DxOMark, la cámara del iPhone 8, HTC y Google, las piezas de Fairphone

 

Esta semana escribí sobre dos temas: la posibilidad, si tenés un Fairphone, de actualizar la cámara sin cambiar el equipo. Es genial; lo definí, para fastidio de los comentaristas de LN, como un “sueño hecho realidad”, pero realmente es un logro enorme para una compañía minúscula… más allá de que el grueso del mercado vaya por otro lado (el teléfono como viene, y si querés más tenés que comprar otro).

El otro tema es la ¿compra? ¿inversión? de Google en HTC; mil millones de dólares por 2000 empleados. La compañía sigue avanzando hacia la integración vertical, pero siguiendo a Microsoft, no a Apple. La semana próxima se presenta el Pixel 2, pero lo interesante será ver qué logra hacer la compañía para 2018 (con un año de trabajo “integrado” tras de sí).

También fue tema esta semana la disponibilidad de iOS 11 para los smartphones de Apple de los últimos cinco años (aunque al iPhone 5s, previsiblemente, le impone un traqueteo importante, según los usuarios). Una de las cosas que habilita iOS 11 es ArKit (disponible en el 6s o superior) y es fantástico como concepto, y como herramienta para definir lo que es la “verdadera” realidad aumentada. Otra es dejar fuera todas las aplicaciones de 32 bits, así que habrá “limpieza” de aplicaciones anticuadas.

Entre otras noticias, lo importante de la venta que hizo Toshiba de su división de semiconductores (además de los 18 mil millones de dólares que recibe) está en que Apple y Dell, entre otros, se aseguran el abastecimiento de chips flash ajustados a sus necesidades.

Y lo importante de la noticia de que Samsung ya permite desactivar (parcialmente) el botón para llamar a Bixby en el S8 es que… Bixby es -por ahora la menos- un fracaso. Por la lentitud del despliegue idiomático, porque no aporta nada diferente. Veremos si mejora con el tiempo. 

Huawei, por su parte, vende en la Argentina al Mate 9 Lite en una edición firmada por Messi… que es más barata que la normal.

 

Más noticias del mundo móvil 

Con iOS 11 llegan nuevas funciones y alguna confusión: los interruptores del centro de control ya no desactivan el Wi-Fi o el Bluetooth para todo el equipo; lo que hacen es cancelar la conexión actual, pero las radios siguen activas. Para desactivarlas por completo hay que ir a la Configuración del dispositivo (9to5mac)

Con iOS 11 llega el iPhone 8, y las reseñas. Todas destacan que es un progreso sobre el iPhone 7, pero menor; el salto está, en teoría, en el iPhone X. Que si tenés un iPhone 7 se nota menos que si venís de un 6s, etcétera. Un cambio importante, no obstante, llega con la cámara, que DxOMark define como la mejor hasta ahora, desplazando al Google Pixel. ¿Es importante? Como ya dije en otras ocasiones, hay que tomar las pruebas de laboratorio como orientativas, pero no más. Sobre todo en este tipo de cosas, donde influye mucho la percepción. Apple, Google, Samsung, LG o Huawei no hacen el mismo tratamiento sobre la imagen, y una opción no necesariamente es mejor que la otra, y la percepción que tenemos de ella depende de múltiples factores, incluyendo la costumbre: Samsung tiende a saturar los colores, y para mucha gente así es como “debe ser”. En los testeos ciegos se nota bastante; casi nadie la pega. Es, para mí, como discutir si es mejor una foto hecha con una Canon o una Nikon. Como sea, sí hay algo importante que trae el iPhone 8 Plus, y tiene que ver con los nuevos filtros que permiten oscurecer el fondo e iluminar rostros en un retrato. (DXoMarkUn ejemplo de la cámara y de lo que pueden hacer los filtros de iluminación en retrato es el que hizo Austin Mann

Con el teléfono llega la serie 3 del Apple Watch… que inaugura la versión LTE. Algunos resultados son previsibles (si lo usás como teléfono se queda sin batería enseguida) y otras no tanto (todos los que lo probaron tuvieron serios problemas de conectividad). Un dato importante: el reloj usa una eSIM y no funciona en cualquier país; necesitás que la operadora le de servicio para -entre otras cosas- poder compartir el número de teléfono con la SIM del teléfono, algo relativamente común en EE.UU. y Europa.

Como siempre, las reseñas en video de Johanna Stern (WSJ) son fantásticas.

 Una más del iPhone: el iPhone X es caro, tanto como para que en Europa hagan la misma cuenta que en la Argentina; ir a Miami en vuelo e importarlo es más barato que comprarlo en forma local. (The Guardian