Las vacaciones soñadas

 

Cada historia va cambiando. Cada crónica va apareciendo. Cada Milagro Personal sigue pasando. Y Parroqui@ Online está ahí para contártelo. Hoy, habiendo festejado el Día del Padre antes de ayer, me toca ser un bebe con Síndrome de Down recién nacido. Tengo apenas unas horas de vida.

Foto: Federico Figueroa

 

Queridos Papá y Mamá:

Cómo están? Qué emoción poder verles las caras. Y a vos papá, poder agarrarte el dedo cuando salí; no quería soltarte.

Antes que nada quería agradecerles con mi corazón delicado pero enorme el que hayan llegado hasta acá conmigo. Cuando me enteré que iba a venirme de vacaciones a su casa me puse muy contento. No me dijeron cuánto iban a durar estas vacaciones pero sí sé que éramos muchos los que esperábamos poder venir acá abajo y me tocó a mí.

Tal vez no soy todo aquello que soñaron desde un principio. Pero ustedes sí son lo que yo soñé. Mientras esperaba en la sala de embarque que llegara el momento de salir por la manga iba viendo y escuchando un montón de cosas. Sé que hubo un montón de decisiones que tomar que no fueron fáciles. Pero estoy convencidísimo que las tomaron con el corazón; GRACIAS por eso.

Les prometo que yo traté de hacer todos los deberes para llegar sano y fuerte, pero las cosas a veces no son tan fáciles para nosotros tampoco. Y a veces llegamos como podemos.

Ustedes querían ser padres. Yo quería ser hijo. Quería pertenecer a una familia. Quería tener a alguien a quien decirle “mamá” o “papá” dentro de un tiempo. Y me tocaron ustedes. Qué alegría. Estoy Feliz.

Esas cosas que les decía que escuchaba me iban llenando de vida. Cómo la gente estaba a su lado. Cuánta gente que rezó por mí. Papá, no sabés cómo se sentía eso. Ver cuánta gente que hay alrededor que los quiere y uno a veces no se da cuenta de eso. A cualquier hora dispuestos y unidos; Unidos En La Oración, como te gusta decir a vos. Agradeceles de mi parte el apoyo que te dieron. A vos y a mamá.

Y también a mi hermanito. Que cada noche se metía entre ustedes dos en la cama y le daba un beso a mamá en la panza, así, me daba un beso a mí. Estoy esperando poder conocerlo a él también. Y que podamos jugar juntos.

No tengo idea cuánto van a durar estas vacaciones acá, como te decía antes, pero sí estoy muy seguro que vamos a disfrutar juntos muchísimo. Que vamos a aprender un montón de cosas. Que nos vamos a equivocar en otras, seguro. Pero todo va a ser con muchísimo amor.

Gracias por haberme recibido. Juntos vamos a poder crecer en muchísimos aspectos. Todavía no sé hablar en su idioma así que por eso les mando esta carta.

Los médicos están haciendo todo lo posible para que los días que me tenga que quedar acá pasen volando. Y así poder irnos a casa.

No se preocupen que mi otra mamá, la que yo ya conozco, la mamá del cielo, me está cuidando desde hace un tiempo. Y nos va a ayudar en todo lo que pueda. Ustedes sigan rezándole como hasta ahora que eso le gusta mucho, y también le da fuerzas a ella. Va a ser lo que Dios quiera. Confíen en Jesús.

Mamá, Papá, los quiero mucho mucho … espero poder decírselos en algún tiempito. Y darles un abrazo grande. O poder regalarles una sonrisa, que va a ser mi forma de agradecerles hasta que aprenda a hablar.

Les mando un beso muy grande y otra vez GRACIAS por animarse a este desafío y TRAERME de vacaciones con ustedes.

 

Los QUIERO MUCHO

Lolo (*)

 

(*) NdeR: Lolo, Lorenzo, es un bebe con Síndrome de Down que nació el 7 de mayo pasado. Hoy sigue en Neo al cuidado de los médicos. Con las complicaciones pertinentes del caso pero aumentando de peso y mejorando día a día. Gracias a las oraciones, pasando los momentos angustiantes. Seguimos rezando para que aumente de peso, le puedan realizar todas las operaciones que hagan falta y le den el alta pronto para poder ir a su casa con sus padres y hermano.

  • Javier

    Leí con mucha atención estas líneas. Nunca
    mejor expuesta la analogía con el viaje en avión. Uno siempre mira para arriba
    e imagina historias o sensaciones, como la alegría de ver al ser querido salir
    por la puerta al aterrizar. La historia de Lolo me hizo acordar mi historia. Estaba
    del otro lado, esperando a ese ser querido que estaba en viaje pero que –lamentablemente-
    no llego a tierra. Volvió con su mamá del cielo, a pesar de que su mamá en la
    tierra la soñaba y esperaba con mucha alegría. Las cosas, muchas veces no salen
    como uno espera. Uno vuelve a mirar al cielo y se enoja………y mucho……. Pero luego,
    con el paso del tiempo y como quien se distancia con ese amigo tan querido, lo “llama
    para tomar un café y hacer un borrón para empezar de cero”. A mi me pasó. Pedí
    ayuda y la recibí, y esa mama del cielo tiempo después me mando otro, quien hoy
    es mi perdición y fuente de energía inagotable. Definitivamente uno no entiende
    porque pasan esas cosas, pero pasan y te cambian. Será que nos mandan aquello
    para lo que estamos preparado? No lo sé, pero estoy seguro de que cuando lo vea
    se lo voy a preguntar!!! El pase x “boxes” no hace otra cosa de confirmar que
    Lolo es un luchador que tiene unas ganas terribles de agarrar ese dedo paterno
    para aferrarse a esa familia que lo espera. Tuvo un viaje cansador, que mejor
    que pasar por un lugar para ponerse bien y cargar pilas. Con el pase de los días,
    todo quedará en esa anécdota a contar años después. Mis oraciones estarán para
    Lolo y su familia. Agradezco al blog por estas líneas que me hicieron recordar ese
    momento hoy alejado de dolor, pero de gran nostalgia y amor. Le espera a Lolo
    una vida plena y llena de caricias, seguramente no va a ser la mas fácil……..pero,
    sino nos ponemos a pensar un poquito, cuando lo es?

    • http://blogs.lanacion.com.ar/parroquia-online/ Michel Thibaud

      Gracias JAVIER. Estás invitado a participar con tu historia cuando quieras. Y como vos decís, la vida no será la más fácil pero SEGURAMENTE estará llena de AMOR que es lo que importa.