DxOMark, la cámara del iPhone 8, HTC y Google, las piezas de Fairphone

Esta semana escribí sobre dos temas: la posibilidad, si tenés un Fairphone, de actualizar la cámara sin cambiar el equipo. Es genial; lo definí, para fastidio de los comentaristas de LN, como un “sueño hecho realidad”, pero realmente es un logro enorme para una compañía minúscula… más allá de que el grueso del mercado vaya por otro lado (el teléfono como viene, y si querés más tenés que comprar otro).

El otro tema es la ¿compra? ¿inversión? de Google en HTC; mil millones de dólares por 2000 empleados. La compañía sigue avanzando hacia la integración vertical, pero siguiendo a Microsoft, no a Apple. La semana próxima se presenta el Pixel 2, pero lo interesante será ver qué logra hacer la compañía para 2018 (con un año de trabajo “integrado” tras de sí).

También fue tema esta semana la disponibilidad de iOS 11 para los smartphones de Apple de los últimos cinco años (aunque al iPhone 5s, previsiblemente, le impone un traqueteo importante, según los usuarios). Una de las cosas que habilita iOS 11 es ArKit (disponible en el 6s o superior) y es fantástico como concepto, y como herramienta para definir lo que es la “verdadera” realidad aumentada. Otra es dejar fuera todas las aplicaciones de 32 bits, así que habrá “limpieza” de aplicaciones anticuadas.

Entre otras noticias, lo importante de la venta que hizo Toshiba de su división de semiconductores (además de los 18 mil millones de dólares que recibe) está en que Apple y Dell, entre otros, se aseguran el abastecimiento de chips flash ajustados a sus necesidades.

Y lo importante de la noticia de que Samsung ya permite desactivar (parcialmente) el botón para llamar a Bixby en el S8 es que… Bixby es -por ahora la menos- un fracaso. Por la lentitud del despliegue idiomático, porque no aporta nada diferente. Veremos si mejora con el tiempo. 

Huawei, por su parte, vende en la Argentina al Mate 9 Lite en una edición firmada por Messi… que es más barata que la normal.

 

Más noticias del mundo móvil 

Seguir leyendo

Sin comentarios

iPhone X, Note8 y todo lo demás

Un iPhone X entre el iPhone 8 Plus (izq.) y el iPhone 8 (der.). FOTO: Reuters

Un iPhone X entre el iPhone 8 Plus (izq.) y el iPhone 8 (der.). FOTO: Reuters

Esta semana estuvo signada, al menos en el mundo móvil, por el paso del huracán X: este año Apple dio luz a un trío: los dos sucesores directos del iPhone 8 y el X, aunque este un poco demorado. Como siempre, la empresa genera un caudal de información y, sobre todo, de discusión, que es inigualable. Te gusten o no sus equipos, su capacidad para marcar el ritmo de la industria sigue intacto. En este caso, con lo que probablemente es su mayor apuesta en estos diez años, el iPhone X, en el que llegan a esta plataforma algunas ideas muy interesantes (y del que ya hay mil veredictos antes de que el teléfono esté en la calle).

Fiel a su historia, combina ideas y tecnologías que ya están en el mercado (instaladas o apareciendo en forma prematura) con otras a las que agrega su particular -y por lo general excelente- tratamiento. Todos los años en los que la compañía trae algo nuevo a su ecosistema nos encargamos de marcar los precedentes. El contexto siempre es fundamental; recordar la historia nos pone en un marco para entender mejor el flujo de tecnología, y para no caer en las trampas del marketing (que aplican todas las compañías) y creer que esto que no conocíamos es nuevo. No lo es, pero Apple tiene una enorme capacidad para hacer que sus clientes se enteren, y al hacerlo, mueve al resto de la industria. 

Pantallas OLED sin bordes, carga inalámbrica, gestos para interactuar con los teléfonos cuando no hay botones, conectividad 4G en el reloj: no es nuevo. Pero para la gente que no está todo el día siguiendo las noticias de tecnología -la mayoría- sí lo será, sobre todo porque Apple tiene la capacidad de hacer conocidos los gestos en pantalla como Palm, Nokia o BlackBerry nunca pudieron (esta última fue la que más lejos llegó con el BB10). Apple tiene los usuarios que más dinero tienden a gastar (es un dato estadístico) y por lo tanto “colgarse” de la marca es muy rentable; el sistema de carga inalámbrica que usa es un estándar -Qi- pero ahora habrá un esfuerzo renovado para ofrecerlo en todos lados (cafeterías, típicamente), sobre todo en Estados Unidos, de donde además surgen muchos de los nuevos servicios que luego van al mundo (no estoy descubriendo nada nuevo con esto).

Lo mismo con los relojes: ¿no hay ya, con 3G o 4G? Varios. Apple esperó hasta el momento adecuado, y poder meter esa antena en el equipo sin que afectara al tamaño general (el modelo de 38 mm también tiene 4G…) y eso es valiosísimo. ¿No podrían haber hecho las otras compañías lo mismo, cuyos relojes celulares eran un poco más grandes que los demás? Sin duda; y está claro que lo harán también. Pero a veces, en el afán de la prioridad, queman una idea que después es difícil recuperar.

Como sea, también es importante marcar las enormes novedades que trae el iPhone X: la intervención en las selfies, el flash de cuatro tonos, la cámara lenta Full HD a 240 cuadros por segundo, la pantalla True Tone… hay varias novedades innegables. (Phone ArenaSeguir leyendo

Sin comentarios

Probando el Moto Z2 Play, el cambio de Android One, la previa del iPhone 8

Esta semana Motorola presentó en el país el Moto Z2 Play, y lo estuve probando. Es un gran teléfono: no es gama alta sino que entra en ese vasto y difuso segmento de la gama media premium, pero no por eso deja de ser un equipo muy atractivo, y a un precio razonable (al menos, entre los que se venden sin línea). La única contra en los papeles (menos batería) se diluye cuando lo usás: la autonomía sigue siendo excelente. El resto es una mejora menor, pero razonable, sobre el modelo previo.

Con el Moto Z2 Play, Motorola también trajo el gamepad como accesorio, que estuvimos probando. Muy de nicho, pero funciona muy bien, aunque con una contra inesperada: hay varios juegos preparados para gamepad, pero esperan que sea Bluetooth; funcionan con el gamepad, pero su primera reacción es decir que no. Motorola tiene una lista de equipos compatibles, pero tendrá que hacer una difusión fuerte frente a clientes y desarrolladores de software para mejorar este tema.

Publicamos también una reseña del Sony Xperia XA1, con el que la compañía japonesa tuvo buenos resultados gracias a la cámara, y que a fin de año tendrá en el país otra versión, más compacta, los XZ.

Publicamos esta semana la lista de los diez teléfonos más vendidos del segundo trimestre, una evaluación que varía respecto de lo que había difundido Strategy Analytics la otra semana. Dos claves en la que todos coinciden: el duo iPhone 7/7 Plus fue el más vendido (modelo contra modelo) y Huawei igualó a Apple en unidades vendidas para el período, aunque con una dispersión muy grande: ninguno de sus modelos está en el top ten. La paridad, no obstante, es pasajera: Apple entra ahora en su mejor trimestre. Varios analistas estiman que a este ritmo Huawei será el segundo “permanente” en dos o tres años.

Hablando de Huawei 1: llevó a un grupo de estudiantes argentinos de ingeniería electrónica a Shenzhen, a conocer las oficinas de la compañía y recibir un curso en telecomunicaciones y 5G.

Hablando de Huawei 2: la compañía aprovechó la IFA 2017 para develar datos sobre Kirin 970, el procesador de cuño propio que usarán el Mate 10 y el P11, y que integra en el hardware componentes para montar redes neuronales y ayudar en el reconocimiento de imágenes dentro del teléfono, junto con otros avances más convencionales (fabricado en 10 nanómetros, un GPU de 12 núcleos).

Otra local: el Nación presentó PIM, su billetera virtual, que funciona como el M-Pesa kenyata: no usa una aplicación ni SMS, sino un sistema que está en todos los teléfonos llamado USDD y que permite la transferencia de dinero entre personas sin costo. Será, probablemente, el primero de varios que irán apareciendo en el país.

Más noticias del mundo móvil Seguir leyendo

Sin comentarios

Probando teléfonos con doble SIM, relojes que se dan cuerda solos, el triunfo del AMOLED

En las últimas dos semanas escribí sobre un prototipo de teléfono celular que no usa batería (se carga por luz solar y por ondas electromagnéticas). Por supuesto, apenas si alcanza a lograr hacer llamadas (y a una estación base cercana), pero es notable como -por ejemplo- eventual teléfono para emergencias.

Y sobre el iPhone 8, que según Marc Gurman y Ming-chi Kuo no tendrá sensor de huellas dactilares, sino que usará un sistema de reconocimiento facial 3D.

También sobre RED, la firma que hace equipos de filmación profesionales que creará su primer smartphone… con pantalla holográfica. No se sabe mucho más porque la compañía no lo dijo. Por ahora, humo, pero en 2018 veremos. Mientras tanto, tenemos las aplicaciones de patentes referidas a este diseño modular, que permiten “apilar” componentes en forma más completa que el universo Moto Z (pero que a diferencia de éste sólo viven en papel, por ahora). (The Verge)

Y estuve probando dos smartphones con doble SIM de lo que a veces se llama “gama media premium”, el Philips Xenium X818 y el Hyundai Ultra Live 2.

Mientras HMD dice que volverá a usar lentes Carl Zeiss en sus próximos teléfonos Nokia (una movida que es, sobre todo, marketing, pero no está mal), la pelea entre Apple y Qualcomm llegó a un punto tal que ésta pidió que se frene la importación de iPhones a EE.UU. Unos días después le llegó el final (en términos de soporte) a Windows Phone 8.1. El de Windows 10 Mobile será el año próximo. A propósito de HMD; el próximo teléfono Nokia usará un chip de Xiaomi, el Surge S1, su primer CPU (Xataka); Xiaomi, por su parte, firmó un acuerdo de patentes con Nokia -la original- para poder avanzar en Occidente con mayor firmeza legal (Hipertextual).

Samsung puso en venta en Corea del Sur el Galaxy Note FE (por Fan Edition), el Note 7 reacondicionado con una batería de menor tamaño (y precio más bajo). En la Argentina, Claro comenzó a ofrecer el iPhone 6 como su alternativa más económica para los equipos de la compañía; y Sony presentó para el país los Xperia XA1 y Xperia L1.

En el ámbito internacional, la novedad la pone Louis Vuitton con Tambour Horizon, un smartwatch con Android Wear que orilla los 3000 dólares y que no parece ofrecer nada que mejore lo presente (salvo la marca, por supuesto).

Más noticias del mundo móvil Seguir leyendo

Sin comentarios

Del Moto G5 Plus al Galaxy S8, del VoWi-Fi a las pantallas 2:1

Guillermo Tomoyose estuvo probando el Moto G5 Plus, que yo estuve usando en Barcelona. Gran teléfono de “gama media premium” a un precio muy interesante para el mercado local: 7 u 8 mil pesos según a quién se lo compres.

Debutó en la Argentina el VoWi-Fi, de la mano de Claro. Es como Tu (neé TuGo) de Movistar, pero usa un estándar abierto, por lo que si tenés el teléfono adecuado podés prescindir de instalar una aplicación. Es de uso gratis, pero como en el de Movistar, el costo de la llamada se sigue tasando a precio local.

Esta semana Apple publicó su estado de situación ecológico, e hizo público que tiene como objetivo -sin fechas- lograr que todos sus equipo estén hechos de material reciclado. Lograr un círculo lo más cerrado posible, más allá de que es imposible que lo sea del todo si quiere seguir vendiendo cada vez más dispositivos. Pero primero tiene que comenzar a recuperar lo que ahora destruye por completo. 

Samsung puso en venta el smartwatch Gear S3 en la Argentina. 12 mil pesos y el diseño más lindo de los relojes inteligentes actuales, pero me gustaba más el S2: tenía un tamaño más razonable. Pero la estética, y el bisel como sistema de control, es un acierto de punta a punta.

Aunque el mercado local está en contracción, algunas compañías siguen apostando por los nichos, como Archos y Noblex, que renovaron su oferta de productos de gama media y baja con equipos de 5 y 5,5 pulgadas.

En el Reino Unido pedirán saber usar un GPS para tener licencia de conducir. Puede ser el del auto o el del teléfono; es interesante que no hay por ahora un estándar para la manera en que el sistema nos guía (cómo nos explica la manera de salir de una rotonda) y quién sabe si lo habrá (o si es necesario). O si a futuro irá aprendiendo de la manera de hablar de cada uno.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios