Lo que dejó el Congreso Mundial de Móviles 2015

 

Terminó, el jueves, el Congreso Mundial de Móviles en Barcelona, la ciudad que lo acogió en los últimos años y para la que es, comprensiblemente, un negocio fenomenal: 90.000 personas llegaron de todo el mundo para ver las últimas novedades en telefonía móvil y aledaños.

En esta serie de notas fuimos publicando los anuncios que nos parecieron más relevantes, desde lo ingenioso pero intrascendente (el Acer Liquid Jade Z que filtra la luz azul que afecta el sueño) hasta las bombas del mercado (los hermanitos Galaxy S6, que estuve probando brevemente; los relojes de alta gama de LG Watch Urbane LTE y Huawei Watch), pasando por las decepciones (el HTC One M9, que es más un M8 remozado; a propósito, su diseñador jefe habló con Engadget, aunque no aportó mucho), las apuestas más sólidas (los Lumia 640 y 640XL; el Sony Xperia M4 Aqua; toda la tecnología biométrica que está llegando a los dispositivos móviles), las sorpresas (este año podría renacer el BlackBerry Torch), las dudas (la tableta Huawei MediaPad X2, que como la primera tableta Galaxy pude ser usada de mega teléfono) y las incógnitas (los dispositivos modulares del Proyecto Ara y de Puzzlephone). 
Quedaron, como suele suceder, varias cosas en el tintero: fue una semana interesante, tanto por los anuncios como por las ausencias: no hubo Sony Xperia Z4 ni LG G4; Motorola se adelantó unos días con el nuevo Moto E con 4G
Para muchos (me incluyo) fue la oportunidad de probar algunos móviles que sólo habíamos visto a distancia, como el LG G Flex 2 (excelente tamaño, aunque la pantalla curva no terminó de convencerme) o un Meizu MX4 con Ubuntu: funciona muy bien, y algunos conceptos de interacción (el uso de paneles temáticos para agrupar contenido) le permiten un uso bastante fluido y ciertamente atractivo, pero al que le falta justificación: no parece ser -en un uso breve- suficientemente mejor que lo que ya está en plaza.
También estuve jugando con una tableta Jolla, que presentó la nueva versión de su sistema operativo (Sailfish 2.0, ahora compatible con los nuevos procesadores que Intel presentó en el Congreso): funciona muy bien en una pantalla relativamente grande, la interacción es muy sencilla (aunque tiene una leve curva de aprendizaje) y el equipo tiene un buen diseño. Los envíos de la tableta comenzarán en el 2do trimestre. 
También de ver nuevos equipos. Por ejemplo, el Monohm Runcible: es redondo, corre Firefox OS y no tiene notificaciones. Si querés saber qué te perdiste, tenés que mirar su pantalla, porque el concepto que está detrás es el de terminar con las interrupciones: mantenerte conectado al mundo, pero obligarte a estar conectado al dispositivo. En PC Mag lo estuvieron probando.
A propósito, parece que veremos Firefox OS en teléfonos con formatos más flexibles (con tapita, con teclado deslizante), según la Fundación Mozilla. 
El Blackphone 2 es el sucesor del smartphone seguro (anti espías) que debutó en 2014, y que llegó a Barcelona con mejor hardware: 3 GB de RAM, chip de 8 núcleos, pantalla de 5,5 pulgadas (Full HD), batería de 3060 mAh y un software agregado a Android que permite crear zonas específicas que requieren usuarios distintos (para las aplicaciones de oficina, para las de comunicaciones, para la web, etcétera).
Sus creadores, Silent Circle, dicen que recibieron 750 millones de dólares en órdenes, lo que a un precio de US$ 649 da 1,1 millones de unidades pedidas. (GSMArena)
Lenovo estuvo mostrando varios equipos; el que más llamó la atención fue el Vibe Shot, que tiene una cámara de 16 megapixeles con estabilizador óptico, flash de tres tonos, lente de 6 elementos, foco infrarrojo y una perilla para cambiar de modo “simple” a modo avanzado y controlar todas las funciones de la cámara. 
También hablé fugazmente del Alcatel OneTouch Idol 3, porque tiene una función sencilla pero útil (es reversible gracias a que le pusieron parlantes y micrófonos en las dos puntas del equipo, así que podés hablar aunque lo pongas cabeza abajo) pero vale la pena prestarle atención al resto de las especificaciones, sobre todo porque lo veremos en la Argentina en la segunda mitad de 2015: los parlantes son JBL, las pantallas -en los papeles- ajustan la temperatura del color a la iluminación, tiene una cámara de 13 megapixeles (en la versión con pantalla de 5,5 pulgadas, que tiene un chip de 8 núcleos) y de 8 megapixeles para la versión con pantalla HD de 4,7 pulgadas y chip de cuatro núcleos. 
Otras noticias que no llegamos a reflejar en las notas: la apuesta de BlackBerry para llevar toda su familia de aplicaciones (Blackberry Experience Suite) a Android y a iOS; esto incluye la posibilidad de crear un entorno corporativo seguro, separado del personal, similar a lo que ofrece BlackBerry 10, y a lo que Google propone con Android at Work
Además de su sensor biométrico por ultrasonido, Qualcomm adelantó que su Snapdragon 820 usará un nuevo núcleo de diseño propio, el Kyro (los anteriores también lo son, pero el 810 usa un diseño directo de ARM) que implementará los conceptos detrás de Zeroth, el diseño de procesadores capaces de “aprender” nuestros hábitos, entender mejor el entorno en el que funcionan y otros conceptos que son fáciles de afirmar pero difíciles de comprobar en un teléfono, al menos por ahora, teniendo en cuenta que el sistema operativo se interpondrá -salvo que logren una muy buena integración- entre el usuario y esa capacidad extra del procesador. Más comprensibles serán otras funciones, como una mejora en el procesamiento de imágenes (para las fotos) y del audio (para consultas en lenguaje natural a los asistentes digitales de cada plataforma).