iPhone X, Note8 y todo lo demás

Un iPhone X entre el iPhone 8 Plus (izq.) y el iPhone 8 (der.). FOTO: Reuters

Un iPhone X entre el iPhone 8 Plus (izq.) y el iPhone 8 (der.). FOTO: Reuters

Esta semana estuvo signada, al menos en el mundo móvil, por el paso del huracán X: este año Apple dio luz a un trío: los dos sucesores directos del iPhone 8 y el X, aunque este un poco demorado. Como siempre, la empresa genera un caudal de información y, sobre todo, de discusión, que es inigualable. Te gusten o no sus equipos, su capacidad para marcar el ritmo de la industria sigue intacto. En este caso, con lo que probablemente es su mayor apuesta en estos diez años, el iPhone X, en el que llegan a esta plataforma algunas ideas muy interesantes (y del que ya hay mil veredictos antes de que el teléfono esté en la calle).

Fiel a su historia, combina ideas y tecnologías que ya están en el mercado (instaladas o apareciendo en forma prematura) con otras a las que agrega su particular -y por lo general excelente- tratamiento. Todos los años en los que la compañía trae algo nuevo a su ecosistema nos encargamos de marcar los precedentes. El contexto siempre es fundamental; recordar la historia nos pone en un marco para entender mejor el flujo de tecnología, y para no caer en las trampas del marketing (que aplican todas las compañías) y creer que esto que no conocíamos es nuevo. No lo es, pero Apple tiene una enorme capacidad para hacer que sus clientes se enteren, y al hacerlo, mueve al resto de la industria. 

Pantallas OLED sin bordes, carga inalámbrica, gestos para interactuar con los teléfonos cuando no hay botones, conectividad 4G en el reloj: no es nuevo. Pero para la gente que no está todo el día siguiendo las noticias de tecnología -la mayoría- sí lo será, sobre todo porque Apple tiene la capacidad de hacer conocidos los gestos en pantalla como Palm, Nokia o BlackBerry nunca pudieron (esta última fue la que más lejos llegó con el BB10). Apple tiene los usuarios que más dinero tienden a gastar (es un dato estadístico) y por lo tanto “colgarse” de la marca es muy rentable; el sistema de carga inalámbrica que usa es un estándar -Qi- pero ahora habrá un esfuerzo renovado para ofrecerlo en todos lados (cafeterías, típicamente), sobre todo en Estados Unidos, de donde además surgen muchos de los nuevos servicios que luego van al mundo (no estoy descubriendo nada nuevo con esto).

Lo mismo con los relojes: ¿no hay ya, con 3G o 4G? Varios. Apple esperó hasta el momento adecuado, y poder meter esa antena en el equipo sin que afectara al tamaño general (el modelo de 38 mm también tiene 4G…) y eso es valiosísimo. ¿No podrían haber hecho las otras compañías lo mismo, cuyos relojes celulares eran un poco más grandes que los demás? Sin duda; y está claro que lo harán también. Pero a veces, en el afán de la prioridad, queman una idea que después es difícil recuperar.

Como sea, también es importante marcar las enormes novedades que trae el iPhone X: la intervención en las selfies, el flash de cuatro tonos, la cámara lenta Full HD a 240 cuadros por segundo, la pantalla True Tone… hay varias novedades innegables. (Phone ArenaSeguir leyendo

Sin comentarios

Galaxy Note 8, el iPhone 8, lo que dejó la IFA 2017, los nuevos relojes inteligentes

Tres semanas pasaron desde el último posteo, así que recupero algunas cosas de entonces y sigo con lo de la última semana. Durante la segunda mitad de agosto, hubo varias noticias referidas al mundo de los dispositivos móviles.

Escribí sobre un nuevo módulo de Qualcomm que crea una cámara con 3 sensores, para darle un mayor impulso al mundo de la realidad aumentada; a los dos sensores normales suma un tercero, infrarrojo, para medir profundidad con una precisión de 0,1 mm y digitalizar rápidamente entornos físicos en tiempo real.

Dos semanas después, Google presentó ARCore, la respuesta al ARKit de Apple; permite aplicar realidad aumentada con una única cámara, y por lo que se ve funciona muy bien, aunque en su etapa de desarrollo está limitado a un par de equipos nada más, a diferencia de ARkit, que estará disponible en un par de semanas para todos los iPhone con A9/A10.

Para muestra de lo que es posible, miren lo que hace el argentino Tomás García, con quien estuvimos hablando.

Sin comentarios

El OnePlus 5 es oficial, Imagination en venta, el temita del sensor invisible

Esta semana escribí sobre el OnePlus 5, un teléfono de altísima gama que era muy esperado por los fans de la marca y terminó siendo… algo raro. No por la propuesta general, que sigue siendo atractiva en la relación precio/prestación/calidad, sino por la polémica posterior (el diseño de la doble cámara trasera lo deja demasiado cerca del iPhone 7 Plus; volvieron a tratar de mejorar su puntaje en los benchmarks). A propósito de la cámara del OnePlus 5 (1): un fotógrafo italiano lo estuvo probando, subió muchísimas imágenes. A propósito de la cámara del OnePlus 5 (2): todo el mundo asumió que al hablar de zoom 2x con la otra cámara se trataba de algo óptico, como en el iPhone 7 Plus… pero no. Es óptico 1,6x, llega a 2x por software. Lo dice Carl Pei, el fundador de la compañía (GSMArena). Una reseña en español, de Alex Barredo para La Vanguardia.

Su precio final será la mitad de los casi mil dólares que pedirá Samsung para el Galaxy Note 8, según anticipa Evan Blass (que rara vez falla), una línea de dispositivos que cada vez tiene menos diferencias por con el Galaxy Sx de turno. En septiembre sabremos si la compañía se tira a la pileta con una doble cámara trasera o no.

Esta semana contamos también que Whatsapp le tiró un salvavidas a los zombies BlackBerry 10, Windows Phone 8 y Nokia S60, ya que la aplicación seguirá activa hasta fin de año.

La nota local la dan los semáforos para peatones en la vereda; siguiendo a Rosario, instalaron uno en Retiro y planean varios más, al estilo europeo.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios