Probando el Huawei Mate 10 Lite, quién gasta más en aplicaciones, crece el nicho de los smartphones gamer

Esta semana publicamos una reseña del Huawei Mate 10 Lite que se vende en la Argentina, una propuesta interesante para la gama media premium (más allá de que llegue algo demorado al país).

Hablamos también de cómo convertir tu celular en un posnet para cobrar con tarjeta: algo que en otros países es relativamente común, y que acá permite, por ejemplo, que quienes no tienen un local igual puedan cobrar con tarjeta

La última actualización de Apple anula el uso de la pantalla de un iPhone 8 si no fue arreglada en una tienda oficial (es decir, si no es un panel original). Ya pasó hace unos años con los sensores de huellas digitales. Apple dice que es por seguridad, y algo de razón tienen; los usuarios que lo cambian por fuera del circuito certificado dicen que muchas veces es porque no les queda alternativa, y también tienen razón. En cualquier caso, esta política podría ser un problema para Apple a futuro si prospera una regulación en EE.UU. que obliga a los fabricantes a facilitar las herramientas y partes a servicios técnicos de terceros (el denominado Derecho a Reparar; ya son 18 estados en EEUU que lo apoyan)

Xiaomi presentó Black Shark, su smartphone gamer. Se suma al Razer Phone y tiene antecesores… pioneros, aunque no tan ilustres, como el Nokia N-Gage y el Sony Ericsson Xperia Play (y un primo cercano en la consolita Nvidia Shield Portable). Es un segmento raro, porque es difícil justificar una inversión así: los CPU/GPU son los mismos que el resto de la gama alta (Snapdragon 845, etc.), aunque es cierto que estos equipos algo más le agregan. En el caso del Razer, una pantalla con uan tasa de refresco de 120 Hz (hace que todo el movimiento se vea más fluido); en el Xiaomi Black Shark, un sistema de refrigeración líquida para que el teléfono mantenga su temperatura durante una sesión frenética de Fortnite (cuando esté disponible para Android). No es el primer teléfono con algún sistema de disipación pasiva, aunque parece ser el primero que usa una cámara de vapor (tiene agua adentro, que se evapora sobre el calor del chip, se enfría cuando se aleja, y eso hace que el agua circule). El Galaxy S7/S8, el Sony Xperia Z5 y el Nokia Lumia 950 XL, entre otros, tienen disipadores pasivos (metal que irradia el calor hacia otras zonas del teléfono). También le vas a poder agregar un mando tipo gamepad en un lateral, al estilo del Moto Mod para el Moto Z (aunque en ese caso tenés controles para ambas manos).

Un repaso por los números de Gartner para el año 2017, que confirman los de IDC y otras consultoras: Corea, Estados Unidos y una larga lista de firmas chinas encabezan la lista. 

Más noticias del mundo móvil Seguir leyendo

Sin comentarios

Pantallas sin marco para el S8 y el G6, todos le pegan a Qualcomm, Nougat para todos

Esta semana escribí sobre la tecnología de pantallas sin marcos que en teoría veremos en el Galaxy S8 (que se presentará en abril, según los últimos rumores) y el LG G6, que debutará en el Congreso de Móviles de Barcelona, en los últimos días de febrero. La gran duda, para estos equipos, es si esa pantalla sin bordes aumentará la fragilidad general del dispositivo (el Xiaomi Mi Mix, su predecesor inmediato como teléfono “todo pantalla” no ha tenido mucha suerte en este punto) y dónde se ubicará el sensor de huellas digitales del S8.

Este domingo a las 10 de la noche Samsung planea dar una conferencia de prensa con los resultados de su investigación sobre la falla del Galaxy Note 7; según el Wall Street Journal, que accedió al informe, el problema está en el tamaño irregular de las baterías y en algunas fallas de manufactura del otro proveedor de baterías.

A propósito de esto último, y teniendo en cuenta que son muchos los dispositivos que tienen o han tenido este dispositivo (más allá de que en el Note 7 haya sido muy evidente), un grupo de investigadores presentó un diseño de batería que tiene un retardante de fuego para evitar que se incendie en el caso de una falla.

En otro orden de cosas, el Super Mario Run llega a Android en marzo, cuatro meses después de su versión para iPhone.  Seguir leyendo

Sin comentarios

Teléfonos modulares o con accesorios, el motor vibrador que te espía, la incógnita india

Esta semana, la noticia giró alrededor de dos conceptos sobre los que la industria viene trabajando hace bastante, pero que entre este año y el próximo se están haciendo realidad: la modularidad y la flexbilidad.

Por un lado, los smartphones modulares: al LG G5 se suma ahora el flamante Moto Z. En rigor (y así lo llama Lenovo) el Moto Z no es un teléfono modular… sino un teléfono con accesorios modulares. ¿Qué significa esto? Que el equipo no tiene, en sí, ninguna necesidad de sumar un módulo, porque es un teléfono completo. Funciona si lo usás así como viene en la caja; y los elementos básicos no se pueden modificar. De hecho, el LG G5 tampoco… y la actual versión del proyecto Ara tampoco (sí la original). Son accesorios y ya. La nomenclatura es lo de menos. Lo que importa es que es un teléfono de alta gama, convencional, muy delgado, y que el único módulo/tapa que puede llegar a tener algún grado de masividad (si tiene el precio adecuado) es el que cambia la cosmética del equipo, y no es poca cosa; de los otros (los parlantes, el picoproyector, la batería extra), el que tiene más atractivo probable es el tercero. Pero todo depende, en última instancia, del precio; como tecnología parece funcionar ok.

El otro teléfono (el Lenovo Phab2 Pro, el primer producto comercial de la plataforma Tango de realidad aumentada) no tiene, por ahora, ningún diferencial que valga la pena para el usuario común; lo deja ante el peligro de caer en un círculo vicioso (no hay contenido para aprovechar sus sensores que ayudan a una mejor realidad aumentada, por lo que se vende menos, etc.). No parece un equipo pensado para la venta masiva, igual.

La otra noticia involucra a Lenovo también, que le ganó de mano (en el mundillo nerd al menos) a Samsung: mostró un prototipo funcional de un teléfono que se dobla como una pulsera, y una tableta que se pliega. Esto, unos días después de que apareciera un rumor fuerte de que el año próximo Samsung presentará, justamente, un teléfono con una pantalla que se pliega, y otro que se transforma en tableta.

La otra noticia, al menos al nivel local, es la llegada del Huawei G8: quiere ser, como el Galaxy A5, un producto de “gama media premium”, si cabe el término (pantalla Full HD de 5,5 pulgadas, Snapdragon 615, cámara de 13 megapixeles, cuerpo metálico), un segmento que, por precio y demanda, parece estar creciendo bastante en el mercado argentino.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios