Microsoft y Nokia, el reloj de Samsung y los móviles de la IFA

 

Steve Ballmer (Microsoft) y Stephen Elop (Nokia)

La noticia de esta semana fue, sin duda, que Microsoft quiere comprar la parte de los dispositivos móviles de Nokia; Nokia quiere vendérselos. Feliz coincidencia; falta que los accionistas (que después de la noticia hicieron crecer la acción de Nokia pero caer la de Microsoft) le den el OK, que las entidades regulatorias le pongan el sello, y a mediados del año próximo Microkia será una realidad.

Mi lectura de madrugada de la propuesta de compra puede leerse en esta nota; una segunda lectura (por qué Nokia quizo vender) está aquí. Ariel Torres también tiene muy buenos análisis sobre el tema, el primero después del anuncio, uno más reciente y extenso, aquí.

Todos los medios especializados del mundo tienen múltiples análisis; si leen otros sitios de tecnología los habrán visto hasta el hartazgo. La mayoría concuerda en su, digamos, voto no positivo sobre el acuerdo, aunque eso tiene mucho de sentimental. Como fuere, habrá que esperar y ver. Hay un dato clave -pero que para muchos se escapa- y es que Nokia sigue,funcionando tanto hoy como -si el acuerdo llega a buen puerto- mediados del año próximo, y sacando nuevos equipos. Nokia no está muerta: cambiará de dueño, uno que tiene más dinero para financiar sus ideas.

El dato “cejas arqueadas” de la venta es la creación de Newkia, una empresa que varios empleados de Nokia crearon para aprovechar todo su saber y hacer smartphones con Android. El salto a Windows Phone generó la creación de Jolla, así que les vamos a dar el beneficio de la duda. El nombre es poco feliz, eso sí.

Los teléfonos de la IFA

No fue lo único que sucedió esta semana: en la feria IFA, Samsung presentó su Galaxy Note 3 (pantalla de 5,7 pulgadas, 3 GB de RAM, el cuerpo es igual de grande al Galaxy Note II pero más delgado) y su reloj inteligente Galaxy Gear (primer veredicto prejuicioso: un día de autonomía de batería es un sinsentido; me parece más interesante la aproximación de Qualcomm con el Toq, que daría una semana de batería, o el Pebble, más limitado pero más frugal).

Mientras, Sony mostró su Xperia Z1 con cámara de 20 megapixeles (lo que motivó, de nuevo, los gritos de “muchos megapixeles, es todo falso, lo que vale es el lente y el sensor” que son más obtusos que ciertos. Sony también mostró un lente accesorio para hacer de cualquier smartphone una cámara “en serio”. Brillante, salvo la ausencia de un flash (pero todo no se puede, supongo).

Alcatel y Acer también mostraron celulares atractivos: Acer porque como el Samsung, el Liquid S2 graba video en 4K (me encantaría saber cuánto ocupa un minuto de video en esa resolución). Alcatel, por su smartphone que tiene una tapa de tinta electrónica para mostrar información estática sin consumir energía.

Lenovo también mostró un nuevo equipo, en Vibe X, mientras Xiaomi mostró su Mi3, y Meizu anunció el MX3, con el chip de ocho núcleos (4+4, en rigor) de Samsung. Tres clarísimas demostraciones de la fortísima apuesta que están haciendo los chinos.

LG tiene una nueva tableta: aquí, un primer acercamiento.

Chips chinos

Hablando de los chinos y de su apuesta: Huawei licenció la tecnología ARMv8 para sus chips. ARM, como les conté, licencia diseños de procesadores que otros implementan a su gusto. Pero hay dos tipos de licencia: la más sencilla y económica, que simplemente usa un diseño de ARM (llave en mano, digamos) y una segunda opción, más cara y más compleja, que habilita al licenciatario hacer modificaciones al diseño base. Las ventajas es que obtenés un chip que es compatible con ARM, pero al que le sacás y ponés piezas a gusto. Compañías que ya lo hacen: Qualcomm, Apple.

Hablando de Qualcomm: uno de sus ejecutivos (relacionado con el marketing y las relaciones con los analistas) se fue a MediaTek, un claro ejemplo de que los fabricantes chinos de procesadores quieren tener mejores relaciones con Occidente.

Apple, Amazon, BlackBerry, HTC

Ultimas: mientras el mundo tecnológico espera, la semana próxima, la presentación del nuevo iPhone (con versión económica incluida) el mayor debate está en adivinar qué precio tendrá el 5C. Dos lecturas: Ben Evans y Ben Thompson.

HTC tuvo otro mes oscurísimo, aunque esperan mejores noticias para los próximos tiempos (no, no sé cuándo sale el One en el país, aunque sigo creyendo que octubre es la fecha más probable). BlackBerry, dicen, podría ponerse en venta en noviembre. O quizás no. Lo de Nokia seguro influye.

Y para poner un poco de nafta en la hoguera móvil, sería Amazon el que descalabre todo un poco más con su smartphone, que se vendería liberado y gratis.

Una de las semanas más agitadas que recuerde en lo que refiere a móviles.