Por un mundo más lindo

 

La Linda premió a los ganadores del concurso Hagamos de este mundo un lugar más lindo” con el objetivo fomentar el papel de los emprendedores sociales como agentes de cambio.

Porque la capacidad de desarrollo de una región depende  de la capacidad emprendedora de las personas que la habitan, La Linda de Luigi Bosca, junto a la Fundación Inclusión Social, puso en marcha el concurso para emprendedores sociales “Hagamos de este mundo un lugar más lindo”.

La iniciativa tiene como objetivo fomentar el espíritu emprendedor a través de un enfoque integral, que abarque las dimensiones social, económica, medioambiental y cultural. De este modo, promueve el desarrollo de emprendimientos sociales que pongan en práctica ideas cuyo fin sea resolver problemas presentes en la sociedad actual y, a la vez, sean sustentables y económicamente viables.

“El objetivo es motivar a las personas a ser parte del cambio. Buscamos individuos con sentido de comunidad, que puedan comprometerse por una buena causa y que quieran dar significado a su vida dejando su huella en el planeta”, dijo María Virginia López, Gerente de Marketing de Bodega Luigi Bosca.

El concurso estuvo destinado a emprendedores que tuvieran proyectos en marcha o en etapas de planificación, orientados al desarrollo comunitario, la arquitectura, la educación, las ecotécnicas, el medio ambiente o la inserción laboral.

El primer premio lo obtuvo el proyecto “Escuelas Sustentables y Educación Inclusiva” de Riö Diseños Sustentables, emprendimiento encargado de desarrollar planes integrales de arquitectura sustentable. Esta iniciativa tiene el objetivo de brindar igualdad de condiciones a niños de escuelas rurales argentinas mediante la utilización del diseño sustentable y las energías renovables como herramientas de transformación social. “Para financiarlo creamos una línea de objetos realizados en madera reciclada de pallet que luego comercializamos. Esto nos permitió recaudar dinero para poder terminar en noviembre de 2017 la primera escuela en la ciudad de Miraflores, en Chaco”, sostuvieron sus fundadores. Además, otros proyectos fueron reconocidos con becas de estudio para fortalecer sus emprendimientos.