Argentina ’82, motociclismo al límite

 

Kenny Roberts, ganador de una carrera memorable

 

El 28 de marzo de 1982 la Clase 500 del Campeonato Mundial de Velocidad (hoy, MotoGP) escribió una de sus páginas más brillantes de la historia. Sobre el asfalto del Autódromo de Buenos Aires, Kenny Roberts, Barry Sheene y Freddie Spencer dieron cátedra de manejo y coraje para pasarse una y otra vez hasta conjugar una de las carreras más emotivas y peleadas en los anales del motociclismo. Hace pocos días se cumplieron 30 años. Estuve ahí y es un recuerdo imborrable: El GP de Argentina de la Clase 500 de 1982 fue un carrerón con todos los condimentos. ¿Me acompañan a ver el video?


El Gran Premio de Argentina de 1982 es histórico por varios motivos. Primero, porque marcó el regreso oficial de Honda (se había retirado a principios de 1968), nada menos que la marca número 1 del mundo, a las competencias. Y lo hacía a lo grande, con tres motos (la NS500R tricilíndrica) al comando del campeón mundial reinante, el italiano Marco Luchinelli (Nro. 1), reclutado de las filas del Team Gallina de Suzuki, el japonés Takazumi Katayama, y un joven norteamericano de sólo 19 años, oriundo de Louisiana, que venía directamente del Superbike de Estados Unidos para debutar ese día en la clase mayor del Continental Circus: un tal Freddie Spencer (Nro. 16) que, todavía, no se había ganado el mote de “Fast” (Rápido) que lo acompaña hasta hoy.

Barry Sheene y Freddie Spencer, dos leyendas del motociclismo

 

En Yamaha (con la YZR500 OW60), la dotación no era menor. Por un lado el equipo oficial con el “Marciano” Kenny Roberts (Nro. 3), campeón mundial 1978, 79 y 80. Por otro, el equipo semioficial de la leyenda británica, Barry Sheene (del que también hace pocos días, el 10 de marzo, se cumplieron 10 años de su muerte, víctima de cáncer), con su sempiterno número 7 en el carenado, el casco negro con el Pato Donald al frente y el infaltable pucho en la boca antes de largar (¡Qué tiempos, aquellos!).

Barry Sheene, haciendo wheelie con su Yamaha YZR500

 

Tampoco se podía dejar de lado al espectacular subcampeón mundial de 1980, el talentoso joven Randy Mamola (Nro. 2), al italiano Franco Uncini (que, a la postre, se consagraría Campeón Mundial ese 1982) y a un jovencísimo Loris Reggiani (estos dos compañeros de equipo en la escuadra campeona del mundo de Mario Gallina), que defendían los colores de Suzuki (RG500), con el famoso motor de 4 cilindros en cuadro, referencia en el mundial de la clase 500 desde 1976.

Freddie Spencer, tercero en su debut mundialista en Argentina 1982

 

Por su fuese poco, también estaba Kawasaki, con un equipo oficial que alineaba a los astros de las clases 250 y 350, el sudafricano Kork Ballington y el alemán Anton Mang.
Otro motivo que le dio fama a esta carrera fue el propio desarrollo de la competencia. Una verdadera batalla de bandera a bandera entre Roberts, Sheene y el debutante Spencer, a la que sólo le cabe un calificativo: fantástica. Como bien dice al final de su relato, el comentarista inglés de este imperdible video.

¡Qué monstruos aquellos pilotos, señores! Motores 2 T (siempre al borde de “agarrarse”), nada de electrónica, puro arrojo, talento y destreza. Inolvidable e irrepetible.
No hay muchos GP de la Argentina, de autos o de motos, que marcaran un hito en la historia de su especialidad como este de 1982 para el motociclismo mundial.

  • Noelius

    increible tantos años!!, recuerdo imborrable de verlo todavia a Randy saliendo de boxes sentado de costado en una rueda,

  • Mattu

    Lo imborrable fue la carrera de 125 con ‘Willy’ Perez y Huguito Vignetti corriendo de igual con el Continental Circus…cuenten eso que fue lo más memorable de esa jornada…!!