Día de la Tierra en Ipanema

El Día de la Tierra puede ser un día cualquiera, pero no en la playa de Ipanema. El clima de abril es delicioso, el otoño dorado de los cariocas, con la playa semi vacía, visitada por los frecuentadores de siempre, por ejemplo, el ingeniero forestal Marcos Costa de Andrade, más conocido como Boto Carioca, que un 22 de abril armó una exposición de sus dibujos digitales amarrados con canutos en la arena. Por suerte, rarezas como esas y otras que aparecen en las siguientes imágenes, quedaron registradas y están acompañadas de la bella voz de Otto. ¡Feliz Día de la Tierra! Y que muy pronto entendamos la importancia esencial de este hábitat que posibilita la vida.

Yemanshow

Show de bola es una expresión que se usa en portugués para expresar algo que está muy bueno. Así fue el día de ayer, 2 de febrero, domingo de Yemanjá.

Seguir leyendo

El gran abrazo de Caetano

Si Río de Janeiro funciona a energía solar, Brasil funciona a música, está en el ADN, en las raíces africanas que se mezclaron con el intelecto europeo. Una delicada simbiosis que nos endulza los oídos, sobre todo cuando se trata de bossa nova.

Seguir leyendo

2 de febrero, día de Yemanjá

Foto de Ana SchlimovichYemanjá, Iemanjá, Yemanyá, Ymoya e incluso Janaína, todas son la misma, la diosa del mar. Un orixá de la religión yoruba, proveniente del oeste de África, según la cual esta diosa o energía natural representa la maternidad y fecundidad, protege las aguas del mar y todo lo que hay en ellas.

Seguir leyendo

El último show del año

Mi historia con el Circo Voador es simple, empecé a ir porque el chico que me gustaba frecuentaba el lugar. Nunca fui una persona de recitales, de hecho tenía muy pocos en mi haber. El primer recital grande que vi, para el que viajé especialmente a Buenos Aires, fue cuando A-Ha se presentó en el Luna Park. Tenía 16 años y fui con mi hermano y un amigo: Andy Kusnetzoff. Debe ser por eso que ni me acuerdo del show, aunque me sabía las letras de memoria.

El Circo Voador es para Río lo que el Luna Park para Buenos Aires. O más. Esa esfera blanca, medio especial, rodeada de palmeras imperiales, es lo primero que se ve al pasar los Arcos da Lapa. La historia de este lugar la conté acá. Es uno de los escenarios más codiciados por los músicos brasileños y eso no tiene nada que ver con la retribución monetaria, que es casi simbólica. Es algo que ahí pasa, que no pasa en otro lugar.

Seguir leyendo