Nuevos Huawei P8 y Microsoft Lumia 540, Sharp tiene una pantalla 4K para celulares, Apple invierte en sensores para cámaras

Un Huawei P8

Durante la semana que termina la noticia más importante, en términos de lanzamientos, fue la presentación internacional del Huawei P8, el teléfono en el que la compañía china puso toda la carne en el asador para crear un smartphone que compita con la primera línea del año. Me gustó el diseño, muy minimalista, y la mucha atención que le prestaron a la cámara, aunque será cuestión de probarlo para ver si lo que prometen sus papeles se cumple en el uso diario. Según Huawei, llegará a fin de año a la Argentina. También presentó el P8 Max (con pantalla de 6,8 pulgadas).

En el ámbito local, llegó finalmente al país el Microsoft Lumia 535, el primer teléfono sin la marca Nokia ($ 1800, en promedio, con las tres operadoras), mientras en el exterior la compañía presentó otro modelo de bajo costo, el Lumia 540, un modelo de doble SIM, pantalla de 5″, chip de cuatro núcleos 1 GB de RAM.

Esta semana contamos también el acuerdo entre Microsoft y Cyanogen para preinstalar sus aplicaciones en los equipos con Cyanogen OS (pero no en CyanogenMod, que no es lo mismo), y la intención de un grupo de investigadores de usar los smartphones como alerta temprana para terremotos, aprovechando sus sensores (como se ha hecho con los mapas de temperaturas hace unos años, etcétera). Mientras, Nokia compró Alcatel-Lucent para ser el segundo mayor proveedor de infraestructura de redes del mundo. Confirmó, de paso, que estudia vender HERE, su división de mapas.

En el país, la Comisión Nacional de Comunicaciones confirmó que investiga a Movistar por no comunicar adecuadamente los cambios en los planes; Claro volvió a ofrecer teléfonos de marca Motorola en su tienda local.  Seguir leyendo

Adiós a Nokia, hola a OnePlus, IFTTT en Android y qué significa ser un adicto al móvil

La noticia de la semana, al menos en el terreno de lo móvil, tiene que ver en buena medida con la concreción, ayer, del traspaso de la división de celulares de Nokia (que seguirá existiendo) a Microsoft (que de un día al otro es el segundo fabricante de teléfonos del mundo). Como buen final anunciado, es mucho lo que se ha dicho al respecto, aunque no falta la melancolía, lógica ante una empresa que tuvo tanto impacto en el mundo móvil; acá está lo que me dejó a mí esta fecha, que marca el fin de una época en múltiples aspectos.

No esperen grandes cambios este año en la estrategia de Microsoft Mobile (todo lo que refiere a 2014 está definido ya, y lo de 2015 probablemente también). Lo que les espera a Satya Nadella y Stephen Elop es, igual, sumamente difícil; deberán lograr, sobre todo, sostener la curva ascendente de ventas que está teniendo Windows Phone.

Como un buen antagonista llega OnePlus, una empresa que no existía el año pasado pero que aprovecha la relativa sencillez de implementar Android, la estandarización de componentes y las facilidades de producción de China para crear One, su primer smartphone, que en los papeles tiene hardware de primerísimo nivel y un precio muy atractivo. Habrá que esperar para ver si cumple con lo que promete.

Mientras Whatsapp alcanzó los 500 millones de usuarios activos, se supo que Apple y Google negocian con las empresas de videojuegos la exclusividad temporal para una plataforma a cambio de su promoción en las tiendas respectivas (que no es poco cuando tenés que sobresalir entre, literalmente, un millón de aplicaciones). Seguir leyendo