Control parental en Android, Swatch cree que llegó su hora, el problema del contrabando

Esta semana escribí sobre Family Link, la herramienta de control parental de Google para Android. Se pone a tono del resto: podés definir a qué aplicaciones accede la cuenta “infantil”, cuánto tiempo usa la tableta y en qué horario, bloquearla cuando es hora de ir a comer y no quiere, etcétera. El servicio es gratis, pero sumar cada nuevo nene o nena, como en la vida real, tiene un costo (de 30 centavos de dólar por chiquitín).

Publicamos una nota también sobre la billetera móvil en la Argentina, con desarrollos como Vale y Todo Pago, a los que se suman otras plataformas como Vinti, EcoPago o Mercado Pago, que comienzan a tener el entorno regulatorio necesario para funcionar en el país. Falta el pago con tarjetas por contacto (tipo SUBE, y como tienen las tarjetas de crédito afuera) y estamos para usar el teléfono con el Posnet.

No es novedad, pero es un tema que persiste y que con los celulares, por ahora, no tiene solución a la vista: en el país los smartphones y el resto de la electrónica de consumo tienen un precio que es el doble del estadounidense. Hay varios motivos: el de EEUU es un mercado competitivo en extremo, con márgenes muy bajos y un volumen enorme; aquí se pagan muchos más impuestos y el costo de la logística de terminar el equipo en Tierra del Fuego tiene un impacto ineludible. Cambiará eso, en teoría, con las notebooks a fin de marzo; con los celulares (sobre los que hay montada una inversión muy grande en la isla) no hay noticias por ahora. 

Swatch dice que no quiere usar Android Wear y desarrolló su propio sistema operativo para relojes (creado, en rigor, en el Centro Suizo de Electrónica y Microtecnología). Un futuro difícil, como demuestran Pebble, Fitbit y otros: no hay discusión sobre la capacidad de Swatch para hacer un buen diseño, pero la clave de un smartwatch (como en cualquier computadora) está en lo que puede hacer más allá de la relojería; en las aplicaciones de terceros. A la vez, Swatch parece estar apuntando primero a un reloj conectado (tipo Withings) antes que inteligente, donde la extensión de funciones es menos importante. Veremos recién en 2018. 

No es el camino que tomaron Montblanc (que también tiene un reloj con Android Wear, el Summit) ni Tag Heuer, que renovó su oferta de relojes ingeligentes con un segundo modelo con Android Wear y un precio bastante alto (1500 euros). La compañía dice que es modular; en la práctica, podés elegir el material de la caja, los enganches, las correas, las hebillas, etcétera. Pero no podés elegir el hardware (salvo pasarte a un reloj analógico tradicional con el mismo diseño) ni sumarle nuevas funciones, que sería lo que define a un dispositivo como modular.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios

De las baterías de iones de litio a los teléfonos con 6 GB de RAM, pasando por el contrabando y la duda por los módulos

Esta semana publicamos una entrevista a alguien que debería ser un héroe para todos nosotros, y que tiene un apellido fantástico: John Goodenough (algo así como Juan Suficientemente bueno), que inventó una pieza clave para las baterías de iones de litio que dan vida al 99 por ciento de los dispositivos portátiles que usamos a diario.

También, por qué muchas empresas de tecnología registran sus marcas primero en países “menores” y luego en los más lógicos (para ganar tiempo, usando un vericueto legal, y asegurándose que nadie les sopla la marca sin deschavarse).

También hablamos de algunas novedades de Qualcomm (el primer módem Gigabit para redes celulares (para el día lejano en que tu proveedor de telefonía te brinde ese ancho de banda improbable) y nuevos procesadores de gama media con soporte para cámaras duales: 653, 626 y 427.

El Banco Central busca promover los pagos con tarjeta desde el celular (la billetera móvil, digamos) desde mediados de diciembre. Los últimos estudios locales sugieren que tendría una adopción relativamente rápida (o al menos, entusiasta); el 30 por ciento de los encuestados por Carrier y Asoc está dispuesto a usarlo en cuanto esté disponible; y un 49% en cuanto sea masivo.

Alguna vez comentamos que a los 10 millones de celulares que este año saldrán de Tierra del Fuego hay que sumarle otros 2,5 millones (o más) que entran por contrabando, según Catena, la Cámara de vendedores de celulares. No se trata de equipos truchos: son teléfonos originales que se compran en China y se importan sin pagar impuestos. Más allá del tema impositivo, son un problema para los fabricantes (que compiten contra sí mismos) y para las operadoras (que tienen que dar soporte a modelos que no se venden acá, que tienen problemas de conectividad, etcétera).

En el ámbito local, la noticia es la llegada (anticipada) del Moto Z Play al país; anticipada porque recién lo venderán a mediados de noviembre. Un equipo muy interesante, y con algunas cosas que debió tener el primer Moto Z -el más poderoso-; éste no es tan delgado, pero le permite tener una batería enorme, lo que evita tener que apelar a un módulo con una batería externa. Estuve jugando con los módulos -trajeron todos al país- y me gustaron:

  • es el smartphone de Motorola/Lenovo más bonito a la fecha (con la excepción del primer Moto X) y aunque es un Play (al borde inferior de la gama alta, o un gama media premium) no se siente limitado;
  • tiene 7 mm de grosor y esto le permite una batería de 3500 mAh (y mantener el conector de audio), algo que podría haber estado en el Moto Z tope de línea
  • el sistema de los módulos está muy bien resuelto, tanto desde la conexión (engancha fácil, queda bien firme, enseguida es evidente si efectivamente se conectó, etc) como desde la promoción (es algo muy muy de nicho, pero el uso de “módulos” puramente cosméticos ayuda a difundir la idea
  • es muy de nicho (como lo es armar una PC por partes, digamos) pero tiene su atractivo -dependiendo del precio que tengan los accesorios acá-, pero requiere un compromiso con la marca que es difícil de sostener.
  • el módulo de la cámara Hasselblad es un desperdicio (lento, sólo aporta el zoom y hasta ahí nomás); los parlantes son geniales pero superfluos; el picorproyecto es ideal para el verano o para un adolescente que no tiene tele en el cuarto

Ya habrá reseña cuando lo tenga por más tiempo.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios