Vuelve BlackBerry a la Argentina, piden por la radio FM, el Nokia 3310 se actualiza

Una noticia clave esta semana, al menos en el ámbito local, estuvo en la llegada del BlackBerry KeyOne al país, significativa entre otras cosas porque hace años que se había retirado de nuestro mercado. El teléfono con Android y teclado presentado en febrero se puede comprar en Personal o en Frávega, y en un país que fue históricamente amante de estos dispositivos el teclado despierta sorpresa, melancolía y, también, algo de sorna. Sí, el teclado no va más. El teléfono sigue siendo muy bueno, por lo que han dicho las reseñas de los últimos meses, aunque sea muy de nicho.

Esta semana escribí sobre el cambio de la normativa chilena en cuanto a la activación de teléfonos, que afecta a los argentinos que vayan a ese país y quieran usar un chip local: deben dar de alta el teléfono. No cambia nada si usan roaming ni si quieren comprar el teléfono y usarlo en nuestro país.

Mientras ya es posible comprar la campera de jean con una manga que tiene mandos para controlar el celular, Google avanza -en inglés- en una herramienta interesante: la posibilidad de mandar audios de Whatsapp vía Google Assistant, es decir, sin tocar nunca el teléfono. Ya permite enviar un mensaje de texto, pero aquí graba el audio y lo transmite. Cuando llegue a Android Wear será una opción muy atractiva.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Lo que dejó el Google I/O 2016, qué trae el nuevo Moto G4, cómo transformarlo en un microscopio

Sundar Pichai, CEO de Google, en el inicio del I/O

Esta semana hubo muchísimas noticias referidas al mundo de la tecnología móvil, y todas bastante interesantes.

Las de mayor impacto son, quizás, las que anunció Google durante su conferencia anual de desarrolladores (Google IO; acá tienen toda la cobertura que hicimos, y faltan un par de cosas). En el corto plazo (este año) y para todos los que tengan un teléfono que se actualice a Android N (y alguna versión anterior, aunque no está claro cuán para atrás irán), habrá varias novedades.

De Android N en sí ya sabíamos bastante; ahora se confirma que incluirá soporte para realidad virtual. E incorpora a Google Assistant, el sucesor de Google Now y que, como Viv, es capaz de comprender consultas complejas, entender el contexto en el que son realizadas (es decir, tomar el contexto como un dato más)  e interactuar con otros servicios digitales en función de ellas. Todo en forma del diálogo al que también están apostando Facebook y Microsoft. También Amazon, y Google competirá con su propio parlante/oyente para hacer consultas en voz alta. Como sea, en las demos era genial, aunque mucho está pensado para usuarios de vida ajetreada (cuándo sale mi avión, dónde puedo reservar un restaurante, en qué momento de mis 4 reuniones del jueves tengo lugar para otra)  y no para el común de los mortales. Pero es casi ciencia ficción. ¿Estará disponible para versiones anteriores? Seguramente.

Este año veremos también al sucesor de Hangouts, llamado Allo y a otra aplicación, Duo, para hacer videollamadas. Allo no tiene, a priori, nada que sea revolucionario (o que justifique dejar de lado al resto de los mensajeros) excepto servir como vehículo natural para mostrar las bondades de Google Assistant; una función de Duo, en el que quien llama envía el video antes de que la otra persona atienda, es interesante (veo realmente quién llama, como si fuera una puerta con mirilla). Y en ambos casos los mensajeros se basan en el número de teléfono (tipo Whatsapp) antes que en un nombre de usuario.

En EEUU y en países con buena conexión 4G, puede resultar útil una función que permitirá a desarrolladores de Android transformar parte de sus aplicaciones en la versión móvil de su sitio. La idea es que si te pasan un link (o un botón, un acceso) a un servicio determinado, al entrar desde Chrome en el móvil no te muestre el sitio Web (en teoría, más limitado) sino una versión online de la aplicación, que se carga en forma dinámica. No la instalás, sino que sólo va cargando lo que necesitás. Interesante, pero raro; presupone que tu sitio es más limitado (y no sirve para el iPhone, lo que deja afuera una parte bastante atractiva del mercado, en términos de comercio electrónico).

¿Hubo más? Sí: el proyecto ARA volvió a resurgir de sus cenizas con un diseño que, dicen, llegará a fin de año a los desarrolladores y estará disponible en forma comercial en 2017. ¿Qué cambia en este concepto de teléfono en el que todo el hardware se puede actualizar en forma independiente? Los módulos que permiten personalizar al máximo el teléfono ya son accesorios, porque lo básico del teléfono (pantalla, procesador, conectividad) ya es parte del esqueleto. Para cambiar eso, tendrás que comprar otro esqueleto. Más limitado, pero también más realista. Es el camino que tomó Puzzlephone (3 bloques básicos) y también, a su medida, LG con el G5 (no podés cambiar todo; tenés la base, y le agregás cosas). En todos los casos, claro, es muy, muy, muy de nicho por ahora.  Seguir leyendo

Sin comentarios