Microsoft y Android, la banda 7, los adolescentes en EEUU, sensores y Sailfish X

Esta semana en LN Tecnología hablamos de Microsoft por partida doble: por un lado, por la confirmación que era un secreto a voces (Windows Phone/Mobile está muertísimo y hay poca urgencia por parte de la compañía para resucitarlo). Por otro, y en consonancia con esto, la redoblada apuesta en Android (también lo hace en iOS), metiéndose donde sea posible: en este caso, un launcher para Android que permite vincular las tareas del teléfono con las de una PC con Windows 10, y seguir en un lado lo que empezaste en el otro, tomando la aplicación compatible justo donde la dejaste. Esto implica, también, la llegada del navegador Edge a Android.

En el ámbito local, la gran novedad es la inauguración de la banda 7 de LTE, de 2,5 (o 2,6 GHz) para el 4G. Es una banda de gran capacidad pero poco alcance, por lo que se suele usar en ámbitos urbanos con mucha densidad poblacional, como Buenos Aires. Por ahora hay una antena en Puerto Madero, instalada por Personal. Y para aprovechar esta frecuencia de conexión (a medida que vaya extendiendo su presencia) necesitás un teléfono compatible.

Huawei presentó finalmente el Mate 9 Lite (doble cámara trasera, 9 mil pesos liberado), que se suma a la versión para fanáticos de Messi que mostró hace unas semanas (y que tiene el mismo precio).

Qué más publicamos esta semana: el anuncio del BlackBerry Motion, con un hardware similar al KeyOne, pero cambiando el teclado físico por una generosa batería de 4000 mAh, que unida al Snapdragon 625 debería darle una autonomía notable.

Última en la lista pero no menos importante: el jefe de Samsung Electronics tiró la toalla y dice que en marzo próximo se va, que aunque la empresa está por reportar una facturación récord todo ahí dentro es un lío y la empresa necesita una renovación para poder seguir adelante.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios

Probando el Moto G4 Plus y el Vibe K5, el vuelo vertical de Google, la parábola explosiva del Galaxy Note 7

Esta semana estuve probando dos teléfonos, ambos de Lenovo: el Moto G4 Plus y el Vibe K5; el primero es muy recomendable como equipo no tan económico, el segundo un poco menos, principalmente porque lleva una mayor impronta de Lenovo; cuál será su impacto en el mercado local (y cómo esa impronta influirá en la oferta de móviles de la compañía) es todavía un misterio.

En LA NACION Tecnología también estuvimos probando el Sony Xperia X, que ya se vende en la Argentina, y que representa un cambio en el ritmo de presentación de equipos de la compañía japonesa (en los últimos tiempos tardaban un año entre su anuncio internacional y su llegada al país). Es cada vez más una marca de nicho, pero sigue siendo interesante.

La pesadilla del Galaxy Note 7 no parece tener fin para Samsung: ya son cinco los casos reportados de teléfonos “corregidos” (es decir, que en teoría son seguros y que no tienen el problema de la batería) que se prendieron fuego después de la campaña de recambio de los equipos originales. Las operadoras de Estados Unidos frenaron las ventas de este teléfono maldito mientras Samsung investiga los casos (The Verge).

Las oficinas de Samsung en estas semanas serán un infierno, pero eso no evitó que la compañía comprara Viv, la firma de los creadores de la versión original de Siri, y que hoy tienen Viv, un asistente digital muy moderno y, dicen algunos, más avanzado que Google Assistant, sobre todo en la capacidad para comprender órdenes complejas, entender contexto, etcétera. Va camino a reemplazar a S Voice y a ser el alma del centro de comando hogareño que prepara la compañía (y que en rigor ya intentó imponer en sus televisores, sin éxito).

El centro de comando hogareño es a lo que apunta Google con Home (un parlante al estilo Amazon Echo; le hablás y te responde en forma oral; ya que es la única interfaz para interactuar con el dispositivo; la idea es que a futuro sea muy flexible en la cantidad de servicios con los que puede vincularse). Es parte de la transición de Google a ser una empresa de hardware (en parte ya lo era), pero no con un diseño vertical puro como el de Apple (y otros fabricantes pre-Android como BlackBerry o Nokia), en el que software y hardware se hacen en un mismo lugar; Google va a un sistema mixto como el de Microsoft: tener su propia línea de dispositivos de muy alta gama, y competir con los mismos socios que llevaron a la compañía a dominar su segmento.

Como lo puso The Verge: el Pixel es un iPhone, los lentes de realidad virtual son el Samsung Gear VR de Google, el parlante Home es el Amazon Echo, el router Google WiFi (que funciona como una repetidora para extender la cobertura) es igual al Eero.

Los flamantes teléfonos Pixel son atractivos, aunque poco novedosos, más allá del énfasis que hicieron para mostrar cómo, por ejemplo, redujeron la latencia en la interfaz de usuario, algo que sólo lograron teniendo un control absoluto sobre el hardware: otro elemento más para comprender el posicionamiento de estos equipos, en disputa directa con el iPhone y a la vez muy de nicho.

Esta semana también hubo problemas en la red de Personal, que actualizó su infraestructura y dejó sin llamadas de voz (y sin conectividad, en algunos casos) a un millón de clientes.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios