Un chip con doble personalidad, comenzó la preventa del iPhone X

No tuvo mucha repercusión internacional, pero es un anuncio que me parece muy interesante: FuZion, un chip que es a la vez una SIM y una microSD de 32 GB. Extendés la memoria de un teléfono que a priori no lo permite. Es compatible con múltiples teléfonos ya existentes, y lo será con otros más a futuro. El usuario principal es que tiene un teléfono de esos en los que tenés que elegir si lo hacés doble SIM, o lo usás con una SIM y una microSD; acá mantendrías el máximo de opciones (2 SIM y memoria). Es un negocio de las operadoras (sigue siendo una SIM, así que requiere una línea asociada), así que su disponibilidad en la Argentina es ignota.

Apple puso en preventa el iPhone X: todavía no se sabe cuántos vendió, pero los plazos de entrega crecieron rápidamente con el correr de las primeras horas del viernes, a medida que se fueron acumulando los pedidos. El rumor principal es que el grueso de la producción, limitada, está destinado a las tiendas físicas, que lo ofrecerán desde el 3 de noviembre.

Mientras, crece en la Argentina el mercado de teléfonos reacondicionados (equipos que se venden formalmente como usados, pero que antes fueron revisados para ver su estado), entregados por usuarios como parte de pago de modelos nuevos.

Presentaron Safe, otro reloj con 3G y GPS, para niños; es el cuarto en llegar en forma oficial al país. Su mayor virtud, para mí, es que es el más parecido a un reloj; no tiene pantalla grande ni nada que llame demasiado la atención, aunque al igual que el resto camina por la delgada línea entre ser una buena manera de estar en contacto con los padres y ser un imán para el robo. Pero es, como las demás, una propuesta interesante.

El juicio entre Apple y Samsung por las patentes del iPhone se resiste a morir: pidieron una nueva evaluación de la multa que debe pagar Samsung, que era de mil millones de dólares, luego bajó a 400 millones… y ahora podría volver a reducirse.

La gente de Avast hizo un relevamiento en la tienda de Android y señaló cuáles son las aplicaciones que más “pesado” ponen al teléfono (gastan recursos, batería, almacenamiento).

Si cruzás la calle mirando el celular, en vez de estar atento a si viene un auto, Hawaii te ponen una multa de 35 dólares.

Más noticias del mundo móvil

Seguir leyendo

Sin comentarios

Sony, Xiaomi y Lenovo muestran sus novedades para Asia, Google prueba ser un operador virtual, ARM habla del próximo Cortex A72 y Motorola actualiza el Moto G local a Lollipop

Esta semana comenzó, en Estados Unidos y parte de Europa y Asia, la distribución del Apple Watch, con lo que las redes sociales y los sitios de tecnología se llenaron, una vez más, de unboxings, guías para el usuario primerizo, etcétera. Reacciones hay de todo tipo -muchas, cercanas a la evaluación cauta de las reseñas profesionales, aunque con la lógica emoción del chiche nuevo-.

Mientras, Google aprovechó para anunciar una próxima versión de Android Wear que, entre otras cosas, permitirá el uso del Wi-Fi para recibir notificaciones en el smartwatch aún si el teléfono -que es el que hasta ahora le envía los datos vía Bluetooth- está lejos. Genial para andar por la casa sin llevar el teléfono encima. Sony y Motorola ya confirmaron que estará disponible para sus relojes en breve.

La otra noticia de Google es que se transformó, en Estados Unidos, en una operadora virtual: ofrece un abono de datos sin costo extra por roaming -aunque con menos ancho de banda si vas a los 120 países, incluyendo la Argentina, donde tiene cobertura- y, como otras, te devuelve los datos no usados en forma de crédito. No es barato, pero no tiene contrato de permanencia. Las reacciones son variopintas; acusaciones de que viola la neutralidad de la red (por ahora sólo se puede usar con un Nexus 6), creer que es el peor error que cometierion las telefónicas que participan, etc. Aunque comparto el concepto de que lo que logra Google es ser un intermediario entre las operadoras (que ya no importan, porque son sólo proveedoras de servicio) y el usuario. El problema, como dice Jan Dawson en este análisis brillante previo al anuncio (pero 100% relevante a posteriori) es que las telefónicas siguen ganando de una u otra forma, y siempre pueden romper esto; si lo aprueban, es porque la apuesta de Google es suficientemente acotada compara no ser peligrosa.

Durante la semana Sony presentó un Xperia Z4 para el mercado japonés, con la expectativa de que mostrará en breve una segunda variante para el mercado internacional. El teléfono mantiene las líneas del Z3 (que, a propósito, será presentado en la Argentina en mayo próximo) y actualiza el hardware -pantalla Full HD de 5,2 pulgadas, chip Snapdragon 810, cámara de 20,7 megapixeles- sin demasiadas sorpresas, salvo el inesperado estabilizador óptico de imágenes para la cámara frontal de 5 megapixeles.

Otra compañía que hizo ruido fue Nokia: toma fuerza un rumor -que hace ya un tiempo viene dando vueltas- de que la compañía presentará un smartphone a principios del año próximo, con el mismo esquema que la tableta N1: hacer el diseño y dejar que Foxconn se encargue de la apuesta monetaria fuerte (fabricación, distribución y venta). La tableta N1 tenía buen diseño y un launcher propio; para el smartphone Nokia debería, quizás, hacer algo más, porque smartphones Android con buen diseño hay muchos. La compañía respondió oficialmente diciendo que no planea fabricar ni vender teléfonos, pero el brevísimo texto no desmienta de que hagan algo como con la tableta N1 (Reuters).

Mientras la Secretaría de Comunicaciones informó que sancionará a Movistar por los cambios en los planes de datos de 1,7 millones de usuarios; Whatsapp habilitó las llamadas de voz para usuarios de iPhone; y la (para mí) ignota compañía australiana Guvera presentó su servicio de streaming de música en el país (33 pesos por mes o un sinfín aleatorio de música). Seguir leyendo

Sin comentarios

Del Huawei Y600 al Apple Watch, pasando por el kill-switch de Android y la versión multiplataforma de Cortana

Huawei Y600 y una Talkband B1

Esta semana estuvimos probando en LA NACION Tecnología el Huawei Y600 (en rigor: Guillermo Tomoyose lo hizo), que viene con una pulsera deportiva TalkBand B1.

Comentamos, también, la llegada del kill-switch a Android 5.1 (bloqueás el teléfono para que no pueda usarse ni formatearse; es más que lo que había hasta ahora) y de los mapas Here de Nokia al iPhone. Altamente recomendables, sobre todo para el interior argentino de “segunda línea” (es decir, más allá de los puntos turísticos tradicionales) donde suele tener mejor cartografía.

Otra aplicación que hará el salto multiplataforma es Cortana, que estará disponible para Android y para iOS en el futuro próximo, según Reuters. Interesante apuesta (parte del mantra horizontal de Satya Nadella) pero que debilita aún más a la plataforma Windows Phone, porque le quita la mayor parte de su diferencial (aunque dudo que alguien fuera a comprarse un Lumia por Cortana).

Esta semana fue la elegida por Apple para dar más detalles sobre el Apple Watch, incluyendo el dato que faltaba: el precio. El modelo básico está en consonancia con el resto (todos los relojes inteligentes de alta gama estaban entre 250 y 350 dólares). El modelo más caro, con todos los chiches, tiene un precio de 17.000 dólares. Decir que es caro es una tontería: no es funcionalidad lo que se está pagando con la versión de oro de 18 kilates. Lo explica magistralmente Benedict Evans.

Los suizos están comenzando a reaccionar. Si yo fuera alguno de ellos, me pondría de acuerdo con todos y haría una plataforma estándar tomando el Kairos como base: un reloj analógico -el único distintivo que tienen para aportar- con una pantalla transparente que lo hace “inteligente”. Nunca podrán ganarle a Apple en integración con iOS, pero todavía pueden mejorar -como relojes- lo que están haciendo LG, Huawei, Samsung y demás en Android Wear.

El otro anuncio interesante, pero al que le falta tiempo para probar su utilidad (más allá de un buen inicio) es el de ResearchKit, una plataforma que busca la ubicuidad de los smartphones (en rigor: del iPhone, aunque la plataforma es de código abierto) para aportar datos para la investigación médica apelando a sus múltiples sensores y al hecho de que trascienden fronteras físicas, etarias y sociales (sobre todo en EEUU). Hay polémica por quién tendrá el control de esos datos, pero el concepto es fantástico.  Seguir leyendo