A la altura del Cristo

 

Hay lugares que en sí mismos no son ninguna maravilla, pero alrededor montan un marketing tan increíble que el lugar termina pareciendo maravilloso también. Con el Cristo Redentor pasaba lo contrario.

La idea de colocar una estatua de semejante tamaño en la cima del Corcovado, a 700 metros de altura, ya es impresionante. Y el paisaje a sus pies más aun. Pero el paseo consistía en hacer fila, subir, maravillarse, sacarse selfies, hacer fila y bajar, porque no había nada más. 

Hasta hace poco, si uno subía con el tren del Corcovado veía, a un lado del camino, las ruinas del antiguo Hotel Paineiras, inaugurado en la época de Don Pedro II, a fines del siglo XIX, que quedó abandonado por más de 30 años. La remodelación de este edificio y su transformación en Centro de Visitantes Paineiras es solo una de las novedades que hay dentro del Parque Nacional da Tijuca, donde está el Cristo Redentor. 

Hay una tienda de souvenirs donde realmente dan ganas de comprar recuerdos y regalos, desde tazas estampadas con la silueta del Corcovado, a muñecos de peluche de animales típicos de la región, pareos, remeras, libretas, lámparas y hasta botas de trekking de una marca brasileña.


También hay una exposición interactiva sobre el Parque e información didáctica de la fauna y la flora para todas las edades. Los chicos pueden dibujar con tiza en unos cilindros con ventanitas para sacarse fotos y mirar por unos agujeros los distintos insectos que habitan la floresta. Hay videos panorámicos sobre los deportes que se practican dentro del parque, como skate, ciclismo y escalada; una exposición super dinámica: Floresta Protectora, con el objetivo de sensibilizar al público sobre la conservación de la naturaleza; información sobre trilhas -senderos-, miradores, cachoeiras -cascadas-, y circuitos que uno puede autoenviarse por email.

El sistema de entradas para subir hasta el monumento también fue agilizado para evitar las largas filas que empezaron a crecer desde que el Cristo fue nombrado Nueva Maravilla. La venta de entradas anticipada es a través del site www.paineirascorcovador.com.br y cuestan Hay vans que salen desde Copacabana, Largo do Machado y Barra da Tijuca y suben directo hasta el Centro de Visitantes, donde reciben un fast pass para llegar hasta el Cristo con embarque especial, sin fila. Las entradas también puede ser compradas rápidamente en el propio Centro, que está abierto de 8 a 19hs y, durante los Juegos Olímpicos, hasta las 22hs.

Desde Copacabana y Largo do Machado la entrada -con traslado- cuesta R$68; R$44 para chicos de 5 a 11 años y R$37 para mayores de 60. Desde Barra da Tijuca cuesta R$100, R$76 y R$69 respectivamente. Y comprando la entrada en Paineiras los precios son: R$ 38, R$14 y R$7.

El Parque renovó senderos, como el que va desde el Parque Lage al Corcovado, que ahora es más largo, pero más suave y con algunos miradores que antes no tenía. Hay nuevos lugares para bañarse: las cascadas Gabriela y Cachoeira da Baronesa, con accesos señalizados. Y durante los Juegos habrá foodtrucks estacionados en diversos lugares como Vista Chinesa, Pedra Bonita -desde donde saltan los aladeltas-, el Mirante Dona Marta y la Floresta da Tijuca, la cuarta área verde urbana más grande de Brasil.

  • Gwyneth

    Que lindo! Ya me dio ganas de ir!

  • CARO

    q lindo todo esto ANA! sin dudas tengo que volver para verlo! .
    tus relatos siempre tan concretos y reales.. que por momento hace que nos veamos ahi junto a vos.. ;)