Un lugar desconectado

Vivir sin internet es difícil. Uno se desespera. Ahora, por ejemplo, intento subir una foto desde la mañana. Y nada. Da error. Queda trabada al 85%. Completando. Es el arte de ejercitar la paciencia, que la verdad que acá, es fácil de ejecutar. Ahora escribo en una hoja de word, por ejemplo, en vez de escribir directamente en el blog, como hago siempre. Y es como lo hacía hasta los 90, cuando no había internet. Teclear, escuchar las teclitas suaves de la compu, imprimir en simultáneo en una pantalla blanca que te mata la vista. Seguir leyendo