Del iPhone 6S al Moto G de 3ra gen; del 4G al Touch 3D; de China a Tierra del Fuego

 

Compradores de iPhone 6S en Japón. Foto: AP

Vamos, como siempre, al repaso de las noticias sobre la industria móvil que publicamos en la sección Tecnología de La Nación, más algunas otras que me parecieron relevantes.

Mientras el viernes los iPhone 6S y 6S Plus llegaron al mercado (con la avalancha de reseñas que confirman que es un muy buen equipo, y que lo del Touch 3D es útil aunque -todavía- relativamente limitado), Apple debió limpiar su tienda de aplicaciones de un grupo de programas que contenían código malicioso, y que afectó a algunos servicios digitales chinos.

BlackBerry confirmó lo que ya se venía diciendo hacía tiempo: que en breve tendrá en la calle el teléfono conocido hasta ahora como Venice, que se llamará Priv; será el primer equipo de la compañía en usar Android (y, creo, el primero en no usar un sistema operativo que no fue hecho o adquirido por BlackBerry) y sumará un teclado, siempre con un foco en el segmento corporativo. Vuelven los sliders, una palabra que hace tiempo que no usaba.

Pebble renovó su oferta de relojes inteligentes con un modelo con pantalla circular. Al parecer, hizo lo mismo que Alcatel con su smartwatch: usó una pantalla cuadrada en un marco suficientemente grande como para que tape los ángulos. Da igual: es el más liviano y el más delgado de los relojes inteligentes actuales, mantiene su interfaz de usuario lineal y pierde buena parte de su autonomía (dos días de batería nada más).

Guillermo Tomoyose entrevistó a Rubén Castaño, un colombiano que hace años es parte del equipo de diseño de Motorola, y que participó de la creación de la línea Moto (teléfonos y relojes).

Hablando de Motorola: la compañía presentó en el país el Moto G de tercera generación, que como grandes cambios incorpora conectividad 4G y una cámara de 13 megapixeles, manteniendo el diseño colorido y un precio competitivo.

No es el único: Microsoft presentó el Lumia 640 en el país (un sólido competidor del segmento de gama media, con pantalla de 5 pulgadas y cámara de 8 megapixeles), mientras que Huawei hizo lo propio con el G620S, también con pantalla de 5 pulgadas y chip de cuatro núcleos.

Los tres tienen 4G; durante la semana las operadoras locales estuvieron difundiendo cuántos usuarios tienen, lo que da unos 2,5 millones de clientes con 4G en el país. El crecimiento, por supuesto, dependerá de la expansión de la cobertura al resto del país, y de la renovación del parque de equipos.

Un informe de OpenSignal publicado un día después nos ubica bastante abajo en la tabla de posiciones con cobertura nacional, aunque era difícil esperar algo diferente a diez meses del inicio del servicio. A la vez, el promedio de velocidad del 4G nacional se mantiene, por ahora, cercano al promedio mundial (aunque muy, muy lejos de los líderes).

Más noticias del mundo móvil

No aparecía ningún modelo nuevo, y con la primavera llegaron muchísimos anuncios (más otro par que se prepara para las próximas semanas). En preparación para abastecer a esa demanda estimada es que la producción de teléfonos, en Tierra del Fuego, está recuperando niveles de volumen perdidos, aunque la sequía del primer semestre no será suficiente para recuperar lo perdido: 2015 terminará con dos tercios del volumen de 2014, a este ritmo. (Carrier y Asoc)

En América latina, las ventas de smartphones se repartieron, en el segundo trimestre del año, para Samsung (27 por ciento), LG (11 por ciento) y Alcatel y Huawei en tercer lugar (un 8% cada uno). Pero si se miden los teléfonos en general, Alcatel está segundo en la región, seguido de LG. (Counterpoint Research)

Uno de los baluartes del iPhone es su cámara; en las comparativas del 6S varios remarcan que, a como están las cosas, ya es casi imposible distinguir -o privilegiar- un modelo por sobre el de sus competidores más próximos, un poco como pasa con las cámaras tradicionales (Nikon vs Canon… la diferencia tiene que ver más con el gusto) o los equipos de audio. Es algo que se viene dando en los últimos años, y no parece que vaya a cambiar en el corto plazo. La supremacía de Sony como proveedor del sensor a varias marcas también influye, sin duda. (The VergePC Mag y hay mil más)

Con el iPhone 6S Apple inició un programa de ventas en cuotas; es muy interesante, porque reduce al mínimo posible la barrera de entrada para un equipo caro, y fomenta la interacción con el fabricante mientras esconde a la operadora. También es un sistema muy fácil de imitar, si tenés algunos fondos para hacer de financiera: Samsung también venderá en cuotas, y sería raro que otros (como Motorola o Xiaomi, que hace tiempo apostaron a vender directo) no hagan algo similar. (Forbes e Hipertextual) En el caso del servicio de Apple, no obstante, tiene una “sorpresa” de 129 dólares adicionales al precio base. (Phonescoop)

iOS 9 ya está instalado en la mitad de los equipos compatibles a una semana de disponibilidad, una tasa de adopción mucho mayor a la del iOS 8. Razones: la descarga es más chica, desinstala aplicaciones para hacer lugar si es necesario (y las reinstala luego) y, quizás, que el cambio entre iOS 8 y 9 es menor al que había entre el 7 y el 8; los que cambiaron ya no tienen temor a hacerlo de nuevo porque ya están cómodos. (Arstechnica)

Los nuevos iPhone 6S y 6S Plus incorporan la nueva pantalla sensible al tacto y a la presión (el 3D Touch). Por ahora las funciones son limitadas (activar atajos a funciones específicas de aplicaciones), pero potencialmente hay bastante más, que dependerá de que lo implementen los desarrolladores (iMore con mucho detalle)

Hace tiempo les hablé de Fairphone, la firma que creó un smartphone diferente, ya que usa materiales (sobre todo, las llamadas tierras raras) que vienen de países sin conflicto bélico (o al menos, que no tengan que ver con la minería). La segunda versión del teléfono, que presentó esta semana en Londres tiene, además, un sistema de construcción modular para permitir el reemplazo de piezas sin tener que cambiar todo el equipo (técnicamente son seis bloques) y facilitando su reparación. El hardware es bastante decente, y estará a la venta en noviembre en Europa por casi 600 dólares. (Fairphone)

Meizu actualizó su línea de teléfonos con el M5 Pro, con pantalla de 5,7 pulgadas y (una rareza) un chip Exynos 7420. Existe algún debate de si Samsung se lo vendió sin más, o si Meizu los usa porque en algún momento invirtió en la división de semiconductores de la firma coreana; lo cierto es que Lenovo y HP ya usaron también chips Exynos. Tiene también 4 GB de RAM, un sensor Sony IMX230 para la cámara de 20 megapixeles y una batería de 3050 mAh, además de conector USB-C. (Wayerless)

Otra que estuvo de estreno fue Xiaomi, con su Mi4c, bastante más modesto: un Snapdragon 808, 2 GB de RAM, cámara de 13 megapixeles, pantalla de 5 pulgadas Full HD. La batería es de 3080 mAh. El equipo tiene sensores en los laterales del teléfono para activar funciones, al estilo del ZTE Nubia Z9. (Xataka Android)

Hablando de Xiaomi:  su laptop vuelve a aparecer; la fabricará Inventec y estará disponible en el primer semestre del año próximo. No se sabe mucho más, y no está claro cómo logrará Xiaomi sacar alguna ventaja sobre sus competidores (el mercado de PC ya funciona con márgenes cero), aunque la apuesta parece estar más que nada por ampliar su ecosistema de productos (Gizchina)