RIM apresta los últimos detalles del BB10

 

Thorsten Heins en el BlackBerry Jam Americas – Foto: AFP

Ayer RIM hizo su BlackBerry Jam en Estados Unidos (ya lo había hecho en el resto del mundo, incluyendo la Argentina), un encuentro con desarrolladores, para pedirles que sigan apoyando la plataforma con vistas al lanzamiento oficial de BlackBerry 10 en los primeros meses de 2013.

Thorsten Heins, el CEO de la compañía, fue bastante categórico al respecto, proponiendo sus productos (presentes y futuros) como la razón por la que, según él, son el tercer jugador de peso detrás de Apple y Android (mientras Windows Phone sigue siendo una incógnita).

RIM tiene 80 millones de usuarios, un número que aumentó en los últimos meses: anualizado llegaría al 10% de crecimiento; no sigue el ritmo de ventas de Android o iOS, pero lo posiciona bastante mejor que otras plataformas o fabricantes. A la vez, no es novedad para nadie que en países como Estados Unidos se están cayendo del mapa. El fuerte de RIM: América latina, Africa y algunos de los tigres asiáticos.

Por supuesto, durante la presentación sugirieron que su propuesta es mejor que la de sus competidores (pero qué otra cosa podían decir) y admitieron que desarrollar aplicaciones para BlackBerry OS no siempre fue fácil, pero que ahora están haciendo todo lo posible para revertir esto. Un dato interesante (que parece una tontería pero no lo es) es que los primeros equipos vendrán desde el primer día con clientes de Twitter, Facebook, Linkedin y Foursquare, además de lo básico en cualquier smartphone moderno.

Así es la interfaz básica, que -para mí- comparte algunas ideas con el MeeGo de Nokia, y que resulta bastante atractiva, aunque, como siempre, habrá que esperar a usarla día tras día para ver qué tal se comporta:

En el blog de RIM tienen más videos que muestran el funcionamiento de BB10. Les dejo uno que muestra cómo funciona el BlackBerry Messenger (para mí, su mayor valuarte, aunque muy amenazado por Whatsapp).

¿Alcanzará eso para lograr que RIM sobreviva? Quién sabe. Su principal apuesta, para mí, es lograr convencer a sus 80 millones de fieles para que reemplacen sus equipos en el menor plazo posible por estos móviles, pero no será fácil.

Si el primer teléfono con BB10 mantiene el hardware de la PlayBook podrían posicionarlo como un equipo que -en precio- esté en una segunda línea (hoy tenemos teléfonos con procesadores de doble núcleo por 1500 pesos o menos, en la Argentina), pero a la vez necesitan tener un móvil bandera que se vea competitivo y que atraiga; eso en general implica mejor hardware, que es más caro.