuma se anotó el triunfo en 125 (victoria Nro. 498), el malogrado Daijiro Katoh en 250 (499) y el nuevo astro italiano Valentino Rossi marcó la victoria Nro. 500 con su victoria sobre una NSR500 2T. Ese año, Rossi se coronó como el último Campeón Mundial de 500 cc, que dejaba paso a la actual MotoGP, por entonces con motos 4T de 990 cc.

Valentino Rossi en 2001 con la NSR500 del triunfo Nro. 500 de Honda

 

Curiosamente, Dani Pedrosa, actual compañero de equipo de Marc Márquez en el equipo oficial Honda de MotoGP, anotó la victoria 600 de la marca del ala dorada, cuando con su RS250RW 2T se impuso en el Grand Prix de Australia de 2005. Pasaron casi diez años para que el propio Marc Márquez, la gran estrella actual de Honda, anotase la victoria 700 al ganar en Indianápolis.

Dani Pedrosa con su Honda RS250RW logró el triunfo 600 en Australia 2005

 

Si bien las máquinas de Moto2 están equipadas con motores Honda, las victorias no se computan en el historial por tratarse de una clase monomarca (en cuanto a los propulsores; no así con los chasis). Así, pasará bastante tiempo para que Honda pueda anotarse otras 100 victorias participando en MotoGP y Moto3. Pero, conociendo el empeño de la marca en las carreras, seguro que lo logrará.