Llegó la fiesta del Malbec

 

“La Semana del Malbec” será el puntapié inicial de una serie de eventos que se desarrollarán en diferentes ciudades alrededor del mundo, comenzando por Buenos Aires. Actividades en restaurantes, vinotecas y bares, degustaciones a cielo abierto y una gran fiesta de cierre para celebrar la pasión por nuestra cepa insignia.

Los festejos se desarrollarán del 3 al 9 de abril con un importante despliegue de actividades en diversos puntos de la ciudad, que incluirán charlas de expertos, promociones de copas de malbec, noche de las vinotecas, degustaciones a cielo abierto en diferentes barrios, descuentos en restaurantes y vinotecas y un gran evento de cierre en Vicente López (Francisco Narciso de Laprida 150)

Alberto Arizu, Presidente de Wines of Argentina, expresó: “El Malbec es una variedad que tiene mucha reputación y prestigio. El vino argentino es un buen ejemplo de un sector que trabajó y mejoró aún en condiciones adversas. Por eso creemos que hay todo un potencial por delante. Encarar una nueva edición de La Semana del Malbec es para nosotros una forma de celebrar esa industria pujante y homenajear a nuestra cepa insignia”.

 “La Semana del Malbec” busca promocionar y difundir al Malbec como cepa emblemática de la Argentina. Al respecto, Walter Bressia, Presidente de Bodegas de Argentina afirmó: “Wines of Argentina y BAAC son dos instituciones con vasta experiencia en los mercados nacionales e internacionales que nos unimos para que, a través de un evento como “La Semana del Malbec”, el público argentino pueda conocer los diferentes estilos de Malbec que se producen en nuestro país”.

 Fiesta de cierre: El sábado 8 de abril de 14 a 00 hs. Las entradas son a beneficio y pueden adquirirse de forma anticipada y con descuento, a $250, en www.lasemanadelmalbec.com o a $300 en puerta, el día del evento.

 ¿POR QUÉ EL DÍA MUNDIAL DEL MALBEC SE CELEBRA EL 17 DE ABRIL?

El origen del Malbec se encuentra en el sudoeste de Francia. Allí se cultivaba este cepaje con el que se elaboraban vinos denominados “de Cahors” por el nombre de la región.
La conquista del mercado inglés fue un paso decisivo en la valoración de esta cepa en Inglaterra y en el mundo. Hacia fines del siglo XIX, la plaga de filoxera destruyó la viticultura francesa, por lo que el “Cot” cayó en el olvido dejando, sin embargo, una cultura de apreciación del Malbec ya construida.
Sobre esa base se desplegó, un tiempo después, el Malbec Argentino. Esta cepa llegó en 1853 a nuestro país de la mano del francés Michel Aimé Pouget (1821-1875), un agrónomo contratado por Domingo Faustino Sarmiento para llevar adelante la dirección de la Quinta Agronómica de Mendoza. Siguiendo el modelo de Francia, esta iniciativa proponía incorporar nuevas variedades de cepas como medio para mejorar la industria vitivinícola nacional. El 17 de abril de 1853, con el apoyo del gobernador de Mendoza, Pedro Pascual Segura, se presentó el proyecto ante la Legislatura Provincial, con vistas a fundar una Quinta Normal y una Escuela de Agricultura. Este proyecto fue aprobado con fuerza de Ley por la Cámara de Representantes, el 6 de septiembre del mismo año.

 

A fines del siglo XIX y de la mano de los inmigrantes italianos y franceses, la vitivinicultura creció exponencialmente y con esta, el Malbec, que se adaptó rápidamente a los diversos terruños que proponía nuestra geografía donde se desarrolló, incluso, mejor que en su región de origen. De esta forma, con el tiempo y con mucho trabajo, se perfiló como uva insignia de la Argentina.
La gestión de Pouget y Sarmiento en la Quinta Normal de Mendoza fue parte decisiva de este proceso. El 17 de abril es, para Wines of Argentina, no sólo el símbolo de la transformación de la vitivinicultura argentina, sino el punto de partida para el desarrollo de esta cepa, emblema de nuestro país a nivel mundial.