Control parental en Android, Swatch cree que llegó su hora, el problema del contrabando

Esta semana escribí sobre Family Link, la herramienta de control parental de Google para Android. Se pone a tono del resto: podés definir a qué aplicaciones accede la cuenta “infantil”, cuánto tiempo usa la tableta y en qué horario, bloquearla cuando es hora de ir a comer y no quiere, etcétera. El servicio es gratis, pero sumar cada nuevo nene o nena, como en la vida real, tiene un costo (de 30 centavos de dólar por chiquitín).

Publicamos una nota también sobre la billetera móvil en la Argentina, con desarrollos como Vale y Todo Pago, a los que se suman otras plataformas como Vinti, EcoPago o Mercado Pago, que comienzan a tener el entorno regulatorio necesario para funcionar en el país. Falta el pago con tarjetas por contacto (tipo SUBE, y como tienen las tarjetas de crédito afuera) y estamos para usar el teléfono con el Posnet.

No es novedad, pero es un tema que persiste y que con los celulares, por ahora, no tiene solución a la vista: en el país los smartphones y el resto de la electrónica de consumo tienen un precio que es el doble del estadounidense. Hay varios motivos: el de EEUU es un mercado competitivo en extremo, con márgenes muy bajos y un volumen enorme; aquí se pagan muchos más impuestos y el costo de la logística de terminar el equipo en Tierra del Fuego tiene un impacto ineludible. Cambiará eso, en teoría, con las notebooks a fin de marzo; con los celulares (sobre los que hay montada una inversión muy grande en la isla) no hay noticias por ahora. 

Swatch dice que no quiere usar Android Wear y desarrolló su propio sistema operativo para relojes (creado, en rigor, en el Centro Suizo de Electrónica y Microtecnología). Un futuro difícil, como demuestran Pebble, Fitbit y otros: no hay discusión sobre la capacidad de Swatch para hacer un buen diseño, pero la clave de un smartwatch (como en cualquier computadora) está en lo que puede hacer más allá de la relojería; en las aplicaciones de terceros. A la vez, Swatch parece estar apuntando primero a un reloj conectado (tipo Withings) antes que inteligente, donde la extensión de funciones es menos importante. Veremos recién en 2018. 

No es el camino que tomaron Montblanc (que también tiene un reloj con Android Wear, el Summit) ni Tag Heuer, que renovó su oferta de relojes ingeligentes con un segundo modelo con Android Wear y un precio bastante alto (1500 euros). La compañía dice que es modular; en la práctica, podés elegir el material de la caja, los enganches, las correas, las hebillas, etcétera. Pero no podés elegir el hardware (salvo pasarte a un reloj analógico tradicional con el mismo diseño) ni sumarle nuevas funciones, que sería lo que define a un dispositivo como modular.

Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios

Lo que dejó la CES, qué pasará con la marca Motorola, quién es el contendiente del Bluetooth y cuál es el futuro del sensor biométrico

Este semana que termina se hizo en Las Vegas, como todos los años, la CES, una de las ferias de electrónica de consumo más grandes del mundo (si no la más grande). Abarca de todo, pero también hubo un lugarcito para los smartphones.

El anuncio más importante fue el del Huawei Mate 8 (ya había sido presentado para China; Sebastián Davidovsky lo estuvo probando brevemente), que llegará a la Argentina en la segunda mitad del año, aunque no fue el único: Alcatel volvió a insistir con una nueva línea económica Pixi (y con un teléfono con Windows 10 Mobile); ZTE dice -sin dar detalles- que traerá su línea Nubia a América latina, y que eso incluye a la Argentina; LG confirmó también que su nueva línea K llegará al país.

Mientras, Fellowes apostó por lentes externos para el iPhone (como otros, pero con cristales Carl Zeiss) y ZTE mostró otro teléfono con pantalla sensible a la presión, BlackBerry confirmó que este año, al menos, su apuesta será 100 por ciento Android (aunque luego debió aclarar que habrá actualizaciones menores para BB10… pero su camino ya tiene final a la vista). Ah, y Cortana ya es el asistente digital de Cyanogen OS.

En la CES, Lenovo confirmó también que la marca Motorola se va -aunque insiste en que no la usa desde 2013- y que los nuevos teléfonos serán “Moto N by Lenovo” para la gama alta y Vibe para la gama baja; una apuesta interesante, sobre todo porque… ¿dónde entra el Moto G? ¿Habrá un Vibe E en vez de un Moto E? En cualquier caso, una pena, por la historia del nombre Motorola. A la vez, si el nombre no aporta nada, no tiene demasiado sentido preservarlo.

La otra noticia de esta semana fue la publicación del nuevo estándar Wi-Fi de bajo consumo de energía: Wi-Fi HaLow, parte de la próxima versión de Wi-Fi. La clave: un consumo de energía equivalente a Bluetooth,. pero mucho más alcance, gracias a que usa la banda de los 900 MHz. Y que incorpora todos los protocolos de Wi-Fi. ¿Es la muerte del Bluetooth? No en el corto plazo, porque necesitás que la tecnología se actualice (necesitás dispositivos compatibles, etc.). Y está pensado más para la Internet de las cosas que para unos auriculares inalámbricos (pero una cosa no impide la otra, de la misma manera que la última versión de Bluetooth ya permite el acceso a Internet).

 Más noticias del mundo móvil  Seguir leyendo

Sin comentarios