Pokémon GOD

Mi hijo de 14, justo antes de entrar a misa, mira su celular y yo lo miro. Me sorprende su expresión y averiguo de inmediato:
- ¿De qué te reís?
- Hay un Pokémon acá en esta iglesia, Mamá.
- Otra razón para venir a misa.-  se apuró a comentar su hermana.

La risa de todos fue inmediata, ruidosa y  breve. Pero su efecto y eco dentro de mí fueron largos e inquietantes. Seguir leyendo

Semana Santa: ¡Qué burro!

© Arctic-Images/Corbis

Este fin de semana celebramos el Domingo de Ramos y el inicio de la Semana Santa, esos cuatro días que suelen traducirse en una “mini vacación”. Y no hay nada de malo en eso. O acaso ¿quién no aprovecha el feriado para dormir hasta tarde? Y, si es posible, ¿quién no busca escapar de la rutina y hasta del propio código postal? Repito, no hay nada de malo en eso. El mismo Papa Francisco quiere cristianos que se muevan, se levanten, no se queden quietos y hagan ruido. En sus propias palabras: quiere cristianos que “hagan lío”. Pero que el lío no se nos vaya de las manos y terminemos metiendo la pata, como el burro de una leyenda simpática y didáctica sobre la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Seguir leyendo

Sin comentarios

Francisco: Pasión de Multitudes

Voluntarios 24/7

Tengo una deuda pendiente conmigo y con nuestro blog: correrme de la reflexión sobre los mensajes del Papa en su visita a México y compartir la pasión que se vivió en las calles el mes pasado. No lo hice antes porque, apenas se fue, Francisco nos hizo mucha falta y quedó un hueco en esa rutina que supimos adoptar por una semana. Pero hoy esa nostalgia es un gran recuerdo que amerita volver a pasarlo por el corazón en honor al tercer aniversario de su pontificado. Seguir leyendo

Soy adicto, y también estoy llamado a la Santidad

Me contactó un conocido de hace varios años y me pidió contar algo muy personal de su vida. Es por eso que el relato se publica sin nombre pero con mucha sinceridad. Muchas gracias por el testimonio.

ANÓNIMO:

Deseo compartir brevemente sobre mi pasado con las drogas, sobre mi recuperación y también sobre cómo mi práctica religiosa encaja en medio de esa historia.

Soy un joven de una ciudad del interior del país. Comencé a beber alcohol y a consumir otras drogas en mi adolescencia. Al principio estas me dieron algo que siempre me había “faltado”: confianza y “valor” para relacionarme con los demás, especialmente con las chicas. Poco a poco, sin embargo, y a medida que iba consumiendo más cantidad y variedad de drogas, me volví una persona aislada y solitaria. Todo se iba por un barranco: mis estudios, mis trabajos, mis vínculos familiares y de amistad y también el noviazgo. Al final solamente me interesaban las drogas.

Por momentos me acordaba de Dios. No había tenido una formación religiosa de niño, salvo el ejemplo de algunas tías y mis abuelas. Pero estaba estudiando en una Universidad católica y las clases de teología me llevaban a hacerme preguntas. En mi desesperación pedí a Dios que me mostrara el camino para mejorar.

(Fuente de la imagen)

Me acerqué entonces a una parroquia. Comencé un catecumenado que me llevó a recibir la primera Comunión y la Confirmación. Sin embargo, aunque pensaba que la práctica religiosa iba a bastarme para salir de las drogas, no lograba detenerme del todo y tenía frecuentes recaídas. Entonces una persona de la Iglesia me recomendó los Grupos de 12 Pasos. Así llegué a Narcóticos Anónimos (NA), en marzo de 2006, mientras vivía en la ciudad de Buenos Aires.

La primera reunión a la que fui funcionaba en una parroquia. De todas formas, vi que la práctica religiosa no era requisito para participar en las mismas, por lo que había miembros de otras religiones o que no practicaban ningún culto. Entendí que otros, que habían pasado por lo mismo que yo había pasado, podían ayudarme con su experiencia como nadie más podía. Se trataba del lenguaje de la identificación.

Comprendí también que la adicción es una enfermedad que necesito tratar de una manera especial. No he tocado ninguna droga en muchos años, y esto incluye el alcohol. Asisto a reuniones de NA en parroquias, sinagogas, templos evangélicos, sociedades de fomento y hospitales. Se trata de un programa espiritual, no religioso.

(Fuente de la imagen)

Hoy vivo de vuelta en mi ciudad de origen. Sigo viviendo mi fe de manera activa, yendo a misa, confesándome y participando de actividades en mi parroquia. Y también sigo yendo a las reuniones de Narcóticos Anónimos, entendiendo que son éstas las que me permiten mantener día a día mi abstinencia, mi recuperación y la nueva forma de vida que he encontrado, que es mucho mejor que la que tenía antes. Llevo una vida digna y soy un miembro productivo y alegre de la sociedad.

Hoy entiendo que, aun con mi pasado de muchos excesos, también estoy llamado a ser santo. Ojalá que mi experiencia puede servir a otros que aun están sufriendo.

 

May Feelings es la red social que reza para cambiar el mundo

Seguir tratando de explicar lo importante que se volvió Internet en los tiempos que corren para el mundo de las comunicaciones, sería absolutamente redundante.

Me gustó mucho una pregunta:

¿Cómo es posible que en un mundo lleno de redes sociales todavía haya gente que se siente sola?

Hoy les vengo a presentar un proyecto creado por jóvenes del otro lado del Océano Atlántico.

Esto es lo que describen ellos en el área “sobre nosotros” del sitio:

“May Feelings es un servicio que conecta gente de todo el mundo a través del intercambio de peticiones, comentarios y mensajes. La gente escribe breves peticiones en sus perfiles llamados “Prays” de 259 caracteres o menos. Estos “Prays” se comparten en los perfiles de la gente, se envían a los seguidores y se pueden buscar en la herramienta de búsqueda de May Feelings.”

Puedo escribir muchos párrafos más sobre esto pero sería más interesante que entres vos, lo conozcas y saques tus propias conclusiones:

Click aquí para entrar a mayfeelings.com y crearse una cuenta.

Sin comentarios

Generación Universitaria

Dado que ya se nos fue la Noche Buena, espero que todavía te pueda dar un saludo navideño y regalarte algo….

Mi regalo no es nada material y menos que menos,  una postal por mail. No puede haber mejor regalo  navideño que ver a jóvenes comprometidos con ser protagonistas de la realidad en la que vivimos.

El fin de semana pasado me acerqué al Barrio Ramón Carrillo en Villa Soldati a conocer el proyecto de Generación Universitaria

Esto comenzó hace seis años gracias a un proyecto llamado Maenac que trabajó con los niños del barrio:

“Un proyecto lleva a otro proyecto (¿?)”

Maenac luego se fue del barrio pero muchos jóvenes que participaron de este grupo dedicidieron quedarse a ayudar al Párroco de Virgen Inmaculada, Pedro Baya Casal, en otros proyectos para el barrio con el apoyo conjunto del Padre Guillermo Marcó quien apadrino desde la fundación a esta Parroquia con fondos.  El proyecto central fue crear el salón de usos múltiples que se construyó para distintas actividades del barrio.

VAMOS Y VIAJEMOS JUNTOS A SOLDATI PARA VER DE QUE SE TRATA ESTO:

Si queres contactare con Generación para sumarte a trabajar con los proyectos que se vienen, buscalos por Facebook y pone “me gusta”

Link a página de Facebook de Generación Universitaria

No tengas miedo de preguntar. Son jóvenes con mucha buena onda que te están esperando cada fin de semana.  La única condición es querer ser parte.