Viernes 3 pm

Viernes, 3 pm. 2009. Recorro en moto la avenida Mem de Sá -la arteria principal de Lapa- de principio a fin. La ciudad está en llamas, los termómetros callejeros muestran 43 grados. Dentro del casco deben hacer 48. Pero el infierno se evapora al llegar a la subida de Alto da Boa Vista. Su nombre dice todo, curvas ascendentes, vistas deslumbrantes, verde, flores y frescor en el aire. Atravieso toda la Floresta da Tijuca, el cuarto parque urbano más grande de Brasil, hasta llegar a la casa de Aluá, que vive en una comunidad. A las favelas ahora se las llama así. Seguir leyendo

La primera vez de Juana Molina

-Es argentina. Es la Björk argentina, vocês vão gostar, le dice a sus amigas el chico que está sentado en la fila de atrás. Entre las butacas de Oi Futuro Ipanema también están Paulinho Moska, Moreno Veloso -hijo de Caetano- y la cantora Nina Becker.

Suenan tres timbres, se apagan las luces y en un video Nelson Motta da la bienvenida a la cuarta edición del Festival Sonoridades. Presenta a Juana Molina, a quien todos conocen por sus personajes televisivos y no tantos saben que su tercer disco, Tres Cosas, fue incluido entre los 10 mejores del año por The New York Times; y a su invitado, el director, productor musical y violonchelista carioca Jaques Morelembaum. Seguir leyendo

A medio kilómetro de altura

Bajo la sombra de un techo inclinado varios espectadores disfrutan de la vista de São Conrado y la Floresta da Tijuca. Playa, océano y bosque tropical desde 517 metros de altura.

Sobre ese mismo techo un instructor grita go, go, go, go y salta de la rampa con un turista en la espalda, en aladelta. Seguir leyendo

De película

Ta bom, ta bom, yo voy. Esta vez me toca. Cuántos favores ya me hicieron. Cuántas veces me trajeron paquetes pesados de afuera, tecnología que en Brasil cuesta cinco veces más. Ta bom, voy yo a retirar las credenciales a la sede del Festival de Cine do Rio, en el armazém 6 del Pier Mauá, esa tierra de nadie y llena de escombros que, aunque recién empezó la primavera, hierve. Ta bom, por una vez, qué me va a pasar. Es grato recompensar. Total, me levanto temprano, arreglo la casa, me visto para la entrevista de trabajo que tengo a las 11.15 y me tomo el Metrô hasta Uruguaiana. Aprovecho y compro unos auriculares nuevos en los puestitos de la Avenida Presidente Vargas y camino hasta el Pier Mauá. Caminar es lo mejor. Andar en auto un viernes en el centro es una de las torturas más modernas que hay. Seguir leyendo

Noches Tropicales

Beco es una de esas palabras fantásticas que sintetizan cosas. Beco: callejón sin salida. Así como arrepiar es causar escalofríos, que se te ponga la piel de gallina. Exactamente lo que sucede al escuchar a Letuce interpretar la canción O Amor em Paz, de Vinicius de Moraes y Tom Jobim en el Beco das Garrafas.

Seguir leyendo

Sin comentarios

Dos orquestas en un circo

Aquí é o Rio de Janeiro, las orquestas van con una r en el medio, son para bailar, y los circos, también. El sábado a la noche el Circo Voador tuvo doble dosis de orquesta, una voladora y la otra jamaicana. No es la primera vez que tocan juntas en el Circo y cada vez que lo hacen la platea se transforma en una pista de baile. Seguir leyendo

Sin comentarios

La Academia

Drogaria es farmacia, borracharia es gomería y gimnasio es academia. Esta semana me anoté en la academia, donde no se estudia, se malha, se hacen músculos. Así le dicen a hacer aparatos, en Argentina aparatos de gimnasia, en Brasil aparatos de musculação. Seguir leyendo

El exorcista

El Templo dos Anjos queda en una cuadra apartada del barrio de Lapa. Lo único que lo delata es la luz violeta que se escapa por entre las cortinas de tiritas, como las que había en los almacenes y después se pusieron de moda, pero con canutillos. Si uno pasa por delante y no sabe, pasa de largo. Por fuera es una casona antigua, por dentro, un templo con piso de mosaicos blancos, paredes blancas, sillas de plástico blancas, imágenes de Jesús, de arcángeles, inscripciones en hebreo, un cartel que explica sobre los cursos de cábala, un mostrador donde cobran pequeñas contribuciones, otro donde venden salgados, tortas, café y gaseosas, un entrepiso y una luz violeta fuerte que evita que el lugar parezca la sala de un hospital.

Seguir leyendo

Rio-20. Demasiado bueno para ser real

Esta crónica la escribí hace poco menos de dos años. Es antigua pero también un anticipo, no de lo que sucederá en el Mundial, eso nadie lo sabe y Brasil es como un mago, el panorama siempre parece turbulento pero de alguna forma casi milagrosa todo sale bien. Es un anticipo de un futuro post.

Así las cosas, con puntos suspensivos… Seguir leyendo

Cenizas, basura y mujeres

La quarta-feira de cinzas, el miércoles de cenizas, el último día de Carnaval, es historia. Se apagó la llama. Se acabó la fiesta. Quedaron las sobras. Muchas. Toneladas de basura. Los barrenderos van por su octavo día de huelga y desde las 10 de la mañana están movilizándose en el centro de Río. No hubo acuerdo todavía. La ciudad está entrando en estado de putrefacción, la lluvia por fin llegó y las consecuencias son nefastas. Es bueno que esto suceda, lo lamento, pero es realmente bueno. No sólo para valorar el trabajo de esas personas que nadie mira cuando camina por la calle, sino para dejar en evidencia que por más que haya 50 mil barrenderos, generamos demasiada basura. Todo descartable, la utilidad de las cosas dura lo que se demora en bajarse una cerveza, un agua “mineral”, un antifaz en la cara, un spray de esos que tiran espuma. Todo tan efímero como el mismísimo Carnaval. Lo que se invierte en fabricar todo eso y lo que demora en que todo se descomponga, si es que un día desaparece, no tiene relación con los cinco minutos que dura la diversión, la satisfacción del deseo. Seguir leyendo