Realismo mágico

Hay un chino en mi casa. Eso es porque la nota que escribí sobre los actos piscomágicos de Alejandro Jodorowsky fue traducida al francés. La publicaron en el diario Courrier International y la leyó Marianne Costa, ex pareja, colega durante catorce años y co-escritora de dos libros con Jodorowsky. A partir de ese texto Costa decidió volver a dar clases sobre psicomagia, y me invitó a una en Buenos Aires. Así que fui y le alquilé mi casa al chino.

Seguir leyendo

La suerte de los Búzios

Los búzios son caracoles. Chiquitos, redondos de un lado y con una abertura que parece la boca de las modelos en las producciones de moda del otro, medio entreabierta, medio hastiada. En Brasil existe el juego de búzios, traído por los descendientes africanos y usado para adivinar la suerte, que depende de si, al lanzarlos, caen abiertos o cerrados. Quién no ha visto por acá uno de esos carteles que dicen “Búzios, Tarot, Traigo la Persona Amada en Tres Días”. La suerte ¿qué es la suerte?

Seguir leyendo

Che ¿qué es la capoeira?

Un arte marcial, una danza; expresión corporal, acrobacia y música, todo esto forma parte de la capoeira, una creación afro-brasileña de los descendientes africanos con influencias indígenas que surgió a principios del siglo XVI y en noviembre de 2014 fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En Bahia es donde más se practica, pero hay escuelas de distintas corrientes de capoeira por todo Brasil. Destreza, fuerza, armonía, sincronía y flexibilidad son algunas de las cualidades que se necesitan y desarrollan con la práctica de esta actividad que tiene adeptos en el mundo entero. En este micro video, el Che, un bahiano radicado en la isla de Boipeba, habla del berimbau, el instrumento fundamental de la capoeira e ilustra este arte que forma parte de su vida. ¡Activen los subtítulos!

Capoeira en Moreré from Ana Schlimovich on Vimeo.

Sin comentarios

Sabores nativos de São Sebastião

Hoy es el día de São Sebastião, el patrono de Río de Janeiro y de Cova da Onça, el pueblo de pescadores en el que estoy, que se llama oficialmente como el patrono que veneran, São Sebastião. Desde el viernes estamos de fiesta, procesiones marítimas con el Santo, con música, con barcos adornados con palmeras y árboles y flores y mujeres disfrazadas y alcohol. Decenas de barcos, lanchas, canoas y yates salen a navegar con la banda de la iglesia tocando en vivo y bajan en la playa paradisíaca de Pratigi y en bancos de arena que aparecen y desaparecen con las mareas.

Seguir leyendo

Un lugar desconectado

Vivir sin internet es difícil. Uno se desespera. Ahora, por ejemplo, intento subir una foto desde la mañana. Y nada. Da error. Queda trabada al 85%. Completando. Es el arte de ejercitar la paciencia, que la verdad que acá, es fácil de ejecutar. Ahora escribo en una hoja de word, por ejemplo, en vez de escribir directamente en el blog, como hago siempre. Y es como lo hacía hasta los 90, cuando no había internet. Teclear, escuchar las teclitas suaves de la compu, imprimir en simultáneo en una pantalla blanca que te mata la vista. Seguir leyendo

El pueblo de los pescadores

Es de noche. Pueden ser las once o las tres. Las olas golpean la pared de la casa con tanta fuerza que pareciera que en cualquier momento los cimientos van a desenterrarse de la arena y salir navegando. Una casa-barco, de dos pisos. Abajo funciona una panadería, arriba la casa, tipo loft, construida en la orilla cuando no había ley que lo impidiera. De un lado el mar, del otro, la calle de arena de Cova da Onça -Cueva del Leopardo- donde se alinean la mayoría de las casas, todas pintadas de colores estridentes, todas bajas. Un temporal inundaría el lavadero. Porque el balcón, que tiene el mismo ancho de la casa, unos cuatro metros, no da al mar, el balcón y los ventanales de madera dan a la calle principal. Al mar dan el lavadero y el baño. En un pueblo donde las abuelas salen a pescar con sus nietos, la vista al mar no significa ocio. Seguir leyendo

Sin comentarios

Rutas nordestinas

Lo increíble es que parecía una buena idea. En vez de ir al aeropuerto, volar dos horas, pasar una noche en Salvador, cruzar en ferry una hora y media hasta la isla de Itaparica, viajar tres horas más en ómnibus a Valença y de ahí tomar una lancha que puede demorar entre una o dos horas -según las mareas- hasta Boipeba; sentarse 24 horas en un micro que va directo de Río a Valença parecía una gran idea. Seguir leyendo

Manguebeat

El guaiamum es un cangrejo azul con un caparazón que puede alcanzar el tamaño de un plato de postre y vive en el nordeste brasileño, por ejemplo, en Bahia. El macho tiene las pinzas desiguales, una enorme, la otra no. Y puede ser diestro o zurdo. A la hembra le dicen tapajoca y los marisqueros tradicionales no la atrapan, o cuando la atrapan la sueltan (o deberían) para que se reproduzca. Hace varias semanas que nombro al guaiamum, escribo su nombre, lo miro en las fotos que saqué en el manglar de Ponta dos Castelhanos, y dentro de una rueda de tractor, cuando ya estaban atrapados. El guaiamum forma parte de las comunidades tradicionales pesqueras, como la de la isla de Boipeba, sobre la que hace varias semanas, escribo, borro, reescribo, avanzo, retrocedo, ando para los costados como los cangrejos, pierdo el rumbo, y después lo encuentro. Seguir leyendo

Sin comentarios

Feriado

El siete de septiembre de 1822 fue declarada la independencia de Brasil de las cortes portuguesas por Don Pedro en Río de Janeiro. Hoy la playa de Ipanema debe haber explotado. Si es que hubo sol. Voy a ver el Climatempo. 24 grados. Muchas nubes dice. Seguir leyendo

Desde el cielo

Estoy en el cielo, con Jesús. En la cama. Y para donde miro hay verde, hay mar, hay celeste. Hay un sabiá, un zorzal, que se pelea con su propio reflejo contra el vidrio del baño. Son las cinco y media de la mañana y el cielo parece de fuego. Los rayos de un sol oblicuo y todavía tibio atraviesan las amendoeiras y la habitación, que es toda de vidrio, hasta iluminar partes de la hamaca en la terraza y la bañera de madera para dos personas que está a la intemperie, rodeada de bosque tropical. Seguir leyendo

Sin comentarios