2018: Mi abrAZo de pAZ de A a Z

 

Cuando escribo un mensaje, carta, correo o chat así me despido:

Te mando un abrAZo de la A a la Z”.

Porque adoro las letras y porque quiero que sepan que mi abrAZo es largo y (con)sentido. Hoy quiero despedir el año deseándonos y deletreando un abrAZo de pAZ que encierra muchas de las lecciones aprendidas este año y en proceso de aprender. Por eso son, a su vez, mis metas para el nuevo año. Creo que la pAZ del mundo que todos deseamos para el 2018 empieza con la pAZ interior de cada uno. Y en mi caso, si uno la rAZón al corAZón, sé que los siguientes propósitos me ayudarán a lograrla, a mantenerla y a compartirla:

Aceptar y agradecer mi vida tal cual es hoy.

Bendecir la mesa que me alimenta y el techo que me protege.

Callar. Aun cuando (crea que) tengo razón.

Charlar. No solo chatear.

Disfrutar (sin culpa) lo que tengo, logro y recibo.

Escuchar sin pensar en lo que voy a contestar.

Facilitar el encuentro y el diálogo sincero.

Guardar sigilo y discreción.

Huir cuando comienza el chisme y la crítica.

Informarme antes de opinar.

Jugar con los niños y a ser niños.

Kilometrar viajes de ensueño y despertar un día en ellos.

Lijar asperezas y malentendidos.

Llamar. No solo “textear”.

Meditar a diario.

Nutrir mi cuerpo, mente y espíritu.

Ñangotarme porque de cuclillas puedo ganar una nueva perspectiva y hacerme humilde.

Otorgar el beneficio de la duda antes de juzgar.

Perdonar rápido.

Quejarme menos.

Rezar en soledad y en comunidad.

Solidarizarme con quien necesita una mano, una oreja y un corazón.

Tolerar más.

Usar mis talentos.

Vaciar mi ego para llenar mi alma.

WiFi-ar menos y conectarme más al tiempo real.

Xerografiar lo que no quiero ni debo olvidar. Porque la nube se nubla.

Yacer. Saber parar y descansar.

Zambullirme en el presente para vivir plenamente el aquí y el ahora de cada día. Porque parece -¡tan solo parece!- que se repite 365 veces. Pero no es verdad.

Cada día del próximo año será único. ¡A vivirlo como tal pues!

Gran abrAZo de la A a la Z ida y vuelta. ¡de la Z a A también! :-)