¿Qué sonido le pondrías a tu auto?

Todos los avances tecnológicos tienen su costo. El creciente desarrollo de autos eléctricos e híbridos es sin duda beneficioso para el medio ambiente. No sólo contaminan menos, o casi nada, sino que también son extremadamente silenciosos.

Esto último que mejora la calidad de vida al disminuir la contaminación sonora tiene, sin embargo, su costado negativo.

Sucede que los peatones muchas veces advierten que un vehículo se acerca al escuchar el ruido del motor. Pero los eléctricos y los híbridos no se escuchan y son un peligro tanto para no videntes como para peatones distraídos.

Los japoneses, pioneros en la fabricación en serie y venta de híbridos y eléctricos, como el Toyota Prius y el Nissan Leaf, ya tomaron cartas en el asunto. Ambas compañías tienen grupos de ingenieros estudiando qué sonidos agregarle a sus modelos. Incluso, ya se venden en Japón equipos que emiten distintos tipos de sonidos, entre los que no faltan el maullido de un gato o una voz humana “pidiendo permiso”.

Tanto en los Estados Unidos como en Japón, gobiernos y empresas trabajan junto con organizaciones de no videntes para buscar las mejores soluciones que contibuyan a mejorar la seguridad de los peatones. El presidente Obama también se ocupó del tema y firmó una ley que obliga a los fabricantes de autos eléctricos e híbridos a que los autos tengan sonido para que los peatones puedan advertir su proximidad. En ese sentido, los ingenieros de GM están desarrollando los sonidos que emitirá el Chevrolet Volt para cumplir con las regulaciones.

Por su parte Ford puso en su página de facebook cuatro tipos de sonidos que podrían equipar al Focus eléctrico y dejaron que la gente votara cuál le gustaba.

A mi, particularmente, ninguno me gusta demasiado. Y si de elegir se trata, en consulta entre amigos hubo opiniones diversas, desde quienes desean escuchar el bramido de un potente V8, los que prefieren tener una el ronquido de una Ferrari bajo el capot de su sencillo auto urbano y hasta quienes sueñan con escuchar la legendaria turbina del Batimóvil de 1966 cuando aceleran.

Y vos ¿qué sonido le pondrías a tu auto?