Control parental en Android, Swatch cree que llegó su hora, el problema del contrabando

Esta semana escribí sobre Family Link, la herramienta de control parental de Google para Android. Se pone a tono del resto: podés definir a qué aplicaciones accede la cuenta “infantil”, cuánto tiempo usa la tableta y en qué horario, bloquearla cuando es hora de ir a comer y no quiere, etcétera. El servicio es gratis, pero sumar cada nuevo nene o nena, como en la vida real, tiene un costo (de 30 centavos de dólar por chiquitín).

Publicamos una nota también sobre la billetera móvil en la Argentina, con desarrollos como Vale y Todo Pago, a los que se suman otras plataformas como Vinti, EcoPago o Mercado Pago, que comienzan a tener el entorno regulatorio necesario para funcionar en el país. Falta el pago con tarjetas por contacto (tipo SUBE, y como tienen las tarjetas de crédito afuera) y estamos para usar el teléfono con el Posnet.

No es novedad, pero es un tema que persiste y que con los celulares, por ahora, no tiene solución a la vista: en el país los smartphones y el resto de la electrónica de consumo tienen un precio que es el doble del estadounidense. Hay varios motivos: el de EEUU es un mercado competitivo en extremo, con márgenes muy bajos y un volumen enorme; aquí se pagan muchos más impuestos y el costo de la logística de terminar el equipo en Tierra del Fuego tiene un impacto ineludible. Cambiará eso, en teoría, con las notebooks a fin de marzo; con los celulares (sobre los que hay montada una inversión muy grande en la isla) no hay noticias por ahora. 

Swatch dice que no quiere usar Android Wear y desarrolló su propio sistema operativo para relojes (creado, en rigor, en el Centro Suizo de Electrónica y Microtecnología). Un futuro difícil, como demuestran Pebble, Fitbit y otros: no hay discusión sobre la capacidad de Swatch para hacer un buen diseño, pero la clave de un smartwatch (como en cualquier computadora) está en lo que puede hacer más allá de la relojería; en las aplicaciones de terceros. A la vez, Swatch parece estar apuntando primero a un reloj conectado (tipo Withings) antes que inteligente, donde la extensión de funciones es menos importante. Veremos recién en 2018. 

No es el camino que tomaron Montblanc (que también tiene un reloj con Android Wear, el Summit) ni Tag Heuer, que renovó su oferta de relojes ingeligentes con un segundo modelo con Android Wear y un precio bastante alto (1500 euros). La compañía dice que es modular; en la práctica, podés elegir el material de la caja, los enganches, las correas, las hebillas, etcétera. Pero no podés elegir el hardware (salvo pasarte a un reloj analógico tradicional con el mismo diseño) ni sumarle nuevas funciones, que sería lo que define a un dispositivo como modular.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios

Llamadas sobre 4G, tiempos de recambio, el iPhone que se apaga y las ganancias que no se lleva casi nadie

Esta semana Movistar “avisó” que en breve comenzará a habilitar el uso de VoLTE en su red (llamadas de voz sobre 4G); ayuda a liberar las redes 2G y 3G, aunque llega bastante tarde (es un servicio en declive). Pero es una buena noticia: en general funciona bien (si estás con cobertura 4G).

Publicamos un dato interesante: mientras que el promedio internacional para el recambio de teléfonos subió a 2,5 años (dos años de contrato que estirás un toque), en la Argentina el tiempo promedio de cambio de smartphone es de 18 meses o menos, sea por el recambio tecnológico, robo (1 millón de equipos al año) o simple rotura. En nuestro país los smartphones de gama alta (que son los que “duran más”, en términos de vigencia de tecnología) son muy minoritarios; eso puede influir también.

Hablamos también del video que cuelga los iPhones. No es la primera vez que sucede, no es exclusivo de Apple (en Android pasan cosas similares) y demuestra, sobre todo, la complejidad de hacer un sistema operativo estable. Esta semana, además, Apple inició un programa de recambio de baterías (gratis) y pantallas (a mitad de precio) para algunas tandas de iPhone que tienen defectos de fabricación.

 Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios

Vuelven los teclados con el BlackBerry Priv, Microsoft completa su oferta de gama media en el país, se viene (quizás) el 4,5G, ojo con las descargas no oficiales

Escribí esta semana sobre el BlackBerry Priv, el smartphone con Android y teclado de la compañía canadiense, un equipo con el que la compañía va, al menos en hardware, a todo o nada: si no llega a los 5 millones en un año (un número que probablemente es bastante flexible) considerarán seriamente salir de la venta de equipos. El teléfono, por lo que dicen las primeras reseñas (de Crackberry, de Engadget, de Wall Street Journal; hay varias más) combina algunas ideas interesantes con una implementación que no siempre está a la altura de las circunstancias, pero que en general es una experiencia positiva, más allá de si es necesario o no el teclado físico, y de que el software, increíblemente, todavía tiene algunos bugs. Para darse una idea de todo lo que BlackBerry trae a Android, alcanza con ir a este sitio o ver su oferta de productos (sólo para el Priv) en la tienda de Google.

Los fans de BlackBerry se ilusionan: la oferta de la compañía es genuinamente distinta, tanto por los cambios de usabilidad como por la inclusión del teclado, en un paquete que, a priori, es de buena factura (salvo la cámara, dicen, que es medio lenta). La pregunta es si hay mercado para un equipo así. El debut llega, dicho sea de paso, cuando expertos en seguridad de Google encuentran que los agregados de software que le hizo Samsung al Android del S6 lo transforman en un colador, en términos de seguridad (ZDnet)

Escribí también sobre el 4,5G, una tecnología intermedia entre el 4G y el 5G (previsiblemente). ¿Se acuerdan que antes había 3G y un día aparecieron equipos con H o H+? (HSPA) Bueno, esto es lo mismo: no es taaaaan genial como el 5G (que estará disponible comercialmente desde 2020), pero es una mejora sobre el 4G, con tasas de transferencia promedio de 20 megabits por segundo (el promedio mundial es de 12 Mbps). Lo mejor es que no requiere cambiar el equipamiento de las antenas. Las primeras pruebas se harán este mes en Brasil. Por supuesto, sin un teléfono compatible no se podrá usar.

Esta semana, Microsoft presentó en la Argentina el Lumia 640 XL, completando su oferta de gama media (el Lumia 640 debutó hace unas semanas) con un precio de 3800 pesos, que resulta muy competitivo; el equipo (con pantalla de 5,7 pulgadas y cámara con ópticas Carl Zeiss) es uno de los que tiene asegurada su actualización a Windows 10 Mobile.

Más noticias del mundo móvil Seguir leyendo

Sin comentarios

Microsoft replantea su apuesta móvil, X-View ahora vende teléfonos, las ventas del Galaxy S6 no son lo esperado, Geeksphone dice adiós

Microsoft despedirá a 7800 empleados, asume la compra de la división de móviles de Nokia como una pérdida, y replantea su estrategia móvil: menos modelos y tercerización de parte del proceso de diseño y fabricación, al estilo de lo que ya hace con las tabletas Surface. El anuncio fue recibido con una mirada más cataclísmica de lo que merece, ya que Windows Phone no es, hasta ahora, un éxito rutilante; esta refocalización (y racionalización de sus aspiraciones) es, para mí, una buena señal.

X-View es otro de los muchas marcas argentinas de electrónica que están probando su entrada al mercado de los móviles liberados, con equipos de marca blanca, prestaciones de gama media y el doble SIM como distintivo principal. La compañía es, además, la primera del país en hacerlo con unos relojes inteligentes bastante genéricos que no contribuyen demasiado a la expansión del concepto del smartwatch.

 

Seguir leyendo

Sin comentarios

Un repaso por las noticias sobre celulares de las últimas semanas

Apple y Samsung quedaron igualadas en ventas en el último trimestre de 2014 / REUTERS

Apple y Samsung quedaron igualadas en ventas en el último trimestre de 2014 / REUTERS

Volví. Me pongo al día con lo que me perdí en estas semanas; disculpen si algunas son noticias muy viejas. Anotarlo aquí sirve, entre otras cosas, para tener organizado el material.

La gran noticia de la segunda mitad de enero fue, sin duda, la conjunción cósmico-financiera entre el mejor trimestre de la historia de Apple y el peor de la historia reciente Samsung (me atrevería a creer que es el peor de su historia como fabricante de celulares).

Apple vendió 74,5 millones de iPhones (la mayoría, pero no todos, fueron 6 y 6 plus). Samsung -que hace tiempo no reporta números exactos- confirmó que sus ganancias cayeron un 64% respecto del mismo período de 2013. Brutal. Y reafirmó algo que ya había comentado por aquí: Samsung gana ahora más por su división de microprocesadores que por la venta de teléfonos. Allí, de hecho, confirmó la producción de su ePop, un diseño que permite montar la RAM sobre la memoria interna (eMMC) y el controlador; todo ello puede ir encima del CPU, lo que ahorra muchísimo espacio.

Ambas compañías empataron con casi 75 millones de smartphones cada una en el último trimestre del año; Samsung sigue teniendo -si se mide todo el año- una cuota de mercado global muy superior: 1 de cada 4 smartphones vendidos en el año es de Samsung (Strategy Analytics).

Seguir leyendo