Control parental en Android, Swatch cree que llegó su hora, el problema del contrabando

Esta semana escribí sobre Family Link, la herramienta de control parental de Google para Android. Se pone a tono del resto: podés definir a qué aplicaciones accede la cuenta “infantil”, cuánto tiempo usa la tableta y en qué horario, bloquearla cuando es hora de ir a comer y no quiere, etcétera. El servicio es gratis, pero sumar cada nuevo nene o nena, como en la vida real, tiene un costo (de 30 centavos de dólar por chiquitín).

Publicamos una nota también sobre la billetera móvil en la Argentina, con desarrollos como Vale y Todo Pago, a los que se suman otras plataformas como Vinti, EcoPago o Mercado Pago, que comienzan a tener el entorno regulatorio necesario para funcionar en el país. Falta el pago con tarjetas por contacto (tipo SUBE, y como tienen las tarjetas de crédito afuera) y estamos para usar el teléfono con el Posnet.

No es novedad, pero es un tema que persiste y que con los celulares, por ahora, no tiene solución a la vista: en el país los smartphones y el resto de la electrónica de consumo tienen un precio que es el doble del estadounidense. Hay varios motivos: el de EEUU es un mercado competitivo en extremo, con márgenes muy bajos y un volumen enorme; aquí se pagan muchos más impuestos y el costo de la logística de terminar el equipo en Tierra del Fuego tiene un impacto ineludible. Cambiará eso, en teoría, con las notebooks a fin de marzo; con los celulares (sobre los que hay montada una inversión muy grande en la isla) no hay noticias por ahora. 

Swatch dice que no quiere usar Android Wear y desarrolló su propio sistema operativo para relojes (creado, en rigor, en el Centro Suizo de Electrónica y Microtecnología). Un futuro difícil, como demuestran Pebble, Fitbit y otros: no hay discusión sobre la capacidad de Swatch para hacer un buen diseño, pero la clave de un smartwatch (como en cualquier computadora) está en lo que puede hacer más allá de la relojería; en las aplicaciones de terceros. A la vez, Swatch parece estar apuntando primero a un reloj conectado (tipo Withings) antes que inteligente, donde la extensión de funciones es menos importante. Veremos recién en 2018. 

No es el camino que tomaron Montblanc (que también tiene un reloj con Android Wear, el Summit) ni Tag Heuer, que renovó su oferta de relojes ingeligentes con un segundo modelo con Android Wear y un precio bastante alto (1500 euros). La compañía dice que es modular; en la práctica, podés elegir el material de la caja, los enganches, las correas, las hebillas, etcétera. Pero no podés elegir el hardware (salvo pasarte a un reloj analógico tradicional con el mismo diseño) ni sumarle nuevas funciones, que sería lo que define a un dispositivo como modular.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios

El tropiezo del iPhone (y del resto de la industria), el fin del mini plug, la salida de Intel del segmento móvil

Una de las grandes noticias de la semana fue, sin duda, el reporte financiero trimestral de ventas de Apple: la tecnológica más grande del mundo reportó la primera caída (año contra año) en las ventas del iPhone, muy cercana a lo que la propia compañía había pronosticado, con 51,2 millones de teléfonos vendidos en el último trimestre (un año antes vendió 61,2 millones), rompiendo con 13 trimestres de crecimiento continuo. Como siempre es el caso, se invirtieron toneladas de pixeles en analizar si el teléfono alcanzó su techo o no, sobre todo teniendo en cuenta que la compañía dice que el próximo trimestre tampoco será bueno. Esta es, además, la razón por la que la compañía está avanzando por mercado más sensibles al precio con otras estrategias (el iPhone SE, equipos reacondicionados en India, venta en cuotas, etcétera).

Pero durante el resto de la semana hubo dos noticias más al respecto que ponen al iPhone en perspectiva. Para IDC, el crecimiento del mercado mundial de smartphones en el último trimestre fue nulo; para Strategy Analytics (via Telecoms) se contrajo por primera vez desde 1996. En ambos casos hablan de 335 millones de smartphones enviados en el primer trimestre del año. Samsung sigue liderando con un cuarto de todos los teléfonos enviados, seguido por Apple y Huawei. Pero ambas consultoras coincidieron en indicar que el cuarto ahora es Oppo, desplazando a Xiaomi de esa posición; IDC de hecho da quinto a Vivo, que Strategy Analytics ignora (pero que Counterpoint, otra consultora, da como válido). Claro, porque aquí se mide en unidades, y los dos mercados más grandes del mundo en volumen, China y la India, tuvieron cambios fuertes. En el caso de India, Oppo y Vivo (que son dos subsidiarias independientes del conglomerado chino BBK) tuvieron un crecimiento muy fuerte; en el caso de China, todo el mercado se contrajo un 5% en el primer trimestre (lo que impacta en forma directa al total mundial), según Strategy Analytics. Todo indica que éste será un año interesante.

Esta semana presentaron en la Argentina -sin precio por ahora- al LG V10 (doble cámara frontal, pantalla secundaria para notificaciones al frente; probablemente servirá de smartphone bandera frente al LG G5 light que vendrá en teoría al país) y al Sony Xperia M5 (con un chip MediaTek Helio X10, cámara de 21 megapixeles y un muy simpático tamaño gracias a su pantalla de 5 pulgadas).

Nokia, por su parte, anunció la compra de Withings, el fabricante francés de relojes conectados (el disimulado Activité es el más conocido). ¿Le interesan los smartwatches? No tanto como los otros productos que tiene la compañía en Internet de las Cosas, muy relacionados con la salud.

Y escribí sobre el probable -pero lento- final del conector mini plug, la ficha analógica de 3,5 mm para audio que será reemplazada, si la industria se sale con la suya, por el USB-C o el Lightning. ¿Ventajas? Más funciones y potencia porque es una salida digital. ¿Desventajas? Ocupás el puerto, que tendrá más desgaste; los auriculares serán, por ahora, más caros.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios