Smartphones de alta gama con doble cámara, con tapita y doble pantalla, con Android 7 y precio bajo

Esta semana publiqué en LA NACION Tecnología la presentación del Huawei Mate 9, que como el P9 tiene una doble cámara trasera (combina un sensor color y otro blanco y negro buscando fotos de mayor riqueza tonal). Viene en dos versiones; una clásica con pantalla de 5,9 pulgadas, y una sofisticada es la que tiene el diseño menos original: es, casi literalmente, un Galaxy S7 Edge.

En hardware tiene “mucho de todo” (6 GB de RAM, 256 GB de almacenamiento) pero sale una fortuna. Puede ser, igual, una buena chance para la firma china para capturar parte del mercado que el Note 7 dejó vacante. ¿Tiene zoom óptico como el iPhone 7 Plus? No: combina los 20 megapixeles del sensor monocromo con los 12 megapixeles del color para permitir dos aumentos… que son digitales, pero de buena calidad (en GSMArena tienen algunos ejemplos).

Publicamos una nota sobre la queja de un organismo noruego por la recolección de datos personales que hacen las pulseras deportivas; no es inusual, pero sí sirve como recordatorio de que la cantidad de computadoras que llevamos encima y que nos miden en forma más o menos permanente no deja de crecer.

En el plano local, la noticia estuvo del lado de Movistar, que lanzó un plan canje para modernizar su parque de equipos y llevarlo a 4G (toma algunos smartphones de hasta 3 años en parte de pago); de Personal, que ofrece Whatsapp gratis con la carga de crédito en los abonos prepagos (dependiendo del valor de la carga será el tiempo que no descuenta su uso del crédito); y de Claro, que volvió a recordar que ofrece roaming en toda América a precio local de cada país.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios

Probando el Moto G4 Plus y el Vibe K5, el vuelo vertical de Google, la parábola explosiva del Galaxy Note 7

Esta semana estuve probando dos teléfonos, ambos de Lenovo: el Moto G4 Plus y el Vibe K5; el primero es muy recomendable como equipo no tan económico, el segundo un poco menos, principalmente porque lleva una mayor impronta de Lenovo; cuál será su impacto en el mercado local (y cómo esa impronta influirá en la oferta de móviles de la compañía) es todavía un misterio.

En LA NACION Tecnología también estuvimos probando el Sony Xperia X, que ya se vende en la Argentina, y que representa un cambio en el ritmo de presentación de equipos de la compañía japonesa (en los últimos tiempos tardaban un año entre su anuncio internacional y su llegada al país). Es cada vez más una marca de nicho, pero sigue siendo interesante.

La pesadilla del Galaxy Note 7 no parece tener fin para Samsung: ya son cinco los casos reportados de teléfonos “corregidos” (es decir, que en teoría son seguros y que no tienen el problema de la batería) que se prendieron fuego después de la campaña de recambio de los equipos originales. Las operadoras de Estados Unidos frenaron las ventas de este teléfono maldito mientras Samsung investiga los casos (The Verge).

Las oficinas de Samsung en estas semanas serán un infierno, pero eso no evitó que la compañía comprara Viv, la firma de los creadores de la versión original de Siri, y que hoy tienen Viv, un asistente digital muy moderno y, dicen algunos, más avanzado que Google Assistant, sobre todo en la capacidad para comprender órdenes complejas, entender contexto, etcétera. Va camino a reemplazar a S Voice y a ser el alma del centro de comando hogareño que prepara la compañía (y que en rigor ya intentó imponer en sus televisores, sin éxito).

El centro de comando hogareño es a lo que apunta Google con Home (un parlante al estilo Amazon Echo; le hablás y te responde en forma oral; ya que es la única interfaz para interactuar con el dispositivo; la idea es que a futuro sea muy flexible en la cantidad de servicios con los que puede vincularse). Es parte de la transición de Google a ser una empresa de hardware (en parte ya lo era), pero no con un diseño vertical puro como el de Apple (y otros fabricantes pre-Android como BlackBerry o Nokia), en el que software y hardware se hacen en un mismo lugar; Google va a un sistema mixto como el de Microsoft: tener su propia línea de dispositivos de muy alta gama, y competir con los mismos socios que llevaron a la compañía a dominar su segmento.

Como lo puso The Verge: el Pixel es un iPhone, los lentes de realidad virtual son el Samsung Gear VR de Google, el parlante Home es el Amazon Echo, el router Google WiFi (que funciona como una repetidora para extender la cobertura) es igual al Eero.

Los flamantes teléfonos Pixel son atractivos, aunque poco novedosos, más allá del énfasis que hicieron para mostrar cómo, por ejemplo, redujeron la latencia en la interfaz de usuario, algo que sólo lograron teniendo un control absoluto sobre el hardware: otro elemento más para comprender el posicionamiento de estos equipos, en disputa directa con el iPhone y a la vez muy de nicho.

Esta semana también hubo problemas en la red de Personal, que actualizó su infraestructura y dejó sin llamadas de voz (y sin conectividad, en algunos casos) a un millón de clientes.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios