Un mensaje de Jesús para vos †

Algunas veces necesitamos un momento íntimo con Cristo. Unos minutos en donde lo escuchemos y lo sintamos cerca. Hoy, te propongo que leas estas palabras que Jesús tiene para vos. Ojalá puedas experimentar su inmenso amor.  Y para sentirlas aún más, les sugiero primero pongan la canción que les dejo acá:

¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida? Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te irá mejor. Cuando te abandones a mí, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios. No te desesperes, no me digas una oración agitada, como si quisieras exigirme el cumplimiento de tus deseos. Cierras los ojos del alma y dime con calma:

 JESÚS, YO CONFÍO EN TI.

Evita las preocupaciones angustiosas y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después. No estropees mis planes queriéndome imponer tus ideas. Déjame ser DIOS y actuar con libertad. Abandónate confiadamente en mí. Reposa en mí y deja en mis manos tu futuro. Dime frecuentemente: Jesús yo confío en ti. Lo que más daño te hace es tu razonamiento y tus propias ideas y querer resolver las cosas a tu manera.

Cuando me dices Jesús, yo confío en ti, no seas como el paciente que le pide al médico que lo cure, pero le sugiere el modo de hacerlo. Déjate llevar en mis brazos divinos, no tengas miedo. “Yo te amo”

 Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiando. Cierra los ojos del alma y confía. Continúa diciéndome a toda hora: “Jesús, yo confío en ti”. Sabes, yo necesito las manos libres para poder obrar. No me ates con preocupaciones inútiles. El maligno quiere eso; agitarte, angustiarte, quitarte la paz. Confía sólo en mí, abandónate en mí. Yo hago los milagros en la proporción del abandono y la confianza que tienes en mí. Así que no te preocupes, echa en mí todas tus angustias y duerme tranquilo. Dime siempre: Jesús yo confío en Ti y verás grandes milagros. Te lo prometo por mi grande amor.

Jesús

 

 

Fuente canción: Coro Pascua Joven – Usuario: subomusica123

Mi paz les dejo, mi paz les doy

¿Cuántas veces buscamos paz interior? ¿Cuántas veces nos sentimos perturbados por conflictos o inquietudes? ¿Cuántas veces son las que no entendemos lo que nos pasa, pero sabemos que necesitamos un poquitito de calma en nuestra alma y corazón?

En evangelio según San Juan (14, 27-31) nos dice: “les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. No se inquieten ni teman”. Y entonces la gran pregunta es, ¿cómo conseguimos obtener esa paz que tanto anhelamos; ese sentimiento de armonía interior que nos permite estar felices? “El hombre que está feliz también está en paz y el que encuentra la paz, encuentra la felicidad”, escuché decir a un sacerdote en su reflexión sobre el evangelio de Juan. Y es cierto, dado que en ese estado existe una consonancia con nosotros mismos y con los demás.

Y cuando hablamos sobre esto, pienso en la Virgen de Medjugore. Según los seis  videntes, María se presentó el 24 de junio de 1981, en Medjugore, un pueblito de la ciudad de  Bosnia-Herzegovina  diciendo que era la REINA de la PAZ y que venía a recordar y a pedir lo que ya había pedido en apariciones de otros lugares: la fe viva, la conversión y la oración para conseguir la paz del mundo y la salvación de todos los hombres y les aseguró que por medio de “cinco piedrecitas” podíamos vencer el mal del mundo. Las cinco piedras son: confesión mensual, lectura de la Biblia, vivir la Eucaristía en profundidad, oración del Rosario con el corazón y ayunar a pan y agua los miércoles y viernes, como signo de penitencia. Si bien el Vaticano no ha reconocido oficialmente aún las apariciones,  en 2010 creó una comisión internacional de investigación sujeta a la Congregación para la Doctrina de la Fe, compuesta por cardenales, obispos, peritos y expertos, que trabaja de manera reservada en el caso. Igualmente, podríamos tomar algunas de esas “cinco piedrecitas” como herramientas en las cuáles trabajar diariamente para así no solo estar mejor interiormente, sino también crecer en nuestra fe.

Por último, ¿qué otras acciones pueden ayudarnos a hallar esa paz? Bueno, acercarse un ratito a una Iglesia. Tan solo para saludar a Dios un ratito, para rezar alguna de tus oraciones, o lo que vos consideres. Hacer actividades que nos llenen el alma: si participás en alguna organización, movimiento, ayudás en tu parroquia o capilla, grupo; buscá en eso que realizás tu paz. Si hace mucho no estás, acercate. También la paz la podemos encontrar en el prójimo. Decile te quiero y abrazá a aquellos que más querés: tu familia, tus amigos, tu novio/a, tu esposa/o, tus hijos, abuelos, sobrinos, tíos. No hay nada más lindo que encontrar paz y calma en el amor. Y ya que estamos en el mes de mayo, pedirle a María para que nos ayude a encontrar esa paz que tanto buscamos y al Espíritu Santo para que que con sus dones  nos guíe para alcanzarla.

Fuente: www.corazones.org

 

 

 

Sin comentarios

Seamos Evangelio vivo

Estoy convencida que la mayoría de nosotros – por no decir todos –  sentimos la necesidad de mostrar y dar a conocer a Jesús en todos los ambientes de nuestra vida. Pero, la pregunta que nos hacemos es: ¿cómo hacerlo? Bueno, hoy vengo a tratar de ayudar con esa respuesta, pero  aclarando que mis palabras no son reglas a seguir; sino una propia reflexión.

Cuando pienso en presentar a Cristo a los demás no pretendo convencerlos ni leerles el evangelio para que así puedan conocerlo, sino hacerlo desde mis actitudes y actos. ¿A qué me refiero? Simplemente a que ellos vean en mi a Jesús y ver en ellos a Él. Lo tenemos de modelo principalmente a Él y a María, pero también a todos los santos, santas, beatos, beatas y personas que dieron todo de sí para anunciar al Señor. Uno de ellos fue San Francisco de Asís, quien se despejó de todas sus pertenencias para llevar adelante una vida en pobreza, pero rica en espíritu. También Beata Madre Teresa de Calcuta, que se entregó de lleno a los más necesitados con un único propósito: “quiero llevar el amor de Dios a los pobres más pobres; quiero demostrarles que Dios ama el mundo y que les ama a ellos”.

Entonces, en cierto modo uno se convierte en su propio evangelio, como escuché decir una vez a un seminarista: “la experiencia de Jesús en nuestra vida, es nuestro evangelio”. En otras palabras, podemos dar a conocer a Cristo y el inmenso amor que nos tiene, a través de la vivencia de nuestra fe. Predicar el evangelio, como decía antes, no es recitarlo sino ponerlo en práctica. Decía San Francisco: “La verdadera enseñanza que trasmitimos es lo que vivimos; y somos buenos predicadores cuando ponemos en práctica lo que decimos”. Esto se refleja en nuestras acciones hacia los demás: escuchándolos, apoyándolos en situaciones alegres y tristes, haciéndoles saber que vamos a estar ahí cuando lo necesiten, rezando por ellos, siendo alegres, ayudando, dando sin esperar nada a cambio, en abrazos, dando palabras de aliento. En definitiva, a través de los pequeños gestos. Que los otros vean que no solo creemos, sino que también lo vivimos y sentimos, que estamos comprometidos realmente con la fe.

“Lleven en sus manos la Cruz de Cristo.

Lleven en sus labios el mensaje de Vida.

Y en sus corazones, la Palabra Salvadora del Señor”

Papa Juan Pablo II

Les dejo esta linda canción, Evangelio Viviente, que hace referencia a San Francisco de Asís.

Fuente: Youtube- MisericordiaEMusical

 

Sin comentarios

“El triunfo no está en no caer, sino en no permanecer caído”

Intensificar el camino a nuestra propia conversión es la propuesta del tiempo de cuaresma que estamos viviendo y que termina el Domingo de Pascua, con la resurrección de Jesús. Necesitamos hacer una pausa y realmente entender este momento que es tan importante para todos los cristianos. ¿Por qué? Porque es nuestra oportunidad para cambiar. Sí, cambiar: dejar atrás el “hombre viejo” que somos para ser “hombres nuevos” .Acercarse lo más posible a Dios como lo hizo Jesús aun sabiendo que su padre lo enviaba a salvarnos con un coste tan alto: su propia muerte. En cualquier situación actual en la que uno esté, esta es la ocasión para encontrarse con Dios. Es un tiempo de búsqueda y otorgamiento del perdón, de limpiar nuestros pecados, de ser misericordiosos, de pedirle al Señor que nos enseñe y ayude a llevar nuestra cruz, de ser humildes y por sobre todo de reconciliarnos con Él. Es la oportunidad para transformar nuestros corazones. De TRANSFORMARNOS.

En otras palabras lo que intento decir es que nos abandonemos a Jesús, aunque nos sintamos indignos de su amor, de su perdón o de todo de  lo que creamos que no merecemos. Él nos ama igual y quiere que permanezcamos a su lado. Por eso hoy, quiero compartir un fragmento del discurso del Papa Francisco durante su visita a México en donde les dirigió  unas palabras verdaderamente alentadoras a los jóvenes, pero que es válido para todos a cualquier edad.

“Cuando todo parezca pesado, cuando parezca que se nos viene el mundo encima, abracen su cruz. Abrácenlo a Él. Por favor, nunca se suelten de su mano aunque los esté llevando adelante arrastrando. Y si se caen una vez, déjense levantar por Él. Los alpinistas tienen  una canción muy linda  que a mí me gusta repetírsela a los jóvenes. Mientras suben van cantando: en el arte de ascender el triunfo no está en no caer, sino en no permanecer caído. Ese es el arte. ¿Y quién es el único que te puede agarrar de la mano para que no permanezcas caído? Jesucristo. El único. Jesucristo, que a veces te manda un hermano  para que te hable y te ayude. No escondas tu mano cuando estás caído. No le digas “no me mires que estoy embarrado o embarrada. No me mires que ya no tengo remedio”. Solamente dejate agarrar la mano y agarrate a esa mano. Y la riqueza que tenés adentro: sucia, embarrada, dada por perdida, va a empezar, a través  de la esperanza a dar su fruto, pero siempre agarrado de la mano de Jesucristo. Ése es el camino. No se olviden, en el arte de ascender el triunfo no está en no caer, sino en no permanecer caído. No se permitan permanecer caídos. Nunca. Y si ven un amigo o una amiga que se pegó un resbalón en la vida y se cayó: andá y ofrecele la mano. Pero ofrecesela con dignidad. Ponete al lado de él, al lado de ella, escúchalo. No le digas “te traigo la receta”. Como amigo, despacito, dale fuerzas con tu palabra, dale fuerzas con la escucha. Esa medicina  que se va olvidando: la escucho terapia. Dejalo hablar, déjalo que te cuente. Y entonces poquito a poco te va a ir  extendiendo la mano y vos lo vas a ayudar en nombre de Jesucristo”

Este podría ser el auténtico mensaje y propósito del tiempo cuaresmal.  En el que buscamos dejar aquello que nos hace mal  para que con ayuda de Jesús podamos sobrellevarlo y Dios nos otorgue ese perdón tan buscado. Ese perdón que nos libera, nos acerca y nos une. Lo que necesites modificar para renovarte, hacelo de la mano de Jesús.

Si querés volver a Él después de mucho tiempo de alejamiento, ACERCATE.

Si te sentís perdido, PEDILE QUE TE GUIE.

Si necesitás que te alivie con su perdón, PEDISELO.

Si buscás su apoyo y refugio, REZALE.

Si querés que te libere de tus angustias y tristezas, IMPLORALE.

Si sentís que debés agradecerlo, HACELO.

Si estás feliz y lo llevás dentro tuyo, AYUDÁ A OTROS A QUE SIENTAN LO MISMO.

Lo que busques y necesites te lo va a dar. No te olvides que Él nos amo primero. Pedile que en esta Cuaresma te renueve y modifique tu corazón. Pero también pedile que te ayude a ser como él: a  perdonar, de corazón.  A ayudar. A ser servicial. A contagiar alegría. A que tu fé crezca día a día. A rezar con mayor frecuencia. A asistir a misa. A llevarlo a donde vayas.  A reconciliarte. “Porque si damos, no es porque tenemos; más bien tenemos porque damos”.  

Entregate a Él, completamente.

 

Fuente: evangelioprimitivo.blogspot.com

Link discurso del Papa en México completo: https://www.youtube.com/watch?v=A1wO_C3cG34&t=1098s – Fuente: Vatican Site

 

Señor, me quiero acercar a vos

La rutina de todos los días nos hace vivir un poco – o bastante- acelerados y muchas veces perdemos esa paz interior, o simplemente nos olvidamos de nuestra fe. Levantarse para ir a trabajar, ir a la facultad, llevar a los nenes al colegio y todo lo que debemos hacer no nos permite quizás dedicar un tiempo, aunque sea corto, a Dios. Sí, lo pensamos y nos decimos “voy a tratar de ir a misa en la semana”, ” voy a confesarme”, ” tengo que rezar más”, pero siguen pasando los días y no cambiamos. Sin embargo, hoy te propongo que como me dijo un día un sacerdote “no pienses en lo que no debés, sino en lo que podés”.

Si mirás alrededor de todos los lugares por los que pasás diariamente, si mirás bien, vas a ver que siempre hay una iglesia que te está esperando. No hace falta que sea a la que vas a misa los domingos, creo que lo importante es entrar a saludar a Jesús y quedarte un ratito con él en cualquier templo que puedas. ¿O no te pasa que cuando te quedás un momento, pensás: quiero permanecer  eternamene acá?. Es como un mundo dentro de otro. La cuestión es hallarlo para disfrutarlo y alimentar nuestro corazón y fe. En cuanto a mi, yo lo encontré: la Parroquia Nuestra Señora del Carmen que se encuentra en Rodirguez Peña y Córdoba, en CABA.

Hace cuatro años que caminaba cerca de ella y recién este año la descubrí. Desde ese momento, voy todos los días que puedo a misa y me quedo un rato a adorar al Santísimo. Puedo decirles que es hermoso y gratificante tener la posibilidad de sentir más cerca a nuestro Señor, quien pide que nos acerquemos siempre a Él. Empezar el día así te cambia y cuando se hace un hábito, te das cuenta que realmente Solo Dios Basta, como Santa Teresa de Avila nos dice. Y si a la mañana no podés, podés hacerlo a la tarde. Pensá que es solo quedarte unos minutos a solas con Él, ¿no es lo que buscamos?

Sabemos que quizás por nuestros horarios y actividades se nos hace imposible, pero igualmente yo te aconsejo que te lo propongas y vivas de más cerca este tiempo de Adviento. Recordá que nuestros corazones se tienen que preparar para la venida de Jesús, falta muy poco y qué más lindo que empezar desde hoy uniéndonos a Cristo diariamente.

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame.

¡Oh, buen Jesús!, óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

En la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti.

Para que con tus santos te alabe.

Por los siglos de los siglos. Amén.

 

Sin comentarios

Virgencita de Lourdes, ruega por nosotros

Basílica desde afuera

En Santos Lugares, una localidad en el sudeste del partido de Tres de Febrero, en la zona oeste del Gran Buenos Aires se encuentra la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes fundada el 31 de julio de 1920 por Mons. Juan N. Terrero. Allí, fue construida en 1911 por la Comunidad Asuncionista (creada por los Párrocos Román Heitman, Godofredo Pierson y Hno. María Eustaquio Bach), una gruta a la cual en 1921 se le coloca una imagen de la Virgen de Lourdes fabricada en Nylon, Francia.

Cuando uno entra al Santuario de la Virgen de Lourdes queda impactado. No solo por lo lindo que es, sino porque primeramente lo que se ve es  la Basílica: imponente desde su construcción tanto interior como exterior. Antes de entrar, al costado izquierdo hay una galería en donde además de estar la Santería perteneciente al lugar, las paredes están llenas de  placas con mensajes en agradecimiento a la Virgen. Realmente la sensación que provoca ver y leer esos escritos es muy linda

Al salir de la Parroquia, detrás de ella se encuentra la gruta con la imagen de la Virgencita. Para aquellos que quieren realizar sus oraciones ante ella, se dispone de bancos al aire libre y por su puesto una zona en la cual los visitantes tienen la posibilidad de colocar una vela.

Gruta de la Virgen
Fuente de la imagen: www.nistido.com

Además, los peregrinos pueden acceder a la parte alta de la Iglesia. Allí, también hay un templo. Para ingresar al mismo se deben subir unas escaleras, como las que se ven en la foto.

El 11 de febrero es la fiesta patronal de la Virgen de Lourdes, dado que fue ese mismo día, pero en 1858 que a Bernadette, una niña de catorce años,  se le apareció la Virgencita en una gruta, mientras recogía leña en Massbielle, en las afueras de Lourdes, Francia. La joven vio a una Señora vestida de blanco, con sus pies descalzos cubiertos por dos rosas doradas, que parecían apoyarse sobre las ramas de un rosal, en su cintura tenía una ancha cinta azul, sus manos juntas estaban en posición de oración y llevaba un rosario. Al principio, Bernadette se asustó, pero luego comenzó a rezar el rosario que siempre llevaba, al mismo tiempo, la Señora pasaba las cuentas del suyo entre sus dedos. Al finalizar, la Virgen María retrocedió hacia la Gruta y desapareció. El 25 de marzo, a pedido del párroco del lugar, la niña pregunta a la Señora ¿Quién eres?, y ella le responde: “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Bernadette le contó al sacerdote y él quedó asombrado, ya que la niña era  analfabeta y era casi imposible que pudiese saber sobre el dogma de la Inmaculada Concepción, declarado por el Papa Pío IX en 1854. Estas apariciones se repitieron 18 veces. En el lugar se comenzó a construirse un Santuario, que el Papa Pío IX le dio el título de Basílica en 1874. Las apariciones fueron declaradas auténticas el 18 de Enero 1862.

En nuestro país, allí en Santos Lugares, el día de la Fiesta Patronal son miles los  fieles que se acercan a pedir y agradecer a la Virgen. Es realmente aconsajable conocer el Santuario si se tiene la posibilidad, porque no solo es una experiencia gratificante, sino que es una forma más de acercarse a María.

 

 

*********************************

Página Oficial del Santuario de la Virgen de Lourdes en Santos Lugares: www.santuariodelourdes.org.ar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Santo Rosario

Virgen del Rosario de San Nicolás
“El Santo Rosario es el arma a al cual le teme el enemigo, es también el refugio de los que buscan alivio a sus pesares y es la puerta para entrar en mi corazón” (María en San Nicolás, 10 de abril de 1986)
Fuente: http://www.aeternamvox.com.ar

El origen del Santo Rosario se remonta al año 1214 cuando la Santísima Virgen se le apareció a  Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores o “Dominicos”. Desde ese momento él se convirtió en en el precursor de esta devoción y práctica.

La Virgen le reveló: ” Sólo si la gente  considera la vida, muerte y gloria de mi Hijo, unidas a la recitación del Ave María, los enem,igos podran ser vencidos. Es el medio más poderos para destruir la herejía, los vicios, motivar la virtud, implorar la misericordia divina y alcanzar protección. Los fieles obtendrán muchas gracias y encontrarán en Mi a alguien siempre dispuesta  y lista para ayudarles”.

El Rosario es una de las oraciones más importantes para los católicos. Nos permite rezar las oraciones principales y además contemplar los momentos significativos de la vida de Jesús y María. Para la mayoría de los católicos, tener como hábito el rezo del Rosario es  a lo que seguramente  apuntamos, pero que se nos torna dificultoso: ya sea por pereza o porque simplemente no sentimos nada al hacerlo, es como un recitar sin sentido. Sin embargo, si intentamos de a poco rezarlo, por ejemplo, una vez por semana seguramente sentiremos lo mismo que Juan Pablo II : “El Rosario es mi oración predilecta. Es una escalera para subir al cielo”. Entonces, si de a poco lo incorporamos a nuestra vida posiblemente lo vivamos mejor y de otra manera. ¡Es cuestión de usar nuestra voluntad y hacerlo!

Santo Rosario
Fuente: www.spanish.alibaba.com

Icono de la App Rosario Pro
Fuente :http://pabloromeu.com

Se puede rezar individualmente o en comunidad. Siempre debe respetarse el momento en que se realiza, teniendo en cuenta que se reza de una manera determinada. Si bien la manera más linda es la forma tradicional, existe una aplicación que se llama Rosario Pro que te guía en el rezo en caso de no poseer en el momento un Rosario con cuentas.La aplicación fue creada por Pablo Romeu en 2012 y permite el rezo del Rosario de diversas formas: leyendo, pasando cuentas o escuchándolo. Solo en algunos idiomas (en español se puede) la aplicación permite escuchar la voz del usuario para que se reze alternando con el dispositivo, que avanzará automaticamete cuando la persona termine de rezar. También se puede configurar el rezo con diferentes opciones, se permite fijar un recordatorio en un momento del día para rezarlo a diario e incluso posibilita el envio de un mensaje a Facebook y/o Twitter.

Así es como se ve la aplicación Rosario Pro
Fuente :http://pabloromeu.com

Es realmente beneficioso para aquellos que quieran realizarlo mientras viajan, quienes recién inician y no saben cómo rezarlo, para quienes se olvidaron su Rosario a cuentas y desean orar. La app está disponible tanto para Android y Apple y es gratuita.

Las palabra que el Papa Francisco escribió como introducción del libro El Rosario. Oración del Corazón de la edición Shalom, resumen la envergadura de esta herramienta que María nos brindó:“El Rosario es la oración que acompaña siempre la vida, es también la oración de los sencillos y de los santos… es la oración de mi corazón”.

 

 

 

Sin comentarios

Conociendo la Catedral de Salta

Visitar Salta fue una de las experiencias de viaje más lindas. La capital, es una ciudad bastante tranquila a comparación de la ruidosa Buenos Aires. Las personas no corren al caminar ni tampoco se llevan por delante a los otros. Es bastante pintoresca, y por supuesto tiene mucha relevancia histórica para nuestro país. Sin embargo, una de las cosas más impresionantes es la Catedral.

La historia de la Catedral Basílica de Salta se remonta a fines del siglo XVIII. En ese tiempo la corona española expulsa a los padres jesuitas de todas partes del mundo. A principios del siglo XIX cuando la Iglesia Matriz de Salta ya se encontraba muy deteriorada, se decidió trasladar las funciones de dicho templo a la iglesia abandonada por los padres jesuitas. Solo se realizarán algunas modificaciones interiories y exteriores.En la primera década del siglo XIX se crea la Diócesis de Salta y es el primer obispo, Monseñor Nicolás Videla del Pino, quien constituyó la iglesia de los jesuitas como la primera Iglesia Catedral de Salta. En 1844 por los terremotos ocurridos en la ciudad, la Catedral se deterioró bastante. Por esta razón, recién en 1856 el  Obispo Don José E. Colombres inició los trámites para la construcción de la nueva Catedral.Fue el arquitecto Felipe Bertrés quien realizó el proyecto original parala construcción. El 25 de agosto de 1858 se pide el permiso y días más tarde, se inicia con las excavaciones. Tras el fallecimiento de Bertrés y el Obispo Colombres, el nuevo Obispo solicita a Francisco Soldatti y luego se contrata a la Sociedad integrada por Nicolás y Agustín Cánepa para continuar con la construcción del templo. Además se contrata al maestro Francisco Righetti para la realización del Alta Mayor. Finalmente el 6 de diciemebre de 1883 se finaliza la construcción de las obras de la Catedral.

Actualmente,  la Catedral de Salta volvió a ser pintada de color rosado como lo estaba antiguamente. El Obispo es Mons. Mario Antonio Cargnello  y si bien hay varios horarios de misa, el templo no está todo el día abierto para las visitas sino que durante algunas horas permanece cerrado.

Cuando uno entra, la vista es imponente. Hacia el centro se  encuentra el altar y sagrario realmente hermosos. Como se puede apreciar en la foto, hay diversas partes donde el oro se hace presente.

Al ser el Santuario de la Virgen y Señor del Milagro, en su costado izquierdo se encuentran las imágenes de los mismos para que los fieles puedan acercarse a ellos. Ellos son los patronos de Salta y es conocido que los habitantes de allí son muy devotos.

También están dispuestas imágenes de otros santos y de la Virgen María y Jesús, que realmente son muy lindos. Quien tiene o tuvo la oportunidad de visitar Salta, puede coincidir conmigo en que su imponente Catedral es una de las más lindas de todo el país.

 

 

 

Sin comentarios

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos Confío

“Espero mucho de los demás porque yo daría tanto por ellos, que creo que es demasiado, pero… ¿eso está mal?. Jesús nos dio su vida sin nada a cambio. ¿Por qué creemos que los demás nos deben algo ? o mejor dicho ¿por qué pensamos que los demás tienen que darnos algo a cambio de nuestras acciones hacia ellos?

Muchas personas dan todo por otras, incluso lo que no tienen. Incluso aunque  no las conozcan. Inlcuso aunque no reciban un gracias. No hay nada más lindo que ser recompensado  por haber ayudado en lo que sea, pero si no se recibe nada o si los demás no ven el gesto que hiciste, muchas veces no importa porque  basta con sentirse bien y alegre por haberlo hecho. Es esa satisfacción de realizar un acto bonito lo que llena el alma, lo que hace que un ser humano sea humilde. No hay un ” si yo hago esto por vos, vos tenés que hacer por mi tal cosa”. Ese interés no existe – o no debería existir-  en los actos de caridad verdaderos”.

***************************************************

Hoy, una buena amiga me hizo recordar que junio es un mes especial. Cuando escuchamos la palabra corazón, creo que con lo primero  que lo relacionamos es con “AMOR”. Y es eso justamente lo que en junio,  MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS la Iglesia nos pide: demostrar nuestro amor hacia Jesús.

Él nos entregó su inmenso corazón a todos y busca que el nuestro sea lo más parecido al suyo. Es conocida la historia de Santa Margarita de Alacoque, a quien varias veces Jesús se le apareció. Con ella, comenzó la devoción al Sagrado Corazón de Jesús.

¿ Cómo podemos celebrar nosotros esta fiesta?  Podemos colocar una estampita del Sagrado Corazón de Jesús y ante ella llevar a cabo la consagración familiar al Sagrado Corazón . Creo que otra manera es a través de nuestras obras, porque es con nuestras acciones que podemos demostrar nuestro amor hacia el prójimo y hacia Dios. Como escribí más arriba, lo más importante es hacerlo desinteresadamente, sin pretender nada a cambio. Eso es lo más lindo de los actos de caridad verdaderos. En este mes tan importante, podemos dar amor con amor. Acercarnos al corazón de Jesús, para imitarlo: entregar nuestro corazón a los demás.

PROMESAS DEL SAGRADO CORAZON DE JESÚS A SUS DEVOTOS

1.- A las almas consagradas a mi Corazón les daré las gracias necesarias para su estado.

2. Daré paz a sus familias.

3. Las consolaré en todas sus aflicciones.

4. Seré su amparo y refugio seguro durante la vida y principalmente en la hora de la muerte.

5. Derramaré bendiciones abundantes sobre sus empresas.

6. Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano infinito de la misericordia.

7. Las almas tibias se harán fervorosas.

8. Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a gran perfección.

9. Bendeciré las casas y sitios en que esté expuesta y sea honrada la imagen de mi Sagrado Corazón.

10. Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones más endurecidos.

11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán escrito su nombre en mi Corazón, y jamás será borrado de él.

12. A todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, el amor omnipotente de mi Corazón les concederá la gracia de la perseverancia final.

 

 

 

 

 

Sin comentarios

La solidaridad, un acto de amor

Hoy fue un día anormal. Bueno en realidad,  no sé si esa es la palabra correcta para describirlo, pero si fue diferente. En principio, tuve que grabar un video de 30 segundos opinando sobre qué es la solidaridad. Y sinceramente, me quedé muda. No sabía que decir y entonces me puse a pensar, ¿qué es realmente ser solidarios? Sí, a todos – o la mayoría- nos enseñan desde chicos a tratar de siempre que se puede ayudar a los otros: dando limosna, sonriendo,  avisarle a una persona que se le cayó algo, escuchando a alguien que está mal, llamando a los abuelos que no vemos muy seguido; en fin hay miles de maneras de ser solidarios. La pregunta es: ¿lo somos?

Como contaba mi día fue raro, porque luego de este video, en el tren me encontré con dos jóvenes que pertenecían a un grupo de rehabilitación de drogas que vendían alfajores de  maicena, medialunas y todo de tipo de cosas ricas que uno quiere para comer después del mediodía con un té o un café, o por qué no para compartir con amigos y familia. Decidí colaborar con ellos, dado que no era la primera vez que los veía en el tren. No sé a ustedes, pero a mi esas cosas me llegan y no puedo mirar hacia un costado.  Algunos pensarán: “ esas cosas son mentiras para sacarte plata”, pero yo siempre trato de pensar bien de las personas. Y en todo caso, les propongo pensar, ¿qué haría Jesús en mi lugar?

En fin, la solidaridad es algo cotidiano que no solo está en dar dinero o ayudar a alguien extraño, es serlo todos los días y en todo momento. También hay que recordar que en nuestra familia debe ser permanente el compañerismo entre todos. Sabemos que el “metro cuadrado” es lo que muchas veces descuidamos más que todo, pero hay que tener en cuenta que nuestra familia es una de las cosas más importantes. Respecto a los otros, un “buen día” a todo aquel al que le vamos a dirigir la palabra,  un “gracias” al que nos ayudó, y “por favor” para pedir algo nunca nunca está de más.

Cada uno puede encontrar la manera y el momento para realizar un acto de buen samaritano. Podés buscar alguna organización, institución o ente que necesite voluntarios para una determinada actividad. Podés donar aquello que no utilices más. Podés participar de grupos misioneros. Hay miles de maneras, en internet vas a  descubrir muchas y  sino acércate a tu parroquia y preguntá si hay alguna actividad en la que podés involucrarte. En mi caso, buscan jóvenes que puedan realizar trámites a gente anciana o que los  acompañes leyéndoles o en lo que necesiten.

Y les dejo un último consejo: acuérdense de que una sonrisa, un abrazo, un “¿cómo estás de verdad?, cualquier ayuda a una persona que no conocen y que conocen mucho también, muchas veces les cambia el día a ellos. ¿Y por qué no decir que  a vos también? Ser solidario alimenta el alma y el corazón. Ahora, vos:  ¿ qué te propones hacer?  La decisión está en uno en aceptar o no ser solidario con los otros. Es una elección no una obligación, por eso queda en vos.

Sin comentarios