Un lugar desconectado

 

Vivir sin internet es difícil. Uno se desespera. Ahora, por ejemplo, intento subir una foto desde la mañana. Y nada. Da error. Queda trabada al 85%. Completando. Es el arte de ejercitar la paciencia, que la verdad que acá, es fácil de ejecutar. Ahora escribo en una hoja de word, por ejemplo, en vez de escribir directamente en el blog, como hago siempre. Y es como lo hacía hasta los 90, cuando no había internet. Teclear, escuchar las teclitas suaves de la compu, imprimir en simultáneo en una pantalla blanca que te mata la vista.

Escribo en una mesa baja, de madera, en la sala de la casa, que no tiene pared. Como la mesa, es toda de madera y el techo de palma y algunas divisiones también. Usan las hojas de la palmera enteras, de pie, sostenidas con troncos finos de toda clase de árboles. Y al levantar la vista de la compu hay un mangue, vivo, fresco, y al lado una amendoeira y una pitanga. Y detrás del mangue está el mar, con la marea baja, que se retira a no sé dónde ¿dónde va el mar cuando baja la marea?

Grace Kelly, que es un gato con cara de leopardo, descansa en la entrada. Voy a probar subir la foto, quien sabe. Dos megas, ésta demora dos días. Va al 14%, quien sabe tengo suerte. Mientras, sigo tecleando. Grace Kelly cambió de posición, panza arriba. Miro la hamaca vacía. Me levanté a las 5.20 AM hoy, sin alarma, sólo porque todo lo que me rodea también estaba despertando y es como que hay que acompañar al conjunto de este universo particular y diverso. Quedó trabada al 51%. No va a subir. Lo sé porque tampoco subió el otro día, ni la semana pasada, ni casi nunca. Por eso publico poca foto. La voy a achicar en el photoshop. 352k no deberían demorar. Si yo dijera que lo único malo de este lugar es internet, no exagero. Así de enamorada estoy. Error HTTP. Casi que me rindo ¡Subió!

Cuando alguien lea esta historia tal vez yo esté boca abajo, con un tubo respirador en la boca y una máscara empañada y dé un grito ahogado y medio estúpido por el susto de ver una tortuga gigante e inesperada en las piscinas naturales de Moreré. El grito submarino me hará tragar bastante mar tibio de Bahia y la tortuga desaparecerá espantada porque los humanos con máscara de snorkel quedamos muy feos. Entonces apoyaré las patas de rana sobre los corales, después de aprender que cortan como un bisturí, me incorporaré, y con la mitad del cuerpo fuera del agua, me sacaré la máscara y diré: eso de ponerle saliva al visor para que no se empañe es mentira.

  • Susana

    me encanta cómo compartís estos momentos, pensamientos, vivencias. Me hace sentir muy cerca. Gracias!!!!!

  • Gwyneth

    que pena que no podes poner mas fotos! porque debe ser asi como el paraiso, pero sin internet, jaja! a mi personalmente me gustan los lugares que combinan naturaleza con ciudad, sera por mi natural acelere?