Siempre hubo una mujer que me volvió a Dios.

(Fuente de la imagen)

Cada historia va cambiando. Cada crónica va apareciendo. Cada Milagro Personal sigue pasando. Y Parroqui@ Online está ahí para contártelo. Hoy me toca ser un padre de 57 años…

Desde chico, siempre fui a escuela del estado y mis padres eran católicos pero no practicantes. Puedo decir, además, que en casa éramos más “hinchas” de María que de Jesús. Siempre recuerdo que cuando comprábamos un auto, lo primero que hacíamos era subirnos para ir a Luján y recibir la bendición de la Virgen.

Nunca me impusieron la religión y como en la escuela no había catecismo, yo prefería usar ese tiempo para irme a jugar a la pelota con amigos. Toda esta historia me llevó a tomar la Primera Comunión recién a los 22 años, de la mano de la que por entonces era mi novia. Ella me empezó a llevar a Misa en la iglesia Nuestra Señora de Lourdes de Flores. Allí conocí a un sacerdote maravilloso, el padre Jorge Herrera Gallo, que comenzó a despertar mi amor hacia un Dios totalmente distinto del que yo imaginaba. De una manera bien desacartonada, ese gran cura me presentó al Jesús que me acompaña desde aquellos tiempos, el del amor infinito y la alegría de poder contarlo siempre con uno.

Así fue como empecé a ir con más frecuencia a Misa y el padre Jorge me  preparó para tener mi primer encuentro fuerte con Jesús. Entonces me regaló la posibilidad de hacer mi Primera Comunión en la Misa de Navidad de 1982. Estoy convencido de que fue Dios el que eligió esa fecha y me hizo compartir “su fiesta de cumpleaños”, algo que nunca olvidaré.

Mi fe renació en una Navidad, en Nuestra Señora de Lourdes y con el protagonismo de María en esa fecha fundamental.

Al poco tiempo, con todo el entusiasmo del mundo, ya estaba metido en retiros y hasta pasé a formar parte de las organizaciones de los mismos en el Movimiento de Jornadas.

De no tener nada que ver con la Iglesia, de pronto, me encontraba haciendo de todo un poco y, encima, como instrumento de Dios para llegar a mucha más gente. Todo era una fiesta.

Años más tarde conozco a quien es la mujer de mi vida, la que me regaló tres hijas divinas, la que camina a mi lado desde hace veinticinco años.

Cuando nos casamos, nos iba bien en todos los sentidos y, como pasa muchas veces, estuvimos un tiempo algo alejados de Dios. Sabíamos que Él estaba siempre a nuestro lado pero pensábamos que no lo necesitábamos.

Es bastante común que cuando las cosas van bien en la vida y en lo material, a pesar de que no debiera ser así, uno se aleja de la Iglesia. Y cuando la situación se revierte y las papas queman, vuelve por necesidad.

Por suerte, no tuvimos que esperar ese momento de papas quemadas para sentir la necesidad de volver. Ese momento llegó con el nacimiento de nuestras hijas. Allí, la decisión casi exclusiva de mi mujer fue fundamental para la elección del colegio al que iban a ir, priorizando una educación con valores cristianos, por sobre todas las cosas. Comenzamos a regresar.

Otra vez, unas manos femeninas, (ahora un “cuarteto de mujeres”) organizaba mi regreso al amor de Jesús.

Suele decirse que uno de los caminos más seguros para llegar a Dios es a través de María.

A lo largo de mi vida, siempre hubo una mujer alentando mis reencuentros. Y a todas las asocio con la figura de esa María que siempre te da una mano para llegar a su hijo.

Cuando se acercaba la Comunión de las chicas, me daba cuenta de que tenía que acompañarlas en su formación. Al principio lo hacés casi por obligación y enseguida entendés que está muy bueno. Que también a uno le sirve. Y cómo!

Sin embargo, para ser fiel a mis “malas costumbres”, al tiempo me volví a alejar, en coincidencia con la muerte de mi padre, en 2001. Ahí me enojé, no entendí nada y estuve bastante mal por mucho tiempo.

La muerte de mi viejo coincidió con un bajón laboral y graves problemas económicos. Tuve que buscar una nueva forma de subsistir y comencé a manejar un transporte escolar. Este trabajo me daba el ingreso que necesitábamos en casa pero no me hacía muy feliz porque no era lo que había buscado toda mi vida. Por suerte, me permitía seguir con algunos clientes de mi otra actividad pero todo fue decreciendo por falta de tiempo. No le podía decir a un cliente, “esperame que hago el pool del mediodía y vuelvo”. Todo eso me llevó a caer en una fuerte depresión, enfermedad que ven todos los que te rodean menos vos.

Pasé bastante tiempo en esa situación hasta que un cuñado me invitó a un retiro de Entretiempo en el que participaba como uno de los organizadores. La historia se completa porque al año siguiente me convocaron a la apertura de una nueva zona para ese tipo de encuentros con Jesús y allí cambió mi vida, sin lugar a dudas.

Pasados los cuarenta, comencé a conocer amigos que nunca hubiera imaginado ni en los sueños más optimistas.

Hasta ese momento estaba convencido de que las amistades de fierro eran aquellas forjadas en la infancia, el colegio y la facultad. Después de determinada edad es como que el ser humano ya no busca más amigos, se conforma con los que tiene y ya ni le interesa sumar nuevos.

Con la presencia de Dios, uno conoce tipos que son verdaderos hermanos. Y eso te ayuda a salir adelante de cualquier cosa que te pase.

Con estos nuevos amigos compartí el dolor de perder a mamá y sentir todo el amor de Dios en esa Comunidad que me dio su incondicional apoyo y me ayudó a seguir adelante.

Si vuelvo unos años atrás hasta la muerte de mi viejo, la diferencia es notable.

Cerca de Dios, todo es más fácil. La paz que te da, en las buenas y en las malas, es increíble.

Si hoy pudiera volver a los espejos que fui dejando a lo largo de mi historia personal, entre claros y oscuros, les preguntaría cuáles fueron las causas de los alejamientos y acercamientos que tuve, sabiendo de qué se trataba la cosa, sabiendo que había algo mucho mejor.

No tengo respuestas pero sí enseñanzas que son ni más ni menos que el producto de la experiencia.

Algo fundamental que aprendí (no sé si para quitarme algo de culpa) es que los tiempos de Dios sólo los maneja Él. Lo que nosotros tenemos que aprender es a manejar nuestros tiempos “para” Dios.

Y como Él está en cada uno de los que nos rodean, si uno sabe ver a ese Jesús en el otro y ese otro lo puede ver en vos, todo se hace mucho más fácil.

Además, con mi historia, si se me cruza por la cabeza alejarme de nuevo, estoy seguro de que siempre voy a tener una mano femenina (me rodean) para hacerme volver de inmediato.

Hoy comparto con mi mujer, como pocas veces antes, este camino. Juntos nos regalamos a Dios en cada paso y eso no lo cambio por nada. Además, tenemos a María que nos tiende su mano siempre.

Sin comentarios

El Resucitar Cotidiano

Uno, cuando viene al mundo, ya viene ahí “conectado” pero después a medida que va pasando la vida es uno quien elije ir alejándose.

En un momento empecé a sentir mucha angustia. Me miraba a mi mismo y me daba cuenta que me faltaban cosas. No disfrutaba de mi familia como debería. No disfrutaba de mi vida como la tenía que disfrutar. Estaba como en un callejón sin salida. Angustiado. Deprimido. Me faltaba algo y no sabía dónde estaba

 

Hoy soy un padre de 44 años. Yo me metí mucho en el trabajo. Le puse todo. Empecé a trabajar de muy chico. Terminé el colegio, hice el servicio militar, empecé la facultad y en la mitad de la facultad ya empecé a trabajar. Y ahí no paré.

Llegó un momento que estaba muy metido en eso, estaba muy pocas horas en casa. Llegué a irme un mes y medio de mi casa por mi trabajo. En el 2003 por cuestiones laborales había estado durante el fin de semana en Río Gallegos, vuelvo el lunes y me dicen te vas a Santa Fe y volvés entre miércoles o jueves a más tardar … y volví a casa 1 mes y medio después. Una locura. Y eso no pasó una sola vez. Pasó muchas veces.

Y esta vida de nómade hace que con mi mujer, que también trabaja, tengamos la vida organizada con mis viejos y mis suegros.

Y a medida que me acercaba a los 40 años veía que estaba entrando de cabeza a la crisis propia de la edad. La cuestión es que esto me tenía muy triste. No lograba encajar algunas piezas de mi vida; me faltaban cosas.

Buscaba con qué compararme, tratar de ver cómo era mi vida en aquellos días y me imaginaba a mí mismo volando en un avión, me quedaba dormido y al despertar no había nadie. Ni pasajeros, ni tripulación, nadie. Y eso me llevaba a pensar que por más que el avión siguiera andando en piloto automático, eventualmente, en algún momento se iba a quedar sin combustible. Podría llegar a planear un poco más. Pero al final de cuentas, se iba a estrellar. Ese avión era MI vida.

Ya la salud había presentado algunos problemas. Una época en la que había estado trabajando muchas horas seguidas, de golpe, me estallaron las cuerdas vocales. Me salió un nódulo. Y ningún especialista se animaba a tocar porque me podía llegar a quedar mudo. Y la voz, es mi herramienta de trabajo. Y fue cuando me pusieron la máscara de oxígeno en el quirófano que tuve el primer click, aunque todavía me faltaba algo.

Si bien yo nunca estuve totalmente alejado de Dios y de la Iglesia, es como que iba por un camino distinto. Y en uno de esos caminos me reencontré con un compañero mío del colegio. Lo reencontré en la vida. En esos reencuentros que con el tiempo, después, uno se da cuenta que nada es casualidad. Y hablando de todo un poco me invita a ir a Entretiempo que es una comunidad donde se hace retiros para mayores de 35 años. Primero le digo que no, más de una vez lo que quiere decir que fueron un par de años los que me negué. Hasta que en definitiva le digo que sí y voy al Entretiempo Nº52 (www.retiroentretiempo.com.ar) y eso fue un quiebre muy fuerte porque, en definitiva, lo que logré hacer fue abrir el corazón. Escuchar desde otro lugar. Los que creemos en esto sabemos que es así. Jesús está al lado nuestro siempre. El tema está en abrirle el corazón y dejarlo entrar. Cuando vos le abrís el corazón le estás abriendo la puerta y ahí cambia todo. La cabeza cambia. La vida cambia. Uno ve las cosas de distinta manera.

Tuve una infancia en la que me sentí bastante solo muchas veces pero dentro de todo tuve una vida normal. Y el quiebre llegó ahí. Ese Entretiempo fue como un fuego. Después de haber participado me invitaron a unirme para estar en Equipos. Y a partir de ahí te das cuenta que nada es casualidad.

Y después de haber participado de esto uno baja cambios. Y te das cuenta que la vida misma de cada uno necesita un parate. Necesita de ese tiempo. Uno tiene que frenar para planificar lo que viene. Uno ya vivió una gran parte de su vida, formó su familia. Y hay que encarar el segundo tiempo de cada uno.

El tema es valorar lo que uno tiene constantemente. Por ejemplo hoy tuve mi día libre. Estuve con mis hijos. Con mi mujer. Con mi familia. Pudimos disfrutar juntos. Nos reímos. Compartimos. Y eso no tiene un valor material pero si tiene un valor sentimental, humano y afectivo maravilloso. Y el anterior “yo” hubiera buscado algo para hacer referido a lo laboral y se hubiera perdido de disfrutar de este día con los suyos. Me hubiera enganchado en algo para conseguir un mango más.

Me doy cuenta que mi hijo mayor que ya tiene 16 años es un animal grandote al cual no puedo estar abrazando constantemente como antes pero todavía si puedo jugar con él un picadito y es maravilloso. Al más chico que tiene 11 todavía lo puedo levantar o andar en bicicleta juntos. Justo hoy en el picadito colgamos una pelota y fue toda una aventura intentar recuperarla. Y son cosas irrepetibles. Uno se da cuenta que es necesario esto de abrazar a los hijos. Y la idea es no darse cuenta tarde. El anterior “yo” se hubiera perdido de esto, como te decía, por estar laburando.

Y enseñarles a ellos que hay un camino en la vida para cuando la crisis llega. Porque, inevitablemente, la crisis, llega. El golpe te va a venir. Ya sea un problema de salud, laboral, con tus padres, un problema matrimonial; lo que sea. En algún momento la vida te va a poner un golpe porque son las reglas de juego. Y en ese momento o te tirás debajo de un tren o buscás una alternativa que te ayude a superar ese momento. Y tratar de ver las cosas buenas que van a venir una vez que pase ese bajón. Porque siempre viene algo bueno después. La vida te quita pero también te da. Y ahí es donde te das cuenta que al lado tuyo está este flaco pelilargo que vino hace más de 2000 años. Está y te marca las pautas de cómo son las cosas en la vida. Y yo creo que esto es así. Tengo muy grabada la historia del hombre que iba caminando por la playa y se da vuelta y le dice Padre, porqué en los peores momentos de mi vida me dejaste solo, se ve solo un par de huellas en la arena. Y Dios le contesta, hijo, porque fue en esos momentos de angustia y desazón donde yo te llevaba alzado.

Ahí es donde empezás a darte cuenta. Esa es la cuestión, darte cuenta.

Acaba de pasar la Navidad y uno siempre termina pensando en los regalos. Pero qué más le podés pedir a la vida si ya te regalaron todo. Empezando por haberte regalado la vida misma. Si todavía podés disfrutarla, te regalaron salud. Los ojos para ver el mundo maravilloso que nos dieron. Las piernas para correr y disfrutar. Tenés el tacto. Tenés los seres queridos. Tenés tantas cosas que te preguntás qué más te pueden regalar. Ya está todo regalado.

Y después el tema del renacimiento de todos los años. Nace nuevamente. Si Él nace todos los años te demuestra que si Él puede renacer; nosotros tenemos que “renacernos” o “reinventarnos” constantemente. Porque uno, cuando viene al mundo, ya viene ahí “conectado” pero después a medida que va pasando la vida es uno quien elije ir alejándose. Y después viene le camino de reencontrarse.

Tal vez mi quiebre fue recordar el cuando era chico. En el colegio, uno se arrodillaba y rezaba, había un vínculo. Y eso después se cortó. Y en un momento empecé a sentir mucha angustia. Me miraba a mi mismo y me daba cuenta que me faltaban cosas. No disfrutaba de mi familia como debería. No disfrutaba de mi vida como la tenía que disfrutar. Estaba como en un callejón sin salida. Angustiado. Deprimido. Me faltaba algo y no sabía dónde estaba. Y me ayudó mucho Entretiempo. Fue clave. Porque aparte de lo que va pasando en sí, es lo que yo sentía adentro mío. Es algo muy fuerte. Y más allá de todas las cosas que empezamos a compartir a partir de ahí, está bueno esto de tener un ratito diario para hablarle a Él. A veces uno se levanta diciendo “hoy pongo el día en TUS manos”. Y la verdad que arrancarlo así ya es distinto. Vas por la calle, o vas en el subte, o vas manejando y vas hablando con Él. Estaría buenísimo poder pasar por una iglesia todos los días, siempre hay una cerca, pero también es verdad que hay gente que no le dan los tiempos y eso es cierto. Pero ir hablándole cada vez que podés, Él te va a estar escuchando, siempre. Y uno se va acostumbrando y si tenés problemas en el trabajo o en lo que fuera ya sabés que él te escucha y te lo tomás distinto. Ya uno vive la vida de otra manera. Hay gente que al grupo al que pertenezco nos mira como locos. Siempre con una sonrisa. Siempre contentos. Pero la gente de Entretiempo es así. Obviamente están los momentos en los que rezamos y estamos serios. Pero de pronto podemos divertirnos o estar contentos y eso es porque hay alegría. Estar bien espiritualmente está bien. Te sentís bien. Y cuando tenés algún problema de algo, además de la ayuda de Él, está la ayuda y el apoyo de toda la comunidad. Sabés que van a rezar por vos. Que te van a acompañar. A pesar de estar hecho bolsa sabés que tus “hermanos” van a estar. No existe ningún tipo de vergüenza en expresar lo que uno siente y eso es buenísimo. Ahora, por ejemplo que está de moda el chat en los teléfonos, a uno se le ocurrió armar un grupo de oración; y somos 100 flacos que ponemos las intenciones de quien sea constantemente. Y hay uno que todos los días a las 13 pone un resumen de lo que fueron las últimas 24 hs y trata de mantener actualizado los pedidos de cada uno. Y eso está buenísimo. Estamos unidos también ahí. U otro grupo que trata de juntarse los viernes después de los trabajos para poder relajar y desenchufar. Y son todas cosas que suman a que uno esté bien. Y cuando tenés que meterte de lleno en algo serio todos nos metemos de corazón. Y ahí es donde aparece la alegría de dar. De poder darle al otro lo que vos tenés. Aunque eso sea un abrazo, una palmada, un oído. Es simplemente dar. Y te dan ganas de pensar en el otro de distinta manera. Y ayudás distinto. Me pasa en mi trabajo, que hago mucho relacionado con lo social. Y para mí, mi trabajo sirve, cuando ayuda de verdad a alguien. Cuando a partir de algo mío la realidad del otro cambia. Entonces me gusta compartir mucho con la gente. Y a partir del contacto con Dios lo vivo desde otro lado. Porque la gente también necesita hablar. Escuchar. Compartir. Y antes quizás sólo ponía el hombro. Y ahora tal vez, acompaño con algún mensaje de fe. Y te das cuenta que la relación con el otro es distinta. Uno tampoco es cura o catequista, pero simplemente tirarle al otro alguna palabra de fe ayuda enormemente.

La última vez que me había confesado había sido en el secundario. Y por obligación. Después nunca más. Pasó una vida. Y cuando fui a este retiro era tanto lo que sentía que tenía para hablar que no me animé a confesarme tampoco. Pero sabía que era una asignatura pendiente. Así fue como a las 2 semanas de haberlo hecho hablé con el mismo cura que estaba ahí y me dijo venite a “charlar un rato”, y estuvimos una mañana entera. Y yo lloraba y él me abrazaba. Y se hablaron todos los temas. Que uno de chico los va guardando y te van comiendo por adentro y nunca los sacás. Y creés que no te pesan pero sí, y cómo. Y está bueno sacarlas. Y olvidar algunos temas. Y dejar de sufrir por cosas que uno ha vivido. Y charlar con él de mis logros y mis errores. Mis aciertos y mis frustraciones. Y hablamos de un montón de cosas a corazón abierto y yo salí de ahí levitando. Y quedé muy conectado con él y a pesar que lo tengo lejos de casa trato de ir con mi familia a su misa de 20 hs de los domingos. Y por ejemplo otra de las cosas que a mí me movilizó mucho fue escucharlo en una misa decirle a le gente que estaban todos invitados a comulgar, y el que no pudiera hacerlo por alguna razón en particular, o los chiquitos que todavía no habían tomado su Primera Comunión; están todos invitados a venir y hacer la fila. Y el que no vaya a comulgar se acerca con sus brazos en cruz y simplemente le voy a hacer una bendición en la frente pero vengan todos. Y ese gesto me pareció algo maravilloso. Y eso me llenó de emoción. Porque quien se acerca a Jesús lo hace porque entiende que lo va a ayudar. Y eso me hizo ir a comulgar emocionado. Llorando. Me pareció algo alucinante. Y es lo que nos lleva otra vez a lo que hablábamos antes al renacer de cada uno.