Crónicas de un viaje Interreligioso

 

¿Quién no ha tenido la fantasía de colaborar en algo para que el mundo sea un lugar más habitable? Tantas veces ha resonado en mi corazón aquella bienaventuranza que dijo Jesús:” Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios” Si Dios es Padre y todos somos hermanos

¿Por qué hemos construido tantos muros mentales que nos segregan?

En el comité de ética del Conicet- del cual formo parte- se discutió el año pasado sobre el tema de las “razas” a raíz de un proyecto de investigación. Dentro del Genoma humano el porcentaje de lo que nos divide: rasgos, color de la piel, de los ojos o la estatura; resulta ser proporcionalmente ínfimo a lo que nos es común.

Hace 20 años comencé a profundizar en los lazos con personas de otras religiones, alguno podrá pensar que eso debilita la propia Fe o la pone a prueba y hoy puedo afirmar todo lo contrario. Me ha confirmado en mi fe y la fe de los otros, con sus diferencias me ha enriquecido. Hace 12 años comenzamos con el Rabino Daniel Goldman y con Omar Aboud el Instituto del Dialogo Interreligioso.

Es muy difícil expresar la profundidad de todo lo vivido, que se plasmó en este viaje juntos a Tierra Santa y Roma. Durante 10 días, argentinos, creyentes Judíos, católicos, Cristianos Armenios, musulmanes y un agnóstico; de diversas extracciones sociales; grandes empresarios y trabajadores comunes; políticos de diversos partidos; en total 45 seres humanos, compartimos lo que tenemos en común: “el deseo de vivir en un mundo mejor” y para los creyentes, hacerlo de la mano de Dios.

Siempre hay que superar prejuicios, levantar barreras mentales, deshacer los propios Guetos en los que nos hemos encerrado, perdonar las miserias ajenas, como otros sufrieron las mías y también las disculparon o las dejaron pasar.

De todo lo vivido y por la brevedad para expresarme quisiera intentar compartir dos momentos que a todos nos marcaron el alma. El primero ocurrió en el Monte de los Olivos: mirando hacia Jerusalén, para muchos por primera vez. El segundo fue la hora que compartimos en Roma con el Papa Francisco.

A Jerusalén habíamos llegado la tarde anterior, después de un viaje largo y algo cansador. Por la mañana subimos al Bus para dirigirnos a territorio Palestino, teníamos una entrevista con el Primer Ministro. Para muchos de la comitiva – y sobre todo los judíos- era la primera vez que entraban en Rammalah. Tuvimos con Rami Hamdallah, una entrevista cálida, profunda y con la posibilidad de hacer preguntas, reafirmó la vocación al diálogo y a la búsqueda de consensos para lograr la paz, de su gobierno. Salimos gratamente impresionados.

Por la tarde plantamos árboles en el Monte Kenedy, para perpetuar este deseo de hacer cosas que sirvan a las futuras generaciones.

Al anochecer llegamos a la cima del Monte de los Olivos, desde allí hay una de las vistas más espectaculares de la ciudad vieja: la explanada del Templo, las Mezquitas y la cúpula del Santo Sepulcro. Era la hora de la tarde, el cielo se iba tiñendo de rosado y violeta. Comenzó el canto del llamado a la oración desde los numerosos minaretes de las mezquitas. Omar El Bacha, uno de los integrantes del grupo Islámico pidió compartir ese canto. Con una voz grave y melodiosa a la vez, la oración fluía desde lo más profundo de su alma –lo había cantando en la escuela Islámica, desde niño hasta los doce años- todos vibramos con el canto, contemplando cómo se cernía una noche más sobre la ciudad santa. En el mismo lugar donde contemplando esa vista, Jesús lloró: “Jerusalén, Jerusalén.., cuantas veces quise reunir a tus hijos como la gallina reúne a sus pollitos, pero tú no quisiste” (Mt.23,37 ) Dani Goldman, rezó una oración en Hebreo: “shejeianu” para expresar la belleza de ese momento de la vida… y luego Yo los invité a tomarse de la mano y los cristianos rezamos el Padrenuestro y luego todos nos dimos el saludo de la paz. Experimentamos el paso de Dios por nuestras almas, una paz indescriptible y el llanto generalizado que nos purificó el alma. Este inicio selló lo que vivimos después, compartir la cena del Shabat, ver al Presidente Shimón Peres y llevarle nuestro “Manifiesto de Jerusalén” compartir la Vía Dolorosa y la visita al Santo Sepulcro y la misa en Belén y la visita a la Mezquita en Jordania.

Por último llegamos a Roma, nos encontramos a las 16 hrs del día Miércoles en Santa Marta, con un Francisco alegre que saludó a los 45 en forma personal, para cada uno, una mirada, una palabra, un asentimiento a un pedido. Francisco nos agradeció y nos confirmó en el camino de este “modelo de dialogo exportable”, lo definió como algo “muy nuestro” propio de la cultura del encuentro.
Comenzamos este camino primero hacia adentro, una vez que se toma la decisión, hay que mirar al otro sin prejuicio, Dios hace el resto: el suscita el amor que nos vuelve definitivamente hermanos.

 

  • ELSA HINTERMEISTER

    SI ALGO NOS CONMOVIO FUE ESA FOTO MARAVILLOSA DE LA CELEBRACION EN LA GRUTA DE LOS PASTORES,PREVIA A LA ENTRVISTA CON FRANCISCO.

  • MARIA JULIA

    BUENAS NOCHES

    PADRE MARCO
    ESTUVE EL JUEVES 19 DE JUNIO PARTICIPANDO DE LA CHARLA EN EL CONSEJO PROFESIONAL DE CIENCIAS ECONOMICAS CABA, AHI PUDE COMPARTIR CON UDS SUS VIVENCIAS Y TAMBIEN VOLVER A LEER SU LIBRO QUE HABIA COMPRADO EN EL 2006
    SALUDOS