El vino más caro de Argentina

 

En una cena de gala, el viernes pasado se presentó en Mendoza el vino de mayor precio de la cosecha.

Con la presencia virtual desde Napa Valley,  de Paul Hobbs anunció el lanzamiento de Cobos Chañares, el segundo Cobos Malbec desde que se creó la bodega y se lanzó el primer Cobos en1999.

El vino Cobos se realiza con el mejor bloque de un viñedo particular y la decisión del winemaker, un obsesionado por las uvas de calidad, es que este Malbec elaborado a partir de lo mejor del viñedo Chañares sea para un nuevo Cobos.

Se realizaron 3600 botellas de las cuáles, un tercio será destinado al mercado local.
El precio: 5200 pesos.

Para llegar a un Cobos se investiga y se evalúa año a año cada viñedo hasta encontrar el mejor bloque, y ese, si la cosecha fue evaluada como muy buena, llega o no, a ser un Cobos, aclara Noelia Torres, la enóloga, durante la gala de presentación del nuevo descendiente de la marca.

“Un Cobos nace de una parcela con potenciales enológicos hiperlativos, se detecta en el viñedo y se desarrrolla en la copa”, explica el agrónomo Guillermo García Zamora “Hacemos scouting, caminamos el viñedo, medimos, prestamos atención a los detalles,  a la homogeneidad de crecimiento de los brotes y de los suelos”.

Luego cada tanque de recibe uva de un sólo viñedo para evaluar su potencialidad,

Este Cobos Chañares Malbec surge de un lote del viñedo que Paul Hobbs tiene en Tunuyán, específicamente en la zona de Los Arboles. Es una finca que cuenta con un bosque de Chañares, árbol nativo del lugar, de ahí el nombre de los viñedos.

La forma de la finca es circular y las uvas fueron plantadas de norte a sur  para aprovechar la mejor luminosidad y lograr gran maduración, condiciones que en la copa se traducen en cuerpo, elegancia y dulzura, resaltando todo el poder de la fruta y la frescura que le imprime la región de Valle de Uco.

Al primer Cobos de Malbec 1999  le siguió un segundo Cobos en 2001 pero elaborado en base a un blend de Malbec y Cabernet Sauvignon que se llama Volturno. El Chañares 2014, es el tercer Cobos y el segundo de Malbec.

Paul Hobbs llegó a la Argentina en 1988 y fue uno de los primeros en descubrir la potencia del Malbec, hoy, el Cobos es el único vino argentino en el exterior que se vende por encima de los 200 dólares. Gracias a este nivel alcanzado lograron generar una expectativa distinta en el consumidor mundial  respecto del estatuto de los  vinos argentinos. 

El Malbec vuelve a su origen francés

Paul Hobbs tiene otra bodega en Napa Valley que cuenta con el mejor viñedo de la zona, el To Kalon, y otra pequeña en Armenia, además asesora a 40 bodegas alrededor del muno y hace siete años se comprometió en un proyecto francés para hacer Malbec en Cahors, cerca de Toulouse, lugar de nacimiento de la cepa Malbec.

Cahors tiene 4500 ha totales, el 10 por ciento de las 45.000 ha de Malbec de Argentina

El año pasado lanzo allí el Crocus, una línea con tres tipos de Malbec en un desafío totalmente nuevo para la producción francesa. Una de los objetivos del winemaker al producir vinos de esta cepa  en otros lugares del mundo fue darle más posicionamiento a nuestro país respecto al varietal emblema.
Es decir, lograr que Argentina tenga con qué compararse. Tener un competidor francés es otra forma más de destacarse.

En esa línea de buscar comparación mundial, Hobbs continúa con su prédica por la producción de Cabernet Sauvignon de calidad. Además de sus malbec, tanto en sus fincas de Perdriel en Luján de Cuyo, como en Chañares de Valle de Uco, cuida sus Cabernet a rajatabla y logra emblemáticas botellas como el Felino ($300) , Bramare Luján ($600) o los Single Viñeyard Cabernet (1300)

Su postura es que el Malbec ya nos hizo conocidos pero para poder llegar a los segmentos de alta gama en el mundo debemos producir Cabernet Sauvignon con el fin de ser comparados.

Que nos elijan por la calidad y que paguen lo que vale.