2018: Mi abrAZo de pAZ de A a Z

Cuando escribo un mensaje, carta, correo o chat así me despido:

Te mando un abrAZo de la A a la Z”.

Porque adoro las letras y porque quiero que sepan que mi abrAZo es largo y (con)sentido. Hoy quiero despedir el año deseándonos y deletreando un abrAZo de pAZ que encierra muchas de las lecciones aprendidas este año y en proceso de aprender. Por eso son, a su vez, mis metas para el nuevo año. Creo que la pAZ del mundo que todos deseamos para el 2018 empieza con la pAZ interior de cada uno. Y en mi caso, si uno la rAZón al corAZón, sé que los siguientes propósitos me ayudarán a lograrla, a mantenerla y a compartirla:

Aceptar y agradecer mi vida tal cual es hoy.

Bendecir la mesa que me alimenta y el techo que me protege.

Callar. Aun cuando (crea que) tengo razón. Seguir leyendo

Sin comentarios

¿Dónde pretendemos encontrar a Dios?

Se acerca Navidad, se acerca fin de año y uno comienza a repasar todo lo sucedido en este 2017. Y dentro de esos pensamientos, a nosotros, los que profesamos nuestra fe en Cristo, no se nos puede olvidar pensar cómo estuvimos – y estamos- en relación a nuestra espiritualidad. Seguir leyendo

Sin comentarios

La Guadalupana: Dimensiones y Bendiciones

Foto @aciprensa

Ya en la segunda semana de diciembre en todo el mundo comenzamos a pensar casi exclusivamente en la Navidad. En todo el mundo menos en México. Antes del 25, la fecha decembrina por excelencia de los mexicanos es el 12, día de la Virgen de Guadalupe. Las apariciones de la Guadalupana al indio Juan Diego en el cerro de Tepeyacac en 1531 no son dogma de fe. Pero en 1999 Juan Pablo II declaró la fecha del 12 de Diciembre con el rango litúrgico de Fiesta para todo el Continente de las Américas. Porque esta Virgen ha transformado la Fe y la identidad de todo un país desde casi los tiempos de la conquista española.

Luego de vivir 7 años en México, puedo dar testimonio de que en este país se puede no ser mexicano, ni cristiano ni católico, pero es casi imposible no ser “guadalupano”. Seguir leyendo

Sin comentarios

San Agustín: Rebelde con causa (la mía)

Ayer fue el día de San Agustín y varios amigos y familiares me saludaron por ser mi santo. Como todos los años les agradezco y socarronamente acoto: “Por suerte el día ya tiene dueño. Otro Agus lo logró y entonces yo ya no me tengo que esforzar y me puedo portar mal”.

No termino de decir eso que recuerdo que justamente es el comportamiento rebelde de Agustín lo que más me atrae de su santidad y me identifica con su personalidad. Por eso hoy, aquí y en este escrito “yo confieso ante ustedes, hermanos”. Seguir leyendo

#NoEstresciembre

Oficialmente ya llegó el mes de “Estresciembre”. Un mes de 31 días, pero con 11 cenas de fin de año, 17 brindis, 9 desayunos a título de “veámonos antes de las fiestas”, 4 platos que te tocan cocinar, miles de Santa Claus clonados por toda la ciudad, 3 amigos secretos para sorprender, todos los parientes para saludar y 5 colectas de juguetes para donar y tantas sorpresas como podamos comprar. Ya para cuando llega el día 25 se nos agotaron las horas, los saldos, el presupuesto, las ideas y la energía. Seguir leyendo

Las falsas alternativas

Es A o B“, “Soy blanco o negro“, “no tengo punto medio“, y tantas frases cliché que contraponen dos alternativas. Nuestro día a día se va entretejiendo de estas dicotomías, donde no se percibe escapatoria.

Nos imaginamos viviendo entre la espada y la pared. La espada de hacer lo que creemos que debemos hacer y la pared de sentir que no sabemos hacer otra cosa. ¿Qué harías si no tuvieras miedo de fracasar? ¿Qué harías si no tuvieras miedo de equivocarte? ¿Qué cambiarías si no persiguieras a toda costa la seguridad?

Es cierto que el principio de no contradicción tal como lo enunció Aristóteles:

es imposible que, al mismo tiempo y bajo una misma relación, se dé y no se dé en un mismo sujeto, un mismo atributo

En otras palabras, algo no puede ser y no ser a la vez al mismo tiempo. O se hace o no se hace. Por ejemplo, no se puede estar parado y sentado a la vez. Se está parado o se está sentado. No se puede hablar y callar a la vez. Se habla o se calla.

Sin embargo, muchas veces abusamos o falseamos este principio. A lo que apunto es que en momentos, se está en frente de dos opciones opuestas y en otros momentos, maniatamos esas opciones y las formulamos de manera tal que fueran opuestas. En el primer caso, serían verdaderas contraposiciones o alternativas contrapuestas.

El problema viene cuando vemos nada más dos opciones sobre el universo de posibilidades. Cuando es “seguir así porque no se puede cambiar”, “elijo esto porque no me queda otra opción”. Por ejemplo, continuar en un trabajo que no me gusta porque lo sé hacer o “es lo único que sé hacer”, seguir con tal persona por miedo a estar solos o no irme al gran viaje que quiero hacer por miedo a abandonar mis seguridades.

Fuente: http://www.hotel-r.net/im/hotel/gb/two-ways-2.jpg

El mundo se encarga de situar todo a un nivel de falsa alternativa. De que permanentemente creamos que no existe más opción que la que estoy tomando. Y dejáme decirte: si estás viendo dos alternativas como contrapuestas; tal vez estás errando el enfoque.

Tal vez, mejor ir a caminar y pensar: ¿qué harías si no tuvieras que tomar esa primera opción?

Sin comentarios

Echando luz

- Mamá, Navidad y Halloween son enemigos.

- ¿Por qué?

- Porque Navidad es el cumpleaños de Jesús y Halloween es el cumpleaños del Diablo. Es como el agua y el fuego. (Anna,9)

¡Qué alivio y qué alegría me dió escuchar ésto! Porque llevo muchas “Noches de Brujas” viendo cómo ir contra la corriente del “dulce o truco”,  sin lograrlo del todo y frustrándome completamente… Es muy difícil decirles a tus hijos que no salgan a la calle cuando el barrio entero está de fiesta, disfrazado y comiendo caramelos. Seguir leyendo

Sin comentarios

Dedicatoria a mi Madre

La voz de mi Mamá la extraño. Mucho. La escucho igualmente varias veces de mi propia boca. Repito frases hechas, estrategias, motivaciones y regaños que yo misma recibía de niña. Repertorio clásico de una madre involucrada que intenta, triunfa y fracasa a diario en su misión de educar, estimular y emancipar a sus retoños.
::
Pero hay dos frases de mi Mamá que son un credo en mi vida. No las digo. No las repito. Las vivo. O, mejor dicho, vivo y me esfuerzo para honrarlas todos los días. Seguir leyendo
Sin comentarios

Conferencia sobre Turismo Religioso

El próximo martes 27 de septiembre a las 18.30 tendrá lugar una interesante conferencia sobre Turismo Religioso en la Amat (Asociación Mutual Argentina de Turismo) en el marco del ciclo de charlas Viajes y Palabras.

La disertación que abordará diversos temas como el origen del Turismo Religioso en la Argentina, la importancia de la diversidad cultural y el Turismo Espiritual y de Fe, estará a cargo del Prof. Santiago Cano, quien posee una basta trayectoria en la materia como Creador del Encuentro Argentino de Turismo Religioso y Miembro Fundador de la Comisión Argentina de Turismo Religioso de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo.

 

Para los interesados en este segmento del Turismo es una buena oportunidad para acercarse a esta ponencia que ira transitando entre imágenes y la charla basada en las experiencias de Cano quien también dicta el curso de Introducción al Turismo Religioso en en Instituto de Formación Superior en Turismo.

Mas Info

Para asistir a la conferencia: Amat  Tel.: 4394-9665 / info@amat.org.ar

Instituto de Formación Superior en Turismo:  www.ifset.edu.ar

 

 

   

Sin comentarios

Mamá, ¿por qué voy a catequesis?

Jesús calma la tempestad

El Evangelio de Mateo 4, 37-39 lee:
Se levantó un viento huracanado, y las olas rompían contra la barca que se estaba llenando de agua. Jesús dormía en popa sobre un cojín. Lo despertaron y le dijeron: «Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?» Se puso en pie, increpó al viento y ordenó al lago: «¡Silencio, cállate!» El viento cesó y sobrevino una gran calma.

En la vida enfrentaremos más de una tormenta. Y si tenés hijos, como yo, las de ellos te pesarán como propias y querrás ayudarlos siempre. Pero no hay que esperar hasta que se sientan amenazados, a punto de hundirse, para socorrerlos.