Vuelve BlackBerry a la Argentina, piden por la radio FM, el Nokia 3310 se actualiza

Una noticia clave esta semana, al menos en el ámbito local, estuvo en la llegada del BlackBerry KeyOne al país, significativa entre otras cosas porque hace años que se había retirado de nuestro mercado. El teléfono con Android y teclado presentado en febrero se puede comprar en Personal o en Frávega, y en un país que fue históricamente amante de estos dispositivos el teclado despierta sorpresa, melancolía y, también, algo de sorna. Sí, el teclado no va más. El teléfono sigue siendo muy bueno, por lo que han dicho las reseñas de los últimos meses, aunque sea muy de nicho.

Esta semana escribí sobre el cambio de la normativa chilena en cuanto a la activación de teléfonos, que afecta a los argentinos que vayan a ese país y quieran usar un chip local: deben dar de alta el teléfono. No cambia nada si usan roaming ni si quieren comprar el teléfono y usarlo en nuestro país.

Mientras ya es posible comprar la campera de jean con una manga que tiene mandos para controlar el celular, Google avanza -en inglés- en una herramienta interesante: la posibilidad de mandar audios de Whatsapp vía Google Assistant, es decir, sin tocar nunca el teléfono. Ya permite enviar un mensaje de texto, pero aquí graba el audio y lo transmite. Cuando llegue a Android Wear será una opción muy atractiva.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

iPhone X, Note8 y todo lo demás

Un iPhone X entre el iPhone 8 Plus (izq.) y el iPhone 8 (der.). FOTO: Reuters

Un iPhone X entre el iPhone 8 Plus (izq.) y el iPhone 8 (der.). FOTO: Reuters

Esta semana estuvo signada, al menos en el mundo móvil, por el paso del huracán X: este año Apple dio luz a un trío: los dos sucesores directos del iPhone 8 y el X, aunque este un poco demorado. Como siempre, la empresa genera un caudal de información y, sobre todo, de discusión, que es inigualable. Te gusten o no sus equipos, su capacidad para marcar el ritmo de la industria sigue intacto. En este caso, con lo que probablemente es su mayor apuesta en estos diez años, el iPhone X, en el que llegan a esta plataforma algunas ideas muy interesantes (y del que ya hay mil veredictos antes de que el teléfono esté en la calle).

Fiel a su historia, combina ideas y tecnologías que ya están en el mercado (instaladas o apareciendo en forma prematura) con otras a las que agrega su particular -y por lo general excelente- tratamiento. Todos los años en los que la compañía trae algo nuevo a su ecosistema nos encargamos de marcar los precedentes. El contexto siempre es fundamental; recordar la historia nos pone en un marco para entender mejor el flujo de tecnología, y para no caer en las trampas del marketing (que aplican todas las compañías) y creer que esto que no conocíamos es nuevo. No lo es, pero Apple tiene una enorme capacidad para hacer que sus clientes se enteren, y al hacerlo, mueve al resto de la industria. 

Pantallas OLED sin bordes, carga inalámbrica, gestos para interactuar con los teléfonos cuando no hay botones, conectividad 4G en el reloj: no es nuevo. Pero para la gente que no está todo el día siguiendo las noticias de tecnología -la mayoría- sí lo será, sobre todo porque Apple tiene la capacidad de hacer conocidos los gestos en pantalla como Palm, Nokia o BlackBerry nunca pudieron (esta última fue la que más lejos llegó con el BB10). Apple tiene los usuarios que más dinero tienden a gastar (es un dato estadístico) y por lo tanto “colgarse” de la marca es muy rentable; el sistema de carga inalámbrica que usa es un estándar -Qi- pero ahora habrá un esfuerzo renovado para ofrecerlo en todos lados (cafeterías, típicamente), sobre todo en Estados Unidos, de donde además surgen muchos de los nuevos servicios que luego van al mundo (no estoy descubriendo nada nuevo con esto).

Lo mismo con los relojes: ¿no hay ya, con 3G o 4G? Varios. Apple esperó hasta el momento adecuado, y poder meter esa antena en el equipo sin que afectara al tamaño general (el modelo de 38 mm también tiene 4G…) y eso es valiosísimo. ¿No podrían haber hecho las otras compañías lo mismo, cuyos relojes celulares eran un poco más grandes que los demás? Sin duda; y está claro que lo harán también. Pero a veces, en el afán de la prioridad, queman una idea que después es difícil recuperar.

Como sea, también es importante marcar las enormes novedades que trae el iPhone X: la intervención en las selfies, el flash de cuatro tonos, la cámara lenta Full HD a 240 cuadros por segundo, la pantalla True Tone… hay varias novedades innegables. (Phone ArenaSeguir leyendo

Sin comentarios