Microsoft replantea su apuesta móvil, X-View ahora vende teléfonos, las ventas del Galaxy S6 no son lo esperado, Geeksphone dice adiós

Microsoft despedirá a 7800 empleados, asume la compra de la división de móviles de Nokia como una pérdida, y replantea su estrategia móvil: menos modelos y tercerización de parte del proceso de diseño y fabricación, al estilo de lo que ya hace con las tabletas Surface. El anuncio fue recibido con una mirada más cataclísmica de lo que merece, ya que Windows Phone no es, hasta ahora, un éxito rutilante; esta refocalización (y racionalización de sus aspiraciones) es, para mí, una buena señal.

X-View es otro de los muchas marcas argentinas de electrónica que están probando su entrada al mercado de los móviles liberados, con equipos de marca blanca, prestaciones de gama media y el doble SIM como distintivo principal. La compañía es, además, la primera del país en hacerlo con unos relojes inteligentes bastante genéricos que no contribuyen demasiado a la expansión del concepto del smartwatch.

 

Seguir leyendo

Sin comentarios

Del Huawei Y600 al Apple Watch, pasando por el kill-switch de Android y la versión multiplataforma de Cortana

Huawei Y600 y una Talkband B1

Esta semana estuvimos probando en LA NACION Tecnología el Huawei Y600 (en rigor: Guillermo Tomoyose lo hizo), que viene con una pulsera deportiva TalkBand B1.

Comentamos, también, la llegada del kill-switch a Android 5.1 (bloqueás el teléfono para que no pueda usarse ni formatearse; es más que lo que había hasta ahora) y de los mapas Here de Nokia al iPhone. Altamente recomendables, sobre todo para el interior argentino de “segunda línea” (es decir, más allá de los puntos turísticos tradicionales) donde suele tener mejor cartografía.

Otra aplicación que hará el salto multiplataforma es Cortana, que estará disponible para Android y para iOS en el futuro próximo, según Reuters. Interesante apuesta (parte del mantra horizontal de Satya Nadella) pero que debilita aún más a la plataforma Windows Phone, porque le quita la mayor parte de su diferencial (aunque dudo que alguien fuera a comprarse un Lumia por Cortana).

Esta semana fue la elegida por Apple para dar más detalles sobre el Apple Watch, incluyendo el dato que faltaba: el precio. El modelo básico está en consonancia con el resto (todos los relojes inteligentes de alta gama estaban entre 250 y 350 dólares). El modelo más caro, con todos los chiches, tiene un precio de 17.000 dólares. Decir que es caro es una tontería: no es funcionalidad lo que se está pagando con la versión de oro de 18 kilates. Lo explica magistralmente Benedict Evans.

Los suizos están comenzando a reaccionar. Si yo fuera alguno de ellos, me pondría de acuerdo con todos y haría una plataforma estándar tomando el Kairos como base: un reloj analógico -el único distintivo que tienen para aportar- con una pantalla transparente que lo hace “inteligente”. Nunca podrán ganarle a Apple en integración con iOS, pero todavía pueden mejorar -como relojes- lo que están haciendo LG, Huawei, Samsung y demás en Android Wear.

El otro anuncio interesante, pero al que le falta tiempo para probar su utilidad (más allá de un buen inicio) es el de ResearchKit, una plataforma que busca la ubicuidad de los smartphones (en rigor: del iPhone, aunque la plataforma es de código abierto) para aportar datos para la investigación médica apelando a sus múltiples sensores y al hecho de que trascienden fronteras físicas, etarias y sociales (sobre todo en EEUU). Hay polémica por quién tendrá el control de esos datos, pero el concepto es fantástico.  Seguir leyendo