A medio kilómetro de altura

 

Bajo la sombra de un techo inclinado varios espectadores disfrutan de la vista de São Conrado y la Floresta da Tijuca. Playa, océano y bosque tropical desde 517 metros de altura.

Sobre ese mismo techo un instructor grita go, go, go, go y salta de la rampa con un turista en la espalda, en aladelta.

Diez minutos después la que está detrás de un instructor con casco, un chaleco con arneses y bastante miedo, sou eu. ¿Lista para el despegue? pregunta Ricardo Hamond, el mismo piloto con quien volé por primera vez hace siete años, desde esa rampa, con la misma cantidad de miedo. Cuando se salta al vacío la adrenalina no disminuye con la repetición. Lista. -Concentración, levantá la cabeza, no mires para abajo, no cierres los ojos, corré, corré, corré.

Es todo tan rápido. Menos llegar a São Conrado, eso no es nada rápido. Siempre hay atasco en esa parte de la ciudad donde la boca del embudo se angosta. Pero después de pasar el túnel las cosas se aceleran, o así lo siento yo que tengo el corazón galopando. Lleno un formulario en la computadora del Clube São Conrado de Vôo Livre, firmo un deslinde de responsabilidad, pago la tasa de 30 reales y subimos en jeep a Pedra Bonita por el medio de la Mata Atlántica.

Cuando Ricardo empezó a volar, en 1987, eran 15 instructores. Hoy son 80 y la pista de despegue es una fila de aladeltas y parapentes; el aladelta es triangular y se vuela acostado boca abajo; el parapente es como un gusano arqueado y se vuela sentado. “A partir de los 95 kilos se recomienda que la persona haga vuelos en parapente”, dice Ricardo mientras avanzamos en la cola. Sale un vuelo por minuto. Por día se hacen alrededor de 400. Cada vuelo cuesta R$ 350 con fotos de cortesía, y R$ 600 en temporada alta: Navidad, Año Nuevo y Carnaval; fotos y video incluidos.

Antes del salto hay una clase introductoria. -La mano izquierda sobre mi hombro izquierdo, la otra aquí, y muestra una manija que sale de su chaleco. -Cuando te diga que corras, corrés. Antes de aterrizar te voy a pedir la rodilla derecha para liberarte las piernas, y ahí también vas a tener que correr.

El vuelo es dentro del Valle de São Conrado y, dependiendo del viento, se puede llegar a una altura mayor que la del Cristo Redentor, 750 metros. Desde el aire se ve la playa São Conrado, la Pedra da Gávea, el bosque espeso de la Floresta da Tijuca, las mansiones del barrio con sus piscinas, la favela Rocinha, el morro Dois Irmãos, el Cristo y Niterói.

Dura entre 8 y 15 minutos, pero parece mucho más y es tan tranquilo que a veces uno se olvida que está flotando en el aire. La adrenalina vuelve a subir a la hora del aterrizaje, no es nada común eso de caer del cielo a toda velocidad y correr sobre la arena. Pero Ricardo es un experto, bajamos a la tierra con la delicadeza de un ave y las ganas de repetir el salto ya.

riobyjeep.com/deltaflight
Cel. +55 21 9 6463-8658 / 9 9693-8800
hamond.ricardo@gmail.com

 

  • Susana

    Esta es mi adrenalínica hija. Algunas historias las conocía, de muchas otras me voy enterando a través de estas maravillosas crónicas. Y cuando creo que ya está, siempre termina sorprendiéndome. Me encantó!!!!!

  • Mae

    Hermoso Ana! Genial tu relato, hice eso en mi ultimo viaje a río, era un sueño hacer ala delta en esa ciudad, sobrevolarla, verla desde arriba.
    Altamente recomendable para todos, incluso los miedosos. No se van a arrepentir!
    Besos Mae.

    • http://blogs.lanacion.com.ar/rio-de-janeiro/ Ana

      Tal cual Mae, no conozco un solo arrepentido de volar en aladelta

  • Imaly

    Sos una genia, Anita! Uy perdón, Ana!!!! Te quiero mucho, amiga lindaaaa! Nao posso acreditar que vc teve coragem pra saltar!!!!

    • http://blogs.lanacion.com.ar/rio-de-janeiro/ Ana

      ahaha Ima, foi com vc que fiquei em pé sobre esse teto verde pela primeira vez, lembra? tenho fotos!

  • Diego

    Que bueno, Ana! Y que registro fotográfico…Algún día me voy a animar (demasiado que me subo a los aviones, ja).
    Los que me parecen que están locos son esos que practican el wingsuit. En el siguiente clip se muestra de forma bastante impresionante lo que hacen, y de yapa están en Río, incluyendo un aterrizaje de película en pleno centro.
    https://www.youtube.com/watch?v=MAiV8RpqzME

    • http://blogs.lanacion.com.ar/rio-de-janeiro/ Ana

      La primera vez que volé todavía no existía la Go Pro :)
      Estos pibes del video, qué te puedo decir, unos genios!! quiero!!! jajaja lo único que me da miedo es aterrizar en el centro.

      • Diego

        Jajaja! Sos una loca valerosa… a mi me impresiona como pasan al lado de las rocas.
        Y supongo que para aterrizar en el centro hay que tenerla muy clara maniobrando el paracaídas para no terminar en el medio de la Presidente Vargas o Río Branco…

  • Alberto

    Siempre es un deleite leerte, hojalá tus crónicas sigan ad eternum, salute Ana.
    Alberto.

  • Analia

    Hermoso! Tuve la dicha de volar allí mismo y lo guardo en mi ccorazón como uno de los momentos inolvidables. Una maravilla

  • Melina

    Que copado!