Los datos del Galaxy S9, las ventas del iPhone X y de Xiaomi, las estrategias frente al MWC

Una de las claves de esta semana fue la filtración (previsible) de los datos y el aspecto del Samsung Galaxy S9 que veremos el 25 de febrero. La parte frontal es casi idéntica a su predecesor; cambia el dorso, con doble cámara para el S9+ y -en ambos- un sensor de huellas digitales trasero ubicado abajo de las cámaras, como suele usarse. El resto no sorprende: Snapdragon 845 o Exynos 9810, 6 o 4 GB de RAM. Veremos qué sucede con el resto.

Apple liberó la versión beta de iOS 11.3, la actualización para teléfonos y tabletas que trae, finalmente, el botón para desactivar la ralentización automática del equipo cuando envejece la batería, nuevos animoji (una de sus mejores cartas de promoción) y mejoras en ARKit, la plataforma de realidad aumentada. Todavía no está lista para el gran público. 

La Comisión Europea multó a Qualcomm por mil millones de dólares; la acusa de firmar un acuero anticompetitivo con Apple para abusar de su posición dominante entre 2011 y 2016, cuando Apple y Qualcomm eran amigos. Mientras, le aprobó la compra de la holandesa NXP, aunque pidiendo cambios sobre el licenciamiento de la tecnología Mifare, que creó NXP y que está entre las más populares de los chips para tarjetas sin contacto (como usan, por ejemplo, las tarjetas de crédito modernas) y que daría una posición más sólida para que Qualcomm haga del smartphone una billetera. (La Vanguardia

Presentaron una microSD de 512 GB (la mayor hasta ahora) mientras nos vamos acercando a la promesa de los 2 terabytes. Es una locura: 512 GB o 2 TB en algo del tamaño de una uña.

Como Samsung, LG también piensa en teléfonos (o mejor; dispositivos) con una pantalla flexible para doblarlos y hacer que pasen de smartphones a tabletas; la pantalla es como la tapa, contratapa y lomo de un libro en una sola pieza.  

El dato notable (y no confirmado en forma oficial) del MWC 2018 es que Huawei pospondría la presentación del Huawei P20 (ex P11) para no quedar opacado por el S9, y que LG haría algo similar con el G7 (ET News). Después de aclarar que la compañía surcoreana seguirá presentando teléfonos pero “cuando estén listos” (es decir, sin obligarse a que sea un año exacto de renovación), se dice que hicieron borrón y cuenta nueva con G7 (para que no quede, como el G6, como un segundón olvidado) y en el MWC mostrarán un V30 renovado. ¿Por qué? En el caso de LG, porque siguen perdiendo plata (TechCrunch) y necesitan pescarle la vuelta al negocio para volver a crecer.

En el caso de Huawei la línea Mate ha tenido más éxito que los P, que en teoría eran lo más avanzado de la compañía, al tiempo que como comentábamos hace unos días enfrenta un freno importante a su estrategia para 2018: pensaban desembarcar a lo grande en EE.UU. y se frenó todo. Como sea, ALGO seguro mostrarán, lo mismo que Sony, Nokia y otras compañías.

Cómo es la valija que usan los forenses para acceder a los teléfonos que tienen información vital de algún caso (TN Tecno)

El mercado chino de smartphones (el mayor del mundo) se contrajo un 4 por ciento durante 2017, la mayor parte en el último trimestre, a 459 millones de teléfonos en el año. Huawei mejoró su posición dentro de China (pero quedó lejos de sus propios objetivos) y Apple se posicionó en el cuarto puesto, desplazando a Xiaomi. (Canalys)

Hablando de Xiaomi: es la número 1 de India… pero Samsung dice que no. ¿A quién creerle? Da igual: aún si no quedó en la primera posición, quedó muy bien posicionada en el segundo mercado más grande del mundo por volumen. (GSMarena

Seguimos con Canalys, que tuvo una semana prolífica: la consultora dice que el iPhone X fue el más vendido del último trimestre de 2017 en todo el mundo, con 29 millones de teléfonos. (Canalys)  A la vez, los proveedores de componentes dicen que Apple estima 20 millones para el período enero-marzo, la mitad de lo que estimaba cuando encaró las ventas del iPhone X (Nikkei Asian Review). Esto sirve, entre otras cosas, para abonar la teoría de que el iPhone X no se seguirá vendiendo después de septiembre, y que habrá una renovación sin continuidad (Apple históricamente sigue vendiendo varios años un modelo, pero este no sería el caso con el iPhone X). 

El Vivo X20 Plus UD es, finalmente, el primero en llegar al mercado con un sensor de huellas digitales detrás de la pantalla, a 560 dólares.  Por ahora sólo está disponible en China. Salvo el sensor, es un equipo de lo más normal. (Liliputing

Hablando de sensores: JDI, histórico proveedor de pantallas para el iPhone (aunque no el único), confirmó que logró un avance muy interesante. Tomó su pantalla con sensor de tacto incorporado (como tienen muchos fabricantes) y logró hacer que sea tan sensible que es capaz de detectar las crestas papilares de la yema del dedo, transformándose en un gran sensor biométrico transparente. (JDI)

Alguien del equipo de Donald Trump analiza la creación de una red nacional de 5G en Estados Unidos, como forma de competir mejor con China y evitar que ésta (en particular, Huawei) tenga injerencia en EEUU. Esto es la lectura -muy discutible- que hacen, y hay varios sectores (sobre todo, de las operadoras) que están preocupados por el tema, aún cuando no es oficial. Hasta el jefe de la FCC, Ajit Pai, salió a decir que le parece una mala idea (Phonescoop)

Un hilo de tweets que vale la pena leer, de Bethany Bongiorno, que participó en el desarrollo del iPad original. En inglés, pero con la ayuda del traductor de Twitter se entiende.

Sin comentarios

Spectre, espías en tu teléfono, el Exynos 9810, la pantalla del avión se va, Alexa en todos lados

La primera semana del año estuvo marcada por la sombra de Spectre, la vulnerabilidad descubierta hace un año pero dada a conocer por estos días, y que pone en peligro a cualquier computadora moderna; sea un chip de Intel (con el ataque Meltdown), de AMD o de ARM: los teléfonos, las tabletas y hasta los relojes inteligentes están en peligro potencial. Nadie sale indemne. Y aunque en el caso de ARM no es en todos los modelos de chips, es un buen ejemplo de algo que no es nuevo, pero que para mucha gente sigue siendo una sorpresa: el smartphone es una computadora con todas las de la ley, y debe ser tratada como tal.

Esto se suma a la denuncia de que muchos juegos para teléfonos inteligentes usan el micrófono para intentan identificar qué programa de televisión estás viendo. Recolección pasiva de datos de audiencia, intromisión a la vida privada, etc. No es algo pasajero y no está bien, por más que las compañías avisen, en la letra chica, que usarán el micrófono para algo diferente de lo que deberían.

Moviéndonos a temas más “tradicionales”, Samsung presentó su Exynos 9810, el chip que dará vida al Galaxy S9 en algunas partes del mundo (como la Argentina, si sigue la tradición de modelos anteriores). Más allá de lo obvio (es más rápido que el anterior) incorpora los dos elementos de moda: tratamiento de datos para mejorar el efecto bokeh con una sola cámara, como los Pixel 2 (y los propios Galaxy S8), y uso de un sistema de identificación biométrica haciendo un mapa 3D de la cara.

Y acompañando el verano hicimos un repaso de cuáles son los planes de Claro, Movistar y Personal para sus clientes cuando están de viaje y no quieren comprar un chip local en el país de destino. 

En el inicio del año, además, el Ente Nacional de Comunicaciones autorizó a Claro y a Telefónica a dar televisión satelital. Se viene el cuádruple play masivo.

El Galaxy S9 llevará, parece, un sensor de huellas digitales tradicional (visible). Es Doogee, una firma china de segunda línea, la que con su Doogee V llegará -dicen- antes que nadie al mercado con un sensor invisible. En este caso, además, con un aspecto… familiar. Vale reiterar, también, que ser pionero rara vez asegura el éxito.

Hablando de Doogee: el BL12000 es un teléfono con 2 (dos) baterías de 6000 mAh cada una, la mayor capacidad en un móvil a la fecha. Pantalla de 6 pulgadas, chip MediaTek y doble cámara frontal y trasera (cuatro en total). Como para entender de qué va la compañía. (Andro4all)

Samsung vendió unos 320 millones de teléfonos en 2017, y estima que en 2018 el número será similar: 320 millones de smartphones y 40 millones de celulares convencionales. (PhoneArena)

Aprovechará, además, el freno a las ventas de Huawei, que vendió 153 millones de equipos en 2017 (lo destacaba la semana pasada), pero fue impactada por las malas ventas de China, su mercado principal por lejos, según Canalys.

Huawei apuesta por EE.UU. para compensar (con el Mate 10 a la cabeza) pero no le será fácil; entrar al muy maduro y saturado mercado estadounidense requiere mucho dinero, paciencia, constancia y buenas relaciones con las operadoras, algo que no siempre es posible. (Counterpoint tiene una buena descripción de esto)

Nokia mantiene su buen ritmo de novedades con la versión 2018 del Nokia 6, el teléfono con el que “volvió” al mercado de los smartphones. En este caso, con una pantalla FullHD de 5,5 pulgadas, monovolumen de aluminio (como el modelo original), mueve el sensor de huella digitales al dorso del teléfono y suma Snapdragon 630, 4 GB de RAM, una cámara de 16 megapixeles (con apertura f/2.0) y captura de sonido envolvente basada en OZO, que Nokia desarrolló para sus cámaras 360. (AndroidGuys)

Amazon presentó un kit para llevar Alexa (su asistente digital) a más dispositivos. ¿No se podía, ya? Sí, pero ahora el grueso del trabajo está hecho por Amazon, que se asegura además una implementación uniforme. Piensen en más teléfonos, relojes inteligentes, más parlantes y otros electrodomésticos conectados, la mayoría orientados al influyente mercado estadounidense. (Amazon) Esto incluye, por ejemplo, unos anteojos de Vuzix: como los Google Glass, pero más discretos (en teoría), permitirán hablarle a Alexa y tener respuestas visuales en el cristal del anteojo. Mil dólares el modelo inicial (Bloomberg)

Razer publicó la lista de juegos que son compatibles con su smartphone gamer, notorio por tener una pantalla con una tasa de refresco de 120 Hz, lo que permite movimientos que se ven más fluidos. Es un número interesante de títulos pero, también, una cantidad muy reducida, y una demostración de todo lo que le falta a la compañía para ser más que un equipo atractivo para una minoría. (GSMArena

En Estados Unidos, las aerolíneas comienzan a desmontar sus servicios de entretenimiento a bordo en los vuelos cortos. Desaparecen las pantallas en los respaldos de los asientos, porque todo el mundo ya lleva su propia pantalla (que en muchos casos es muy superior). La alternativa es usar el contenido propio, o acceder al servicio de streaming interno del avión. Se ahorran muchísimo dinero (esas pantallas, por malas que sean, son carísimas). Para mucha gente, no obstante, es una mala noticia: la ubicación de la pantalla en el respaldo es casi imbatible. Ya aparecerán ganchos para colgar tu tableta. (NYTimes

Si tienen un teléfono viejo que ya no puede correr aplicaciones nuevas, quizá tenga (en un futuro) una nueva vida con PostmarketOS, un sistema operativo pensado para darle una nueva vida a los equipos antiguos: las aplicaciones, funciones y demás están hechos con sus limitaciones en mente. ¿Vale la pena? Quizás: cualquier teléfono de la última década puede ser un excelente reproductor de audio, reloj despertador, GPS para el auto, etcétera (más allá de su utilidad como teléfono o mensajero básico). Por ahora, no obstante, es un proyecto al que le falta mucho camino por recorrer. (Liliputing

Sin comentarios

Sensores invisibles, el nuevo Moto E, el fin del roaming para los europeos, un Honor 9 para no comprar el P10

Esta semana escribí sobre Vivo, que será -quizás- la primera en ofrecer un smartphone con un sensor de huellas digitales escondido detrás de la pantalla frontal, un camino que en teoría transitará Apple con el próximo iPhone y Samsung con el S9; la compañía surcoreana ya dijo que esa era su intención con el S8, y todos los rumores y filtraciones sobre el nuevo iPhone apuntan en esa dirección.

Mientras Europa celebra el fin de roaming para los europeos dentro de su territorio, y la idea de incluir una cámara en un teléfono celular cumple 20 años (el primer equipo en hacerlo llegó un poquito más tarde), Lenovo renovó la línea Moto E con el Moto E4 y E4 Plus, que suben un peldaño en el escalafón de la compañía (ya no son la alternativa más económica, que le queda al Moto C).

Apple dice que llevará sus máquinas para reparación automatizada de pantallas de iPhone a más países y ciudades; Google inauguró una sección oficial de aplicaciones recomendadas para Android.

En nuestro país, además, crearon SheTaxi, una aplicación para pedir taxis manejados por mujeres; funciona en Rosario.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios

Bixby viene atrasado, Lenovo hará un Moto C, iOS se aleja de los 32 bits, ZTE tiene su reloj

Aquí va, como siempre, un listado de noticias sobre dispositivos móviles que publicamos en LN Tecnología, más otras que estuvieron circulando y que vale la pena destacar.

Samsung admite que su asistente digital Bixby no estará listo en forma completa para la salida del Galaxy S8. Un papelón, teniendo en cuenta lo central que es su estrategia a futuro y la manija que le dieron. Pero: mejor tarde que nunca (y no sería la primera compañía en prometer algo en una presentación y luego admitir que llegará como una actualización después de tiempo, como el efecto Bokeh en el iPhone 7). A la vez, te da la pauta de lo apurados que trabajaron con el S8. ¿Impacto en ventas? Nulo.

Se vienen los Moto C con los que Lenovo apunta al segmento más económico del mercado. Que era a donde iba -con éxito- el E, pero no llegaba al segmento más básico de todos, que es a donde apunta la compañía con este modelo, que será más barato que el E. La profusión de modelos (C, E, G, M, X, Z) es una mala señal (muchos equipos, difícil diferenciar, diluye la identidad) aún si algunos -como el Moto M- son para mercados específicos. Deberían ser equipos ideales para el mercado argentino, muy sensible al tema precio.

Y los próximos Google Pixel podrían tener pantallas con bordes curvos (como el Galaxy S7 Edge, entre otros); al menos, eso se especula por una inversión de Google a la planta de OLED de LG. Veremos. Sería una pena, porque los bordes laterales curvos -al menos, los que hemos visto hasta ahora- no aportan casi nada en funcionalidad.

Cae la producción de celulares en el país y acumula cinco años de retracción. Salió 1 millón de teléfonos de Tierra del Fuego en el primer trimestre del año, un 40 por ciento menos que durante el mismo período de 2016. El contrabando crece. (Cronista)

Seguir leyendo

Sin comentarios

Control parental en Android, Swatch cree que llegó su hora, el problema del contrabando

Esta semana escribí sobre Family Link, la herramienta de control parental de Google para Android. Se pone a tono del resto: podés definir a qué aplicaciones accede la cuenta “infantil”, cuánto tiempo usa la tableta y en qué horario, bloquearla cuando es hora de ir a comer y no quiere, etcétera. El servicio es gratis, pero sumar cada nuevo nene o nena, como en la vida real, tiene un costo (de 30 centavos de dólar por chiquitín).

Publicamos una nota también sobre la billetera móvil en la Argentina, con desarrollos como Vale y Todo Pago, a los que se suman otras plataformas como Vinti, EcoPago o Mercado Pago, que comienzan a tener el entorno regulatorio necesario para funcionar en el país. Falta el pago con tarjetas por contacto (tipo SUBE, y como tienen las tarjetas de crédito afuera) y estamos para usar el teléfono con el Posnet.

No es novedad, pero es un tema que persiste y que con los celulares, por ahora, no tiene solución a la vista: en el país los smartphones y el resto de la electrónica de consumo tienen un precio que es el doble del estadounidense. Hay varios motivos: el de EEUU es un mercado competitivo en extremo, con márgenes muy bajos y un volumen enorme; aquí se pagan muchos más impuestos y el costo de la logística de terminar el equipo en Tierra del Fuego tiene un impacto ineludible. Cambiará eso, en teoría, con las notebooks a fin de marzo; con los celulares (sobre los que hay montada una inversión muy grande en la isla) no hay noticias por ahora. 

Swatch dice que no quiere usar Android Wear y desarrolló su propio sistema operativo para relojes (creado, en rigor, en el Centro Suizo de Electrónica y Microtecnología). Un futuro difícil, como demuestran Pebble, Fitbit y otros: no hay discusión sobre la capacidad de Swatch para hacer un buen diseño, pero la clave de un smartwatch (como en cualquier computadora) está en lo que puede hacer más allá de la relojería; en las aplicaciones de terceros. A la vez, Swatch parece estar apuntando primero a un reloj conectado (tipo Withings) antes que inteligente, donde la extensión de funciones es menos importante. Veremos recién en 2018. 

No es el camino que tomaron Montblanc (que también tiene un reloj con Android Wear, el Summit) ni Tag Heuer, que renovó su oferta de relojes ingeligentes con un segundo modelo con Android Wear y un precio bastante alto (1500 euros). La compañía dice que es modular; en la práctica, podés elegir el material de la caja, los enganches, las correas, las hebillas, etcétera. Pero no podés elegir el hardware (salvo pasarte a un reloj analógico tradicional con el mismo diseño) ni sumarle nuevas funciones, que sería lo que define a un dispositivo como modular.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios