El fin del Galaxy Note 7, el iPhone de cerámica y el triunfo del AMOLED

 

La noticia de la semana fue, sin duda, el cese completo de producción del Samsung Galaxy Note 7, algo que no tiene precedentes en la historia de la compañía, y que tendrá un impacto económico notable (algunos ya especulan con que a fin de año Apple podría superarla en ventas).

El de Samsung no es el único caso, pero sí el más reciente y uno de los más notorios, en parte por su timing (es el equipo que mejor recepción tuvo en su salida y el que más rápido cayó, en el año en que Samsung estaba, para muchos, finalmente en el nivel que se espera del mayor fabricante de teléfonos del mundo).

Lo más notorio del caso de Samsung, además, es que nadie sabe muy bien por qué el Note 7 se incendia. Sí, la batería, pero ¿por qué? La compañía cambió de proveedor después de la primera tanda fallida, y volvió a suceder, etc. Algunos especulan con que el diseño mismo del teléfono fue lo que dañó a las baterías (el espacio es apenas más pequeño y deformó los bordes de las baterías. (Phone Arena)

En otra línea de cosas, HP y Movado finalmente pusieron en venta sus relojes inteligentes; los ví en Barcelona en febrero, y usan una tecnología muy interesante, en la que la pantalla es invisible la mayor parte del tiempo, y sólo se ilumina cuando te llega una notificación (que podés leer). No es tan sofisticado como un smartwatch convencional, pero es más que el reloj conectado manteniendo el mismo aspecto tradicional.

Más noticias del mundo móvil 

Cyanogen abandona el desarrollo de CyanogenOS, su fork de Android que ofrecía con apoyo de Microsoft y otras compañías y que aspiraba a ser una alternativa comercial y sólida al de Google y al AOSP chino. No funcionó, y ahora ofrecerán parte de esas modificaciones como módulos para terceros. CyanogenMod (que es un proyecto comunitario) sigue como siempre. (Gizmodo)

Apple y Samsung están de nuevo frente a la Justicia, pero ahora es la Corte Suprema de EE.UU. la que debe definir cuánto dinero le debe Samsung a Apple por violar sus patentes de diseño (el aspecto del Galaxy S se parece al iPhone). Es una discusión fundamental, porque el litigio obliga a revalidar una ley centenaria, y alcanza a toda la tecnología actual, en la que un dispositivo está hecho de un amasijo de tecnología desarrollada (y patentada) por muchísimas compañías. ¿Se paga el porcentual de lo que vale una patente sobre el total del dispositivo, o todo lo que ganó Samsung vendiendo un equipo que -según la Justicia- un comprador confundía con un iPhone? (FOSS Patents)

Cuando Apple presentó el Watch Series 2, incluyó una versión con cuerpo de cerámica. Para muchos, una señal de que el próximo iPhone usará cerámica en vez de aluminio (más resistente, más transparente a las radiofrecuencias, un material muy maleable). ¿Todo el cuerpo? Quién sabe; hay al menos dos compañías (Xiaomi y OnePlus) que ya usaron ese material para el dorso de una versión de sus teléfonos. Los expertos, no obstante, observan que la inversión que debería hacer Apple para pasar del aluminio a la cerámica es enorme, no tanto por el capital (le sobra) como por el tiempo que involucra tener la maquinaria necesaria para una fabricación masiva de un iPhone cerámico. Quizá en un par de años… (Atomic Delights)

La división de semiconductores de Samsung dice que ya está trabajando en chips de 10 nanómetros (más chicos, permiten más eficiencia energética); los rumores indican que el Snapdragon 830 sería el primero en salir de su factoría. (Reuters)

El Xiaomi Mi 5s Plus tiene una doble cámara trasera, pero con una diferencia sobre el resto: es el primer modelo en usar Clear Sight, el diseño base de Qualcomm para esta clase de fotografía (al estilo del Huawei P9, combina un sensor color con otro monocromo). Qualcomm tiene diseños genéricos de teléfonos enteros (MediaTek también) para abaratarle costos a los fabricantes, y también de un sistema de doble cámara, que ahora usa Xiaomi. (Xiaomi)

Una compañía rusa, Zavod Goreltex, creó un teléfono… a prueba de explosiones. El equipo es super básico, pero está pensado para uso en entornos industriales donde una chispa o fuego podría ser catastrófico. (Phone Arena)

El OnePlus 3 enfrenta serias demoras en su producción (hasta un mes desde el pedido) y parte de la culpa la tiene la alta demanda de paneles AMOLED; la urgencia con que un proveedor responde a tus pedidos tiene que ver con el volumen de compra, el precio, etcétera. OnePlus dice que seguirá con AMOLED y no volverá al LCD; una de las razones es que este año quebró la barrera de precio y hoy el AMOLED es (en general) más barato que el LCD. (Android Authority)