Tu teléfono te espía (a veces), las ventas de Xiaomi y Samsung, el futuro de la gama alta

 

Tuvimos una semana algo… pesimista (efectos del Mundial, quizá) y publicamos la nota con el resultado de un estudio que investigó 17.000 aplicaciones para smartphones para saber si te están escuchando: no, no usan el micrófono -no todas-, pero muchas hacen una captura de pantalla para saber qué estás viendo.

También comentamos cuatro trucos que se implementaron en múltiples aplicaciones para lograr que los uses por más tiempo; en general juegan con la retroalimentación positiva y nacieron como una forma práctica e inocente de traer contenido nuevo al dispositivo.

Publicamos esta reflexión de Farhad Manjoo sobre cómo la pantalla del teléfono es un vampiro de tiempo, y como los asistentes digitales podrían ser una alternativa de cambio  para liberarnos de ese yugo autoimpuesto.

Esta semana comentamos de los nuevos colores que tendrá, quizás, el iPhone de este año. Si las filtraciones son ciertas, son muy bonitos.

Acá, el gran Antonio Sabán retoma algo que ya hemos comentado (él también): lo buenos que son los smartphones tope de gama “económicos” frente a los premium, y que el gran diferencial actual, la cámara, se reduce como ventaja con cada generación. Y agregaría yo: para cada vez más gente la diferencia es invisible. A la vez, es un área que requiere de muchísima inversión sostenida, algo que no todos podrán lograr, y es la razón por la que la inclusión de las lentes Carl Zeiss en los nuevos Nokia, por ejemplo, no significa mucho. (Hipertextual)

Las ventas supuestas para el Galaxy S9 en lo que va del año rondan los 30 a 32 millones de unidades, lo cual es un problema si las comparás con las ventas del mismo período (es decir, primer trimestre en el mercado, aprox); es el más bajo de los últimos años, con un pico en el Galaxy S7 (unos 50 millones de unidades). No hay datos oficiales porque hace ya casi una década que Samsung dejó de decir cuánto vende. (CNet

Junto a esta noticia llega el reporte mensual de Counterpoint, con los diez teléfonos más vendidos del mundo; el Galaxy S9 estuvo al frente el mes pasado, pero ahora lo supera el iPhone 8 (Apple lideró los primeros meses del año también). En el top ten aparecen, también, varios modelos chinos, más baratos. Recuerden que esto es tope de ventas mundial, las compañías tienen todas muchos otros modelos, etcétera. (Counterpoint)

Samsung ya tiene su tecnología para identificar al usuario analizando su rostro. ¡Se copiaron de Face ID! Bueno, no exactamente; es una implementación similar, pero además de hacer un mapa de la cara suma seguimiento de los ojos, la distancia entre el rostro y la pantalla y algunas cosas más. Y aplicaron a esa patente en 2014, pero no le dieron la debida importancia hasta que llegó el iPhone X; muchas compañías llevan tecnologías al mercado antes de tener otorgada la patente. No hay noticias de si Samsung usará esta tecnología el año próximo o no; dependerá, entre otras cosas, de cuánto espacio necesita en el frente del teléfono para funcionar. (Patently Apple)

Científicos surcoreanos lograron crear un sensor de huellas digitales transparente y flexible que, además, puede detectar la temperatura del dedo; está pensado para determinar si estás vivo (como una forma extra de seguridad); si es suficientemente preciso, podría servir también para ver si tenés fiebre. (PhoneArena)

El Nokia 8110 4G y otros dispositivos que usan KaiOS tendrán, finalmente su versión oficial de Whatsapp. Es un logro mayúsculo, sobre todo porque el antecesor de este sistema operativo, FirefoxOS, nunca lo logró. Y esa fue una de las razones, aunque no la única, por la que no tuvo éxito. (GSMArena)

Si quieren ver cómo es el motor que mueve la cámara emergente del Oppo Find X, pueden agradecerle a la gente de MyFixGuide, que desarmaron uno para conocer su interior. (MyFixGuide)

HTC, pionero de los smartphones, sigue su espiral descendente y echará a 1500 personas, casi un cuarto de sus empleados, en la unidad de manufactura que tiene en Taiwán. Las ventas entre abril de este año y del año pasado cayeron un 55 por ciento. (Reuters)

En contraste, Xiaomi logró, en un lustro, ubicarse entre los cinco primeros en mercados clave como el indio (tiene el 30 por ciento), el indonesio, el ruso o el chino (17 por ciento). (IDC)