Probando el Galaxy S8, las novedades de iOS 11, OnePlus 5 tiene un aire familiar

Esta semana publiqué en LN Tecnología mi reseña del Galaxy S8, que ya se vende en el país. Mis conclusiones son, me temo, previsibles para cualquiera que haya venido viendo la reacción de la crítica: es un telefonazo, aunque es poco lo que tiene para separarse de, por ejemplo, el S7, que si lo consiguen a buen precio es un competidor inevitable.

Esta también fue la semana de la WWDC, en la que Apple se sumó a la moda de los parlantes inteligentes (aunque apostando primero por el audio, que es una buena idea), y presentón nuevas iPad Pro de 10,5 y 12,9 pulgadas, con marcos laterales más angostos, un chip A10X de seis núcleos, más teclados para usarla como portátil general  y con iOS 11, que estará disponible en primavera (para la llegada del nuevo iPhone, aunque con muchas herramientas para las tabletas) y que trae varias novedades interesantes, como el dock de aplicaciones para el iPad, arrastrar y soltar texto o elementos entre aplicaciones, un nuevo diseño para la tienda de software y mucho soporte para realidad virtual (las primeras pruebas, vistas en The Verge, prometen).

Arsat anunció que licitará espacio en los terrenos que tiene en todo el país para que las operadoras instalen antenas 4G y, así, ampliar la cobertura que la telefonía móvil tiene en el territorio; es una manera, además, de generar dinero con la red troncal de fibra óptica estatal, ya que las antenas tendrían conexión directa.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios

Probando el Moto G4 Plus y el Vibe K5, el vuelo vertical de Google, la parábola explosiva del Galaxy Note 7

Esta semana estuve probando dos teléfonos, ambos de Lenovo: el Moto G4 Plus y el Vibe K5; el primero es muy recomendable como equipo no tan económico, el segundo un poco menos, principalmente porque lleva una mayor impronta de Lenovo; cuál será su impacto en el mercado local (y cómo esa impronta influirá en la oferta de móviles de la compañía) es todavía un misterio.

En LA NACION Tecnología también estuvimos probando el Sony Xperia X, que ya se vende en la Argentina, y que representa un cambio en el ritmo de presentación de equipos de la compañía japonesa (en los últimos tiempos tardaban un año entre su anuncio internacional y su llegada al país). Es cada vez más una marca de nicho, pero sigue siendo interesante.

La pesadilla del Galaxy Note 7 no parece tener fin para Samsung: ya son cinco los casos reportados de teléfonos “corregidos” (es decir, que en teoría son seguros y que no tienen el problema de la batería) que se prendieron fuego después de la campaña de recambio de los equipos originales. Las operadoras de Estados Unidos frenaron las ventas de este teléfono maldito mientras Samsung investiga los casos (The Verge).

Las oficinas de Samsung en estas semanas serán un infierno, pero eso no evitó que la compañía comprara Viv, la firma de los creadores de la versión original de Siri, y que hoy tienen Viv, un asistente digital muy moderno y, dicen algunos, más avanzado que Google Assistant, sobre todo en la capacidad para comprender órdenes complejas, entender contexto, etcétera. Va camino a reemplazar a S Voice y a ser el alma del centro de comando hogareño que prepara la compañía (y que en rigor ya intentó imponer en sus televisores, sin éxito).

El centro de comando hogareño es a lo que apunta Google con Home (un parlante al estilo Amazon Echo; le hablás y te responde en forma oral; ya que es la única interfaz para interactuar con el dispositivo; la idea es que a futuro sea muy flexible en la cantidad de servicios con los que puede vincularse). Es parte de la transición de Google a ser una empresa de hardware (en parte ya lo era), pero no con un diseño vertical puro como el de Apple (y otros fabricantes pre-Android como BlackBerry o Nokia), en el que software y hardware se hacen en un mismo lugar; Google va a un sistema mixto como el de Microsoft: tener su propia línea de dispositivos de muy alta gama, y competir con los mismos socios que llevaron a la compañía a dominar su segmento.

Como lo puso The Verge: el Pixel es un iPhone, los lentes de realidad virtual son el Samsung Gear VR de Google, el parlante Home es el Amazon Echo, el router Google WiFi (que funciona como una repetidora para extender la cobertura) es igual al Eero.

Los flamantes teléfonos Pixel son atractivos, aunque poco novedosos, más allá del énfasis que hicieron para mostrar cómo, por ejemplo, redujeron la latencia en la interfaz de usuario, algo que sólo lograron teniendo un control absoluto sobre el hardware: otro elemento más para comprender el posicionamiento de estos equipos, en disputa directa con el iPhone y a la vez muy de nicho.

Esta semana también hubo problemas en la red de Personal, que actualizó su infraestructura y dejó sin llamadas de voz (y sin conectividad, en algunos casos) a un millón de clientes.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios

Los smartphones y relojes avanzados de la IFA, el Galaxy Note 7 es un fuego, cuántos adultos tienen un smartphone

En lo que refiere a la industria móvil, la semana estuvo dominada por tres noticias. La primera es la anticipación por la presentación, el 7 de septiembre, del próximo iPhone y la eterna especulación sobre sus probables funciones (doble cámara principal para el modelo más grande, ausencia de conector analógico de audio, diseño muy similar a la versión anterior). La compañía, dice el WSJ, está renegociando todos sus contratos con los proveedores para lograr mejores márgenes. Ah, y hay súbita falta de stock del Apple Air 2, dicen en 9to5mac. ¿Habrá novedades?

La segunda, por lo inesperado, es que Samsung tuvo que ordenar un cese de ventas del Galaxy Note 7, por problemas con sus baterías (varios casos de explosiones). Se supone que ya resolvieron el problema y están cambiando los equipos por otros que no tienen ese problema. ¿Cuántos? Estiman 2,5 millones ya fabricados y enviados. El timing es pésimo (justo antes de la presentación del iPhone 7) pero me da la sensación que el impacto en ventas será mínimo. Será cuestión de esperar. 

La tercera noticia es la IFA 2016; este año, la feria berlinesa de tecnología aportó (a falta del Galaxy Note, el clásico de esta exposición) varias novedades en lo que refiere a smartphones. Huawei, con la línea Nova, con la que apunta al segmento más disputado hoy: la gama media premium, usando el diseño del Nexus 6P y llevándolo a equipos de 5 y 5,5 pulgadas.

Sony con el Xperia XZ (el que debió presentar en febrero, y que más allá de un estabilizador óptico de cinco ejes y una pantalla de 5,2 pulgadas no tiene grandes novedades) y el X Compact, que rompe con su saludable tradición de hacer versiones pequeñas de un teléfono (4,6 pulgadas) con el mismo hardware que sus hermanos mayores. El problema para Sony, igual, es el mismo de los últimos años: lindos equipos, pero ninguno que se destaque más allá del diseño.

Lenovo presentó el Moto Z Play, completando el mismo trío que armó el año pasado con el último Moto X. Este mantiene el diseño de los otros dos, por lo que es compatible con sus accesorios magnéticos (y le da un poco más de sentido a la idea de modularidad). También apareció el módulo con una cámara Hasselblad incorporada, una idea similar a la que tenía Sony con su línea QX (crear una cámara independiente en la que el smartphone hace de visor y control); aquí la óptica parece ser, paradójicamente, el mayor problema. Dato de color: los MotoMods no pueden pesar más de 200 gramos. En dpreview lo estuvieron probando.

Samsung no mostró teléfonos, pero sí relojes: el Gear S3, una gran promesa que terminó, para mí, en decepción; aunque es una maravilla tecnológica (y mantiene todo lo bueno de usabilidad del Gear S2) es enorme, uno de los mayores peros que tienen todavía los relojes inteligentes. El Asus Zenwatch 3 va en el mismo camino: muy bonito, y bien logrado, pero apenas más chico que el Moto 360 original. Muy masculinos ambos. Sï, los relojes grandotes analógicos también son una realidad. Espero que la compañía haga un Gear S3 Mini con el tamaño del S2. Una buena del Gear S3, no obstante, es que logra tener la pantalla siempre encendida (como el Galaxy S7); si Samsung lo logró, LG podrá hacer lo mismo; lo que significa que el año próximo la mayoría de los smartwatches, sin importar la marca, lograrán lo mismo: que la pantalla no esté haciendo la gran Lapegüe para sobrevivir. Sí, Pebble funciona así desde el día 1.

Y aquí contrasta con el camino que están haciendo compañías más tradicionales: Skagen presentó un reloj analógico (Hagen Connected) con un discreto podómetro, tipo el Withings Activité; vibra cuando tenés una notificación. También se pueden programar los botones laterales. Withings, por su parte, le agregó una pantalla digital a su nuevo reloj analógico (Steel HR), que permite ver notificaciones, el estado del tiempo, etcétera. En Wareable hay muchos más relojes inteligentes y conectados presentados en la IFA.

Con la noticia de que Google puso en pausa (en el mejor de los casos) a su proyecto Ara para crear un teléfono modular, escribí una nota repasando el estado de los diferentes proyectos y apuestas en este área. Aunque el concepto es atractivo, en la práctica no termina de cuajar, y no solo por una cuestión técnica; en la medida en que no sea un estándar general (y es casi imposible que suceda) no habrá manera de masificarlo; implica una apuesta muy grande por una única compañía/línea de producto.

En el ámbito local, la noticia es la llegada al país de la cuarta generación de los Moto G de Lenovo, que fueron presentados en mayo último; el G4 a secas, el G4 Plus y el G4 Play, con pantallas de 5 y 5,5 pulgadas, y con los que la compañía buscará revalidar los títulos de otros años (los Moto G han sido, hasta ahora, los más vendidos en su segmento en el país), aunque este año tiene mucha competencia.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios