Windows como conector con Android, probando el Huawei P9, los teléfonos más vendidos en lo que va del año

 

Esta semana Microsoft llevó adelante BUILD, su encuentro anual de desarrolladores, en el que hizo varios anuncios, incluyendo la expansión de Windows como elemento conector de otras plataformas: hacer algo en el teléfono, sea Android o iOS, y seguir en la PC (Apple tiene lo mismo para su ecosistema). Tiene sentido, en la medida en que Google no tiene -por ahora- una plataforma semejante, más allá del crecimiento de Chrome OS, a la de Windows. Es una propuesta que le da más valor a la PC, y a Microsoft en el teléfono o tableta.

Esta semana publicamos una reseña del Huawei P9, un teléfono que estuve probando y que me pareció excelente, más allá de que tenga ya un año encima; el diseño compacto, el sensor de huellas digitales infalible, la batería -que me dio mejores resultados que el Galaxy S7 y la cámara, muy buena, conforman un paquete muy interesante. No, no es lo ultimísimo en hardware. Pero anda muy bien. Y Nougat es una buena adición, aunque no son muy grandes los cambios (no está disponible en forma oficial todavía para la Argentina).

También, una lista con los teléfonos más vendidos en todo el mundo en el primer trimestre del año, con los dos iPhone a la cabeza, seguidos por un Oppo R9 y dos Samsung Galaxy J (gama media). Apple tiene los modelos más populares pero no es la que más vende (y no vende sólo la última versión de sus teléfonos, algo que no todos recuerdan); Samsung gana por la dispersión de modelos y opciones, algo que tiene elementos a favor (más flexibilidad en el precio) y en contra (la dispersión de versiones y diseños puede resultar confusa).

Más noticias del mundo móvil 

El tamaño de pantalla de los celulares que se venden acá sigue, como era previsible, las preferencias internacionales. Mientras que en 2014 apenas un 9% de los celulares vendidos tenían pantallas de 5” o más, esta participación creció al 61% en 2016. (Comentarios Blog)

Las eSIM (una versión de la tarjeta SIM por software) están teniendo un impacto enorme, pero por ahora sólo en el ámbito empresarial; son un reemplazo para la tarjeta en dispositivos conectados pero con poca intervención humana (M2M, Machine to machine, máquina a máquina) y donde el espacio es clave (Samsung tiene relojes con eSIM), y crecerá de 109 millones de dispositivos con una eSIM en 2016 a unos 986 millones en 2021. Y estiman que en los teléfonos estará disponible recién el año próximo; no es una cuestión tecnológica sino de adopción, porque obligás al que ya tiene una SIM a cambiarla, porque hacés que la gente tenga menos motivo para ir al local de la operadora. (IHS

Apple es el mayor fabricante de relojes inteligentes (y su división ya factura más que la de los monstruos históricos de la relojería), pero hay otro dato interesante en los últimos reportes: gracias a la popularidad de sus Gear S2 y S3, el sistema operativo que usan los relojes de Samsung, Tizen OS, en el primer trimestre del año terminó siendo más popular que Android Wear, que tiene una infinidad de compañías que le brindan un apoyo dubitativo (Fossil parece ser la más comprometida hoy). Esto, según Strategy Analytics. (Tizen Experts)

Qualcomm presentó el Snapdragon 660 y 630, su familia de procesadores de gama media, una mejora sobre el 653/625 (respectivamente), con un 20/30% de mayor performance sobre su antecesor, según la compañía, además de un módem 4G X12 (hasta 600 Mbps de descarga, si la operadora te deja) y Bluetooth 5.0. Como los últimos chips de la compañía, incorpora hardware de procesamiento de imágenes de hasta 24 megapixeles, o una cámara doble de 16 MP. En teoría veremos equipos con estos chips antes de mitad de año. (Hipertextual)

Google cambió a Android O, y lo hizo modular: la idea es facilitar a los fabricantes de dispositivos la actualización del sistema operativo, uno de los problemas clásicos de Android. Separa la tarea que hacen los fabricantes de componentes para actualizarlos (pero que es más que los drivers) de la que hace Google para mejorar el sistema operativo. En teoría, con Android O Google podrá ofrecer una actualización sin depender de que los fabricantes de componentes (Qualcomm, por ejemplo) hagan su tarea. El problema es que para los fabricantes de teléfonos extender la vida útil del equipo sigue siendo contrario a su interés principal (vender nuevos equipos). Esa es la diferencia con Apple y otros fabricantes verticales (Nokia y BlackBerry en su momento) que ganan con los equipos viejos también. (Google)