La batería del iPhone, los Galaxy A8 2018, el celular te mide la fiebre y la presión

La noticia de la semana fue, probablemente, que Apple reduce el rendimiento de los iPhone a medida que se degrada la batería; es para que el equipo se mantenga estable y no haya reinicios inesperados, y aunque puede tener sentido, para Apple es un problema comunicacional, porque la idea que quedó fijada es “Apple hace que los teléfonos viejos anden más lento para que lo tengas que cambiar”.  En AnandTech tienen una explicación más técnica de cómo y por qué sucede esto, que cobra importancia a medida que el tiempo de uso de un teléfono se extiende más allá de los dos años.

La otra noticia (más eterea) es la creación de un vidrio que se “cura” solo y a temperatura ambiente, lo que a largo plazo propone un mundo feliz en el que la rotura del vidrio del teléfono es apenas un contratiempo. Por ahora, no obstante, es algo puramente de laboratorio.

Más cercanos en el tiempo (2018) están los sensores de temperatura, presión arterial, saturación de oxígeno y más de MediaTek y CrucialTec. Aunque pueden ser para smartphones, su uso más atractivo está en los relojes inteligentes y pulseras deportivas. Habrá que ver, no obstante, cuál es su grado de confiabilidad. 

Estuve probando un pendrive con Wi-Fi de SanDisk, una alternativa interesante para quienes quieren llevar películas a las vacaciones y no tienen espacio de almacenamiento en el teléfono o tableta de los chicos. Quizá más interesante para quienes viajen a un lugar sin conexión confiable es la posibilidad de hacer backup de las fotos, del teléfono al pendrive, en forma automática.

La gente de Speedtest publicó su ranking mundial de conectividad, y la Argentina se ubica en el puesto 84 en conectividad, coincidiendo con la evaluación de OpenSignal en ese sentido: la velocidad promedio está por debajo del estándar mundial, y no mejora demasiado.  

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios