Notre Daño. Notre Gólgota

 

La mirada desconcertada y descreída sobre un punto de Fe ….

Si nos pusimos así frente a un daño sin víctimas y materialmente reparable, imaginen cómo se sintieron quienes lo vieron morir en vivo y directo en el Calvario…

Él mismo se desmoronaba en el Gólgota como hombre para reparar, como Dios, nuestro propio daño…

Ahora solo queda esperar al tercer día. Porque hay rAZones que solo la Fe sostiene de la A a la Z. Y el que cree y el que espera, lo supera…

Amén.