Gemas de la Misericordia Infinita

 

 

Viernes 4pm:  llegan mis hijos a la parada, como siempre: cansados, callados, arrastrando mochilas con tareas y con hambre. A modo de animarlos, les digo:

-    ¡Se viene el finde, chicos! Va a haber un gran evento en la nueva capilla el domingo-

-    ¡¿Ya sacaste entradas?!- me interrumpen al unísono y con una fuerza y entusiasmo que pensé que se había subido otro grupo al auto. Pero eran todavía mis hijos quienes, aunque agotados del colegio, parecían haber “resucitado” con “super poderes” para hablar de lo que ellos creían y querían. Si bien en ese momento me acordé de que, la noche anterior durante la cena, habían hablado sin parar del estreno de “Avengers: EndGame”, decidí continuar:

-    Parece que en la nueva capilla hacen una gran fiesta el domingo por el Día de la Divina Misercordia. Es que la capilla se llama así.

Hablemos de sintonía y concordancia familiar, ¿verdad? Pues, no. Este, evidentemente, no fue el caso. Yo estaba en un canal totalmente diferente al de mis hijos. No opuesto, pero divergente. Decidí, entonces, sumarme primero al de ellos para poder entender y luego saber converger.

Apenas llegamos a casa, les pedí ver la precuela para estar “tuneada” para el estreno. ¡Cómo no lo hice antes! Qué felicidad tenían ellos de verla de nuevo, de verla conmigo y de explicarme detalles, personajes y estrategias de los héroes. Y mi felicidad fue mayor aún. La película me gustó, pero más disfruté de lo que generó entre nosotros.

Domingo 10am.

Sí, horario típico de misa dominical, pero inusual de función de cine.

Es que este estreno, furor en la taquilla mundial, se ofreció en muchas más salas y horarios que los de costumbre. Me gustó mucho la película. Si bien es ciencia ficción, el guion toca temas de gran valor humano como la amistad, el amor, la fuerza de la unión y del sentido de la familia y de los equipos. Y también habla de dar la vida por los amigos. ¿“Spoiler”? Pues sí. Pero igual todos estamos vivos y vivimos gracias a un gran “spoiler” de todos los tiempos: Jesús muere. Jesús resucita.

Esto me da el pase de ser Capitana Marvel, digo de Capitana Mamá a Catequista Mamá. Porque hoy necesito decirles algo directamente a mis cuatro hijos.

Queridos Fant4sticos,

Como les había adelantado, este fin de semana también es el día de la Divina Misericordia. Ustedes conocen la imagen que la representa: Jesús resucitado con un corazón del que brotan dos rayos. Para que me entiendan de una, chicos: estas son las “gemas” que brillan en el pecho de Cristo. La blanca simboliza el agua y la “gema” roja, la sangre. Ambas expanden su resplandor hasta nosotros en forma de sacramentos y dones del Espíritu Santo, a quien se representa con el agua.

Divina Misericordia @aciprensa

Sor Faustina Kowalska recibió y escribió la revelación sobre esta imagen según Jesús mismo le indicó. Y, chicos, entre nosotros y con todo respeto, creo que el lenguaje que usa se parece bastante al de los héroes de película que luchan por la justicia…  A saber:

  • * Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá. Prometo, ya aquí en la tierra la victoria sobre los enemigos y en la hora de la muerte. Yo mismo la defenderé como mi gloria (48).
  • * Me queman las llamas de la misericordia, deseo derramarlas sobre las almas de los hombres. Oh, qué dolor me dan cuando no quieren aceptarlas (…) (1074). La humanidad no encontrará la paz hasta que no se dirija con confianza a mi misericordia (300).
  • * Es la señal de los últimos tiempos. Todavía queda tiempo… (848). Quien no quiere pasar por la puerta de mi misericordia, deberá pasar por la puerta de mi justicia (1146).

Queridos hijos míos, mi misión como madre es estar al alcance de sus prioridades y necesidades, como también inculcarles aquellas que creo que son importantes para su formación y salvación. Gracias por hacerme entender la “urgencia” y “necesidad” de ver una película que tanto esperaban este fin de semana. Yo, en cambio, andaba más pendiente del Domingo de la Misericordia. Déjenme explicarles porqué:

Creo que por las “gemas” de la Divina Misericordia vale la pena luchar y vivir. Las dan en “salas” especiales. Por eso vamos a misa.

Mamá disfrAZada de A-Z @granamigo anónimo

Además, reconozco que para superheroína no califico (aunque me haya disfrAZado de A a Z en varias fiestas de cumpleaños de ustedes). Pero como catequista creo que tengo más chances. Y en esas estoy siempre.  ¿Quieren saber por qué? Porque sé que ustedes vivirán si están cerca de quien, de verdad, tiene en sus manos “las gemas” del tiempo, de la mente, de la realidad, del poder, del espacio y, sobre todo, del ALMA.

Dios es el infinito, la eternidad. Y es quien decide cuándo “termina el juego” de nuestra vida.

Es por eso que, hijos adorados a quienes quiero y necesito proteger y fortalecer, el viernes les anuncié la fecha litúrgica con tanto énfasis como ustedes me anunciaron la de taquilla. Disfrutar de ambas es una bendición. Defender y protegernos a la luz de las “gemas” de la Divina Misericordia es nuestra salvación para toda la eternidad.

Con amor infinito y el superpoder de nuestra Fe.

Mamá

P.D. Gracias Juan Ignacio Rela por sumar tu superpoder fotográfico para aumentar nuestra Fe.