El tropiezo del iPhone (y del resto de la industria), el fin del mini plug, la salida de Intel del segmento móvil

 

Una de las grandes noticias de la semana fue, sin duda, el reporte financiero trimestral de ventas de Apple: la tecnológica más grande del mundo reportó la primera caída (año contra año) en las ventas del iPhone, muy cercana a lo que la propia compañía había pronosticado, con 51,2 millones de teléfonos vendidos en el último trimestre (un año antes vendió 61,2 millones), rompiendo con 13 trimestres de crecimiento continuo. Como siempre es el caso, se invirtieron toneladas de pixeles en analizar si el teléfono alcanzó su techo o no, sobre todo teniendo en cuenta que la compañía dice que el próximo trimestre tampoco será bueno. Esta es, además, la razón por la que la compañía está avanzando por mercado más sensibles al precio con otras estrategias (el iPhone SE, equipos reacondicionados en India, venta en cuotas, etcétera).

Pero durante el resto de la semana hubo dos noticias más al respecto que ponen al iPhone en perspectiva. Para IDC, el crecimiento del mercado mundial de smartphones en el último trimestre fue nulo; para Strategy Analytics (via Telecoms) se contrajo por primera vez desde 1996. En ambos casos hablan de 335 millones de smartphones enviados en el primer trimestre del año. Samsung sigue liderando con un cuarto de todos los teléfonos enviados, seguido por Apple y Huawei. Pero ambas consultoras coincidieron en indicar que el cuarto ahora es Oppo, desplazando a Xiaomi de esa posición; IDC de hecho da quinto a Vivo, que Strategy Analytics ignora (pero que Counterpoint, otra consultora, da como válido). Claro, porque aquí se mide en unidades, y los dos mercados más grandes del mundo en volumen, China y la India, tuvieron cambios fuertes. En el caso de India, Oppo y Vivo (que son dos subsidiarias independientes del conglomerado chino BBK) tuvieron un crecimiento muy fuerte; en el caso de China, todo el mercado se contrajo un 5% en el primer trimestre (lo que impacta en forma directa al total mundial), según Strategy Analytics. Todo indica que éste será un año interesante.

Esta semana presentaron en la Argentina -sin precio por ahora- al LG V10 (doble cámara frontal, pantalla secundaria para notificaciones al frente; probablemente servirá de smartphone bandera frente al LG G5 light que vendrá en teoría al país) y al Sony Xperia M5 (con un chip MediaTek Helio X10, cámara de 21 megapixeles y un muy simpático tamaño gracias a su pantalla de 5 pulgadas).

Nokia, por su parte, anunció la compra de Withings, el fabricante francés de relojes conectados (el disimulado Activité es el más conocido). ¿Le interesan los smartwatches? No tanto como los otros productos que tiene la compañía en Internet de las Cosas, muy relacionados con la salud.

Y escribí sobre el probable -pero lento- final del conector mini plug, la ficha analógica de 3,5 mm para audio que será reemplazada, si la industria se sale con la suya, por el USB-C o el Lightning. ¿Ventajas? Más funciones y potencia porque es una salida digital. ¿Desventajas? Ocupás el puerto, que tendrá más desgaste; los auriculares serán, por ahora, más caros.

Más noticias del mundo móvil 

Hacia el fin de la semana se supo que, como rebote del ajuste que Intel está haciendo, la compañía abandona -por ahora, al menos- sus esfuerzos en el terreno de los procesadores especiales para smartphones y tabletas: adiós al Atom en tu teléfono, algo con lo que Intel batalló durante años con muy magros logros (desde 2012 con el Motorola RAZR i). Cancelan también SoFIA, el acuerdo con Rockwell yAllwinner para hacer un chip económico fabricado por terceros. Es comprensible: la compañía casi no tiene mercado, tiene que competir con fabricantes que venden con márgenes mínimos (los arriba mencionados para los segmentos más económicos; MediaTek, Qualcomm para la gama media y alta) y al mismo tiempo con sus posibles clientes: Apple diseña sus procesadores, Samsung también, Huawei en menor medida, LG está en eso; empezás a contar, y no hay resquicio para entrar. Sí apostará por sus módem 5G, por las 2 en 1 con Core M (que, después de todo,son tabletas) y por otros segmentos más redituables (Anadtech)

Xiaomi no quiere ser menos que los tres mayores fabricantes de smartphones del mundo y también diseñará su propio chip (basado, al igual que el de los otros tres, en un diseño de ARM, aunque no está claro con qué grado de diferenciación). Se llamará Rifle, y no hay, por ahora, más datos que esos (CNet)

Además de Apple, otros fabricantes publicaron sus reportes trimestrales. El más importante es el del mayor fabricante, Samsung, aunque la compañía mantiene su opacidad en los reportes. Lo importante: el Galaxy S7 vende bien (porque comenzó a venderse antes que el S6, y porque vende más), una de las razones por las que la división móvil volvió a ser más rentable que la de semiconductores dentro de la compañía; la otra: redujo el número de teléfonos (y los costos asociados) para lo que realmente le da de comer, que es la gama media y baja. Envió 92 millones de teléfonos, y calcula que el próximo trimestre serán un poco menos (Reuters)

LG espera enviar 3 millones de G5 en el próximo trimestre; en el primero envió 1,6 millones, y va camino a quebrar la marca del G3, el best seller anterior de la compañía. (WSJ)  Aun así, le espera un año complicado, porque el volumen global de envíos trimestrales se redujo en forma continua en los últimos cinco trimestres; hoy está en 13,5 millones de smartphones. (LG)

Sony, por su parte, también está enviando menos equipos (3,4 millones, al nivel de 2010), pero es parte de su intención (apuntar a la gama alta, mejorar márgenes, no competir por precio). Todavía, sin embargo, no logró equilibrar los costos internos para mejorar ganancias. Y sorprendió la caída en demanda de sus sensores para cámaras (una de las estrellas de la compañía), pero que se entiende mejor con un contexto general de reducción del mercado (del que Sony tiene el 40%). (Xperia Blog)

Las dos próximas noticias hay que ponerlas en el mismo contexto de todo lo mencionado más arriba. Por un lado, que hoy hay ¡trescientos! fabricantes de smartphones en China; el cálculo es que el año próximo sólo habrá sobrevivido la mitad (y no sería raro que se concentre aún más en los años siguientes). Pero es un testimonio de lo sencillo que es hoy hacer algo así; similar al mercado de PC, en un punto. (Bloomberg) Por otro lado, una observación: ante al imposibilidad -o el peligro- de competir con un smartphone de alta gama y alto precio, muchos fabricantes apuntan a otro segmento: el smartphone de primer nivel y US$ 350/400 de precio. Es un espacio muy disputado, muy popular y  que, al mismo tiempo, le hace juego a los dispositivos de US$ 700 que logran una venta. (ArsTechnica)

Después de la polémica por algunas declaraciones de ejecutivos de Microsoft sobre el interés de la compañía en los smartphones, Terry Myerson (mandamás de Windows) asegura que la compañía apuesta a desarrollar Windows 10 Mobile por muchos años, y que están desarrollando nuevos productos (en apariencia enfocados al mercado corporativo)… aunque sin dar más detalles (¿será 2017 el año del Surface Phone?). (Windows Central)

En la ciudad de Buenos Aires, pondrán antenas de telefonía móvil en las luminarias para mejorar la cobertura, sobre todo en llamadas, y acercarse al promedio mundial: 2 por ciento de las llamadas se cortan. Hoy, en el microcentro, 7 de cada 10 llamadas se cortan. (iProfesional)

Rick Osterloh, era el CEO de Motorola hasta que hace un mes lo dejaron afuera, en medio de una reorganización estructural dentro de Lenovo. Consiguió una changa: es el nuevo jefe de hardware de Google, y tendrá a su cargo los Nexus, Chromecast, las Chromebooks, el router OnHub, los Google Glass y más (pero no Nest). (Recode)

Una más liviana después de tanto fárrago financiero: una muestra de cómo con recursos limitados -un procesador modesto, una pantalla pequeña y de baja resolución- se pueden hacer animaciones simpáticas para hacer más atractiva la interfaz de usuario de un reloj, en este caso un Pebble.

Icons for Pebble from Heydays on Vimeo.